bible-2167778_1280

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 7,1-2.10.25-30: Se acercaba la fiesta judía de las tiendas.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 7,1-2.10.25-30: Se acercaba la fiesta judía de las tiendas.

En aquel tiempo, recorría Jesús la Galilea, pues no quería andar por Judea porque los judíos trataban de matarlo. Se acercaba la fiesta judía de las tiendas. Después que sus parientes se marcharon a la fiesta, entonces subió él también, no abiertamente, sino a escondidas. Entonces algunos que eran de Jerusalén dijeron:
– «¿No es éste el que intentan matar? Pues mirad cómo habla abiertamente, y no le dicen nada. ¿Será que los jefes se han convencido de que éste es el Mesías? Pero éste sabemos de dónde viene, mientras que el Mesías, cuando llegue, nadie sabrá de dónde viene.»
Entonces Jesús, mientras enseñaba en el templo, gritó:
– «A mí me conocéis, y conocéis de dónde vengo. Sin embargo, yo no vengo por mi cuenta, sino enviado por el que es veraz; a ése vosotros no lo conocéis; yo lo conozco, porque procedo de él, y él me ha enviado.»
Entonces intentaban agarrarlo; pero nadie le pudo echar mano, porque todavía no había llegado su hora.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El evangelista ya nos pone en alerta “los judíos trataban de matarlo” “tampoco sus hermanos creían en él” nos anticipa la persecución del justo, vemos el destino del Señor sufriendo el rechazo de sus contemporáneos, tuvo que subir a la fiesta escondiéndose, no abiertamente. Nos consuelan mucho las palabras del Salmo: “aunque el justo sufra muchos males, de todos los libra el Señor”. Pero duele ver como los suyos habiendo sido testigos de cantidad de obras en beneficio de las gentes, de haber oído sus enseñanzas y palabras, pero aun así, no lo conocían, porque cerraban su corazón a Él.

El Papa Benedicto XVI en su primera encíclica ya nos advertía que ser cristiano no se trata de saber mucho sobre Jesús, “no comienza uno a ser cristiano sabiendo muchas cosas sobre Jesús, sino teniendo un encuentro personal con el Dios vivo”. Este tiempo de cuaresma se nos esta invitando a acogerle, a escuchar su Palabra, a descubrir su cercanía, el Señor quiere colmar la sed de amor que anhela todo corazón, desea llenar de plenitud y vida nuestra existencia. En otras palabras, tiene sed de que correspondamos a su inmenso amor. ¡Que descubramos que nadie nos ama como Él!

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *