cathopic_1541290269499220

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 5,1-3.5-16: ¿Quieres quedar sano?

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 5,1-3.5-16: ¿Quieres quedar sano?

En aquel tiempo, se celebraba una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Hay en Jerusalén, junto a la puerta de las ovejas, una piscina que llaman en hebreo Betesda. Ésta tiene cinco soportales, y allí estaban echados muchos enfermos, ciegos, cojos, paralíticos. Estaba también allí un hombre que llevaba treinta y ocho años enfermo. Jesús, al verlo echado, y sabiendo que ya llevaba mucho tiempo, le dice:
– «¿Quieres quedar sano?»
El enfermo le contestó:
– «Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se remueve el agua; para cuando llego yo, otro se me ha adelantado.»
Jesús le dice:
– «Levántate, toma tu camilla y echa a andar.»
Y al momento el hombre quedó sano, tomó su camilla y echó a andar. Aquel día era sábado, y los judíos dijeron al hombre que había quedado sano:
– «Hoy es sábado, y no se puede llevar la camilla.»
Él les contestó:
– «El que me ha curado es quien me ha dicho: Toma tu camilla y echa a andar.»
Ellos le preguntaron:
– «¿Quién es el que te ha dicho que tomes la camilla y eches a andar?»
Pero el que había quedado sano no sabía quién era, porque Jesús, aprovechando el barullo de aquel sitio, se había alejado. Más tarde lo encuentra Jesús en el templo y le dice:
– «Mira, has quedado sano; no peques más, no sea que te ocurra algo peor.»
Se marchó aquel hombre y dijo a los judíos que era Jesús quien lo había sanado. Por esto los judíos acosaban a Jesús, porque hacía tales cosas en sábado.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos presenta la escena de la curación del paralítico de la piscina de Betsaida. El Señor aprovecha las curaciones para mostrarnos que Él es el portador de una curación más profunda. El Señor le pregunta a aquel enfermo que llevaba tanto tiempo esperando poder quedar sano, ¿Quieres curarte? Es de suponer que le diría: Quiero, lo he deseado tanto tiempo, claro que si, sin embargo sorprende la respuesta, le presenta su dificultad, no tengo a nadie, no puedo, la respuesta es toda una dificultad, en el fondo de su alma se queja por la historia que le esta tocando llevar, la vida ha sido injusta conmigo, ya ni lo intento, me acostumbro a no poder. En cambio Ntro Señor le muestra su cercanía, le esta diciendo ¿qué quieres que haga por ti? ¿Qué es lo que verdaderamente necesitas? ¿Quieres curarte? Pues, colabora, sal de tu comodidad, levántate, ponte en camino, experimenta la alegría de la salvación.

También hoy el Señor nos pregunta a cada uno de nosotros ¿quieres quedar sano? ¿En qué necesitas que el Señor venga en tu ayuda? ¿De qué está necesitado de curar, de sanar? Cuántas enfermedades nos acompañan y no todas son físicas, cuánta necesidad de vencer el mal, de ganarle la batalla al pecado. Necesitamos poner los ojos en Jesús. Es necesario que Él —su gracia— nos sumerja en las aguas de la oración, de los sacramentos (eucaristía y reconciliación), de la apertura de espíritu. Tú y yo podemos ser paralíticos, cuando dejamos que el pecado nos toque, ya que el pecado siempre nos paraliza y nos incapacita para amar. Tu vida puede cambiar si permites que Dios actué en ella.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *