cathopic_1485984874714826

EVANGELIO DEL DÍA Lc 16,1-13: Los hijos de este mundo son más astutos.

EVANGELIO DEL DÍA
Lc 16,1-13: Los hijos de este mundo son más astutos.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Un hombre rico tenía un administrador, a quien acusaron ante él de derrochar sus bienes.
Entonces lo llamó y le dijo:
“¿Qué es eso que estoy oyendo de ti? Dame cuenta de tu administración, porque en adelante no podrás seguir administrando”.
El administrador se puso a decir para sí:
“¿Qué voy a hacer, pues mi señor me quita la administración? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa”.
Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo y dijo al primero:
“¿Cuánto debes a mi amo?”.
Este respondió:
“Cien barriles de aceite”.
Él le dijo:
“Toma tu recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta”.
Luego dijo a otro:
“Y tú, ¿cuánto debes?”.
Él contestó:
“Cien fanegas de trigo”.
Le dice:
“Toma tu recibo y escribe ochenta”.
Y el amo alabó al administrador injusto, porque había actuado con astucia. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su propia gente que los hijos de la luz.
Y yo os digo: ganaos amigos con el dinero de iniquidad, para que, cuando os falte, os reciban en las moradas eternas.
El que es fiel en lo poco, también en lo mucho es fiel; el que es injusto en lo poco, también en lo mucho es injusto.
Pues, si no fuisteis fieles en la riqueza injusta, ¿quién os confiará la verdadera? Si no fuisteis fieles en lo ajeno, ¿lo vuestro, quién os lo dará?
Ningún siervo puede servir a dos señores, porque, o bien aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero».

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy se nos presenta la parábola del administrador injusto, como en todas las parábolas el Señor toma como punto de partida sucesos de la vida cotidiana, -parece ser que esto de la corrupción lleva bastante tiempo entre nosotros- la parábola a la que nos remitimos es la de un administrador que esta a punto de ser despedido por su mala gestión, se le pide que presente el balance de sus operaciones, muchas veces se nos olvida que tenemos que responder ante Dios de nuestras palabras, acciones, omisiones. Nos ayudaría mucho vivir en su presencia, no por temor, sino por amor, por buscar siempre lo que le es grato, lo que entra dentro de su voluntad.

Otro punto para nuestra reflexión es la felicitación dada por el amo al administrador que resulta ser muy hábil labrándose su futuro, no es que el Señor alabe el mal, nada más lejos, no aprueba la gestión mal hecha, es despedido por fraude, dicho administrador es alabado por su astucia, no por injusto. Los hijos de la luz deben aprender de los hijos de las tinieblas su agudeza, su sagacidad, su viveza. El empeño por conseguir los bienes y el trabajo por el Reino, el creyente debe imitar el esfuerzo, la dedicación que hacen los hombres de este mundo para alcanzar bienes pasajeros, objetivos terrenos, el creyente debe desvivirse para alcanzar los bienes eternos, la vida del cristiano exige valentía para ir contra corriente, para amar como Jesús, que llegó incluso al sacrificio de sí mismo en la cruz.

Otra llamada es que no se puede servir a dos amos. Llamada a analizarnos qué amo es el que prima en mi vida, ¿soy yo?, ¿son mis intereses?, ¿son mis afectos?, ¿son los bienes materiales?, ¿es la idolatría del dinero, del sexo, del poder? El creyente tiene que ir poniendo a Dios en el lugar del corazón que le corresponde: “Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, y con todo tu ser”. Este es el camino al que estamos llamados en progresar, es el camino que nos traerá la bienaventuranza a nuestras vidas y el que nos ayudará a amar a los otros como somos amados y con la misma fuerza del amor de Dios.

Es domingo, día del Señor. Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *