cathopic_1487873317307615

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 10,1-9: ¡Poneos en camino!

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 10,1-9: ¡Poneos en camino!

En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él. Y les decía:
-La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa, decid primero: «Paz a esta casa». Y, si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: «Está cerca de vosotros el reino de Dios».

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con el envío de los setenta y dos discípulos. La llamada se universaliza, se hace extensible la invitación a todos los pueblos. En el Evangelio de hoy, el Señor les da las claves para la misión:

Importancia de la oración, “Rogad al Dueño…” No vamos por cuenta propia, somos enviados, importante mantener, perseverar en su amor, para que podamos realizar lo que Dios quiere y no caer en el peligro de buscarnos a nosotros mismos, y trabajar simplemente por mis ideas, mis gustos, mis proyectos. Entrar en la dinámica del discernimiento para querer lo que Dios quiere, cuando Dios quiere y como Dios quiere (es el estilo y las palabras de algunos santos que nos han precedido).

Destacar también el estilo, las formas, las actitudes. Con humildad y con medios pobres. Somos portadores de un gran tesoro, Cristo el Señor, pero con toda nuestra humanidad y debilidad, pequeñez y torpeza. “NO llevéis…”, no poner toda la fuerza en las estructuras, en los medios, en las cosas,… subrayando la gratuidad, en otro evangelista paralelo al pasaje que estamos acercándonos en la meditación, nos invita a “Dad gratis lo que gratis habéis recibido”.

Mensajeros de Salvación, de paz. “Desead la paz…” El Señor es el príncipe de la Paz. Él es nuestra paz. Anunciar la paz de Dios es anunciar el encuentro con el Dios vivo. El Señor que ha triunfado sobre el mal, sobre el pecado. Nos hace participes de su misma misión.

Y preparados para los contratiempos. Tenemos que contar con las dificultades de la misión, aunque el Señor esta presente, no nos deja, nos acompaña, va por delante, también abunda los enemigos de su espíritu, los que le plantan cara, es bueno tener presente que el príncipe de este mundo, “anda como león rugiente buscando a quién devorar”, siempre sus ataques serán una oportunidad para crecer en el amor, nos deben ayudar para purificar nuestra entrega, disponibilidad, y agarrarnos más fuertemente al Señor para no sucumbir en sus ataques. “Dichosos cuando os persigan…estad alegres…” Nos lo expresa hoy “os envío como corderos en medio de lobos”.

Nuestra misión, hoy como ayer, es ser mensajeros de la paz y bendición para el hombre y el mundo, la que nos trae el Señor.
Celebramos hoy la festividad de san Cirilo, monje, y san Metodio, obispo, hermanos nacidos en Tesalónica, que enviados a Moravia por el obispo Focio de Constantinopla para predicar la fe cristiana, allí crearon signos propios para traducir del griego a la lengua eslava los libros sagrados. En un posterior viaje a Roma, Cirilo, que antes se llamaba Constantino, enfermó, y habiendo profesado como monje, descansó en el Señor en este día. Metodio, constituido obispo de Sirmium por el papa Adriano II, evangelizó la región de Panonia, y en todas las dificultades que soportó fue siempre ayudado por los Pontífices Romanos; ambos fueron declarados patronos de Europa. Solicitemos su intercesión para rogar al Dueño de la Mies por todos los ciudadanos europeos para que acojamos y no rechacemos a Dios en nuestras vidas.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *