MargaritaAlacoque_16Octubre

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 11,42-46: ¡Ay de vosotros, …!

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 11,42-46: ¡Ay de vosotros, …!

En aquel tiempo, dijo el Señor:
–¡Ay de vosotros, fariseos, que pagáis el diezmo de la hierbabuena, de la ruda y de toda clase de legumbres, mientras pasáis por alto el derecho y el amor de Dios!
Esto habría que practicar sin descuidar aquello.
¡Ay de vosotros, fariseos, que os encantan los asientos de honor en las sinagogas y las reverencias por la calle!
¡Ay de vosotros, que sois como tumbas sin señal, que la gente pisa sin saberlo!
Un jurista intervino y le dijo:
–Maestro, diciendo eso nos ofendes también a nosotros.
Jesús replicó:
–¡Ay de vosotros también, juristas, que abrumáis a la gente con cargas insoportables, mientras vosotros no las tocáis ni con un dedo!

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy el Señor denuncia varias actitudes a los fariseos. “¡Ay de vosotros, fariseos,…”. Nos vuelve a recordar que la ley tiene como único fin ayudarnos a vivir de acuerdo al amor. Cada uno de los mandamientos expresan el deseo de Dios de que el hombre crezca y madure en el amor.

El Papa Benedicto XVI en el ángelus del 8 de junio de 2008 nos recuerda a los cristianos lo central de nuestra fe: “una expresión del profeta Oseas, que Jesús retoma en el Evangelio: “Quiero amor y no sacrificios, conocimiento de Dios más que holocaustos” […] Esta palabra de Dios nos ha llegado, a través de los Evangelios, como una de las síntesis de todo el mensaje cristiano: la verdadera religión consiste en el amor a Dios y al prójimo. Esto es lo que da valor al culto y a la practica de los preceptos”. Sin embargo cuando la ley se convierte en fin en sí misma deja de expresar el deseo del legislador y se convierte en un yugo difícil de llevar. “Cuando un cristiano se convierte en discípulo de la ideología, ha perdido la fe y ya no es discípulo de Jesús”, -palabras del Papa Francisco- (17 de octubre 2013). Como cambian las cosas cuando tú cumples la ley porque en ella descubres un camino para crecer en el amor, tu vida se abre hacia la felicidad perfecta.

Hoy también se puede celebrar la memoria de Santa Margarita María Alacoque, virgen, monja de la orden de la Visitación de la Virgen María, que progresó de modo admirable en la vida de la perfección y, enriquecida con gracias místicas, trabajó mucho para propagar el culto al Sagrado Corazón de Jesús, del que era muy devota. En el oficio de lectura del día nos encontramos una carta de Santa Margarita donde nos habla del sagrado corazón como una fuente inagotable, que no desea otra cosa que derramarse en el corazón de los humildes… de él manan sin cesar tres arroyos: el primero es el de la misericordia para con los pecadores… el segundo es el de la caridad… del tercer arroyo mana el amor y la luz…por encima de todo, conservad la paz del corazón, que es el mayor tesoro. Para conservarla, nada ayuda tanto como el renunciar a la propia voluntad y poner la voluntad del Corazón divino en lugar de la nuestra, de manera que sea ella la que haga en lugar nuestro todo lo que contribuye a su gloria, y nosotros, llenos de gozo, nos sometamos a él y confiemos en él totalmente.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *