cathopic_1498651890162765

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 12, 8-12: El Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 12, 8-12: El Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir.

Os digo, pues: todo aquel que se declare por mí ante los hombres, también el Hijo del hombre se declarará por él ante los ángeles de Dios, pero si uno me niega ante los hombres, será negado ante los ángeles de Dios. Todo el que diga una palabra contra el Hijo del hombre podrá ser perdonado, pero al que blasfeme contra el Espíritu Santo no se le perdonará. Cuando os conduzcan a las sinagogas, ante los magistrados y las autoridades, no os preocupéis de cómo o con qué razones os defenderéis o de lo que vais a decir, porque el Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir».

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos alienta a dar la cara por el Señor. Confiar en Dios, tener fe en Dios o creer en él, implica tener la seguridad de que Dios nos acompaña. Cuando nuestro ambiente cultural tiende a encerrar la fe en el campo de lo privado, el pasaje de hoy, nos invita a manifestar nuestro amor por el Señor.

Contamos siempre con la presencia y cercanía de Dios, que no nos deja y viene siempre en nuestra ayuda. «el Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir». Aunque nos advierte sobre la gravedad de pecar contra el Espíritu Santo para que tomemos conciencia del mal que nos hacemos, sigue alentándonos a la confianza que él nos sigue instruyendo y pondrá sus palabras en los que se dejan conducir por él.

Ante la blasfemia contra el Espíritu Santo es rotundo: “no se le perdonará” da la impresión como si el Señor encontrará limites a su perdón, pero nada más lejos de la realidad, sin embargo, nos encontramos con el tema de la libertad, siempre cuenta con la respuesta del otro, si no acogemos su amor, si rechazamos, si lo negamos, Él no va a cambiar nuestra respuesta. Por eso, nos dice que hay pecados que ni Dios perdonará.

El Papa Francisco en el ángelus del 10 de junio de 2018 afirma rotundamente que: “El único pecado imperdonable es el pecado contra el Espíritu Santo, porque parte de la cerrazón del corazón a la misericordia de Dios que actúa en Jesús”. Da la impresión como si el Señor encontrara límites a su perdón, nada más lejos de la realidad, sin embargo siempre cuenta con la respuesta del otro, si no acogemos su amor, si rechazamos, si lo negamos. Si no dejamos a Dios ser Dios, no va a ir en contra de nuestra voluntad. El Espíritu Santo, que Dios ha derramado en nuestros corazones, tiene la misión de ofrecernos el perdón, el arrepentimiento y la renovación que Cristo logró para nosotros mediante su entrega en la Cruz y mediante su Resurrección. Si alguien rechaza al Espíritu Santo, ¿cómo podrá ser perdonado? Si en verdad queremos dar un auténtico testimonio de nuestra fe, dejémonos poseer y, guiar por el Espíritu Santo, para que Él sea quien dé testimonio de Jesucristo desde nosotros ante cualquier persona que nos pida razón de nuestra esperanza.

Hoy, sábado, día especialmente consagrado a la Bienaventurada Virgen María, día donde ponemos nuestros ojos en ella, donde queremos aprender con ella el seguimiento y el amor a su Hijo.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *