KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

EVANGELIO DEL DÍA: Juan 19,25-34: Mujer, ahí tienes a tu hijo.

EVANGELIO DEL DÍA:
Juan 19,25-34: Mujer, ahí tienes a tu hijo.

Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Clopás, y María Magdalena.
Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.»
Luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa.
Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba cumplido, para que se cumpliera la Escritura, dice: «Tengo sed.»

Había allí una vasija llena de vinagre. Sujetaron a una rama de hisopo una esponja empapada en vinagre y se la acercaron a la boca.
Cuando tomó Jesús el vinagre, dijo: «Todo está cumplido.» E inclinando la cabeza entregó el espíritu.

Los judíos, como era el día de la Preparación, para que no quedasen los cuerpos en la cruz el sábado – porque aquel sábado era muy solemne – rogaron a Pilato que les quebraran las piernas y los retiraran.
Fueron, pues, los soldados y quebraron las piernas del primero y del otro crucificado con él.
Pero al llegar a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

(El lunes después de Pentecostés la Iglesia celebra la Memoria de “María, Madre de la Iglesia”)

Celebramos hoy la memoria de la “Bienaventurada Virgen María Madre de la Iglesia”. El Papa Francisco, considerando la importancia del misterio de la maternidad espiritual de María, que desde la espera del Espíritu en Pentecostés no ha dejado jamás de cuidar maternalmente de la Iglesia, peregrina en el tiempo, ha establecido, con decreto del día 11 de febrero de 2018, que, el lunes después de Pentecostés, la memoria de María Madre de la Iglesia sea obligatoria para toda la Iglesia de Rito Romano.

Es evidente el nexo entre la vitalidad de la Iglesia de Pentecostés y la solicitud materna de María hacia ella. “Esperamos que esta celebración, extendida a toda la Iglesia, recuerde a todos los discípulos de Cristo que, si queremos crecer y llenarnos del amor de Dios, es necesario fundamentar nuestra vida en tres realidades: la Cruz, la Hostia y la Virgen –Crux, Hostia et Virgo. Estos son los tres misterios que Dios ha dado al mundo para ordenar, fecundar, santificar nuestra vida interior y para conducirnos hacia Jesucristo. Son tres misterios para contemplar en silencio”.

Jesús al pie de la cruz, nos da a María, como Madre, al entregársela al discípulo más joven, se la encomienda a todos sus discípulos y seguidores, para que la acojan, y acudan a la escuela de María, haciéndola Madre de la Iglesia.

Es mucho lo que los seguidores del Señor tenemos que aprender de Ntra. Madre, la bienaventurada Virgen María. Ella nos enseña a confiar, a hacer de nuestra vida un HAGASE, y buscar la voluntad de Dios. La grandeza de la obediencia, que siempre es lo que agrada a Dios, a buscar lo que Dios quiere, aborreciendo cualquier ápice de soberbia, grandeza o prepotencia, Dios se ha fijado en su pequeñez, el camino es el de la humildad, empequeñecimiento, austeridad, con prontitud para servir y con urgencia por el amor, en gratitud, proclamado lo grande que Dios ha estado y está en nuestra vida, a ser fuertes y permanecer de pie ante la adversidad y la cruz, que vendrá, no hay resurrección, ni gloria, que no pase por la purificación de la Cruz, el discípulo no es más que el Maestro. No hay otro atajo, es necesario abrazar la Cruz para encontrarnos con nuestro Redentor y dejar que sea Él quien nos ayude a llevarla. Con atención y sensibilidad a las necesidades de los que nos rodean y llevando a su Hijo las carencias, penurias y urgencias que apreciemos, solicitando su ayuda y ejerciendo la intercesión por los demás: “No les queda vino”, confiando plenamente en la intervención de Ntro. Señor, siempre escucha nuestras suplicas, no hace oídos sordos a nuestras necesidades. No nos deja huérfanos, cumple su promesa de estar siempre con nosotros hasta el final de los tiempos, viviendo en Él.

Con su “Haced lo que el os diga”,nos invita a tomarnos muy en serio nuestra obediencia a Dios, esperando y confiando, queriendo que se cumpla su plan en nuestras vidas, queriendo lo que Él quiere. Buscando y deseando su voluntad.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *