cathopic_1543648262868977

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 21, 1-4: Ha echado todo lo que tenía para vivir.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 21, 1-4: Ha echado todo lo que tenía para vivir.

Alzando los ojos, vio a unos ricos que echaban donativos en el tesoro del templo; vio también una viuda pobre que echaba dos monedillas, y dijo: «En verdad os digo que esa pobre viuda ha echado más que todos, porque todos esos han contribuido a los donativos con lo que les sobra, pero ella, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir».

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, nos encontramos con el desprendimiento que encarna la viuda y la valoración que hace Jesús de dicho gesto mostrándonos la mirada de Dios, tan distinta a la de los hombres. La viuda entrega a Dios todo lo que tiene, es siempre una llamada a nuestras conciencias: ¿Qué le estamos dando al Señor? Y la valoración que nos resalta Jesús nos sorprende, no mide por el criterio al uso, no es la cantidad, sino por su significado intencional. Decía el Cardenal Van Thuan, en los ejercicios dados al Papa San Juan Pablo II, Dios no sabe matemáticas, Si Jesús se presentase a un examen de matemáticas, seguro que lo suspenderían, valora lo poco como lo más, tampoco sabe de economía y de finanzas, iría a la bancarrota ya que paga igual al que trabaja mas horas que al que trabaja menos. Una lección grande hoy, aprender a conjugar el don de dar, darse y todo por amor. “el metro para juzgar no es la cantidad, sino la plenitud. […] Amar a Dios «con todo el corazón» significa confiar en Él, en su providencia, y servirlo en los hermanos más pobres, sin esperar nada a cambio”.(Papa Francisco, ángelus del 8 noviembre de 2015).

La conducta de esta viuda nos enseña a dar con generosidad, aprendamos del mismo testimonio de Ntro. Señor, no se guarda nada para sí, nos entrega su propia vida, nadie ama más que aquel que da su vida, y la da como un acto supremo de amor.

“Pidamos al Señor que nos admita en la escuela de esta pobre viuda, que Jesús, con el desconcierto de los discípulos, hace subir a la cátedra y presenta como maestra de Evangelio vivo. Por intercesión de María, la mujer pobre que ha dado toda su vida a Dios por nosotros, pidamos el don de un corazón pobre, pero rico de una generosidad alegre y gratuita.” (P.Francisco, ángelus del 8 noviembre de 2015).

También hoy hacemos memoria de una mártir de la primitiva iglesia, su nombre figura en el canon romano. Una tradición dice que pertenecía a una de las principales familias de Roma. Se le propuso que renunciara a su fe y ella declaro que prefería la muerte antes que renegar de la verdadera religión. Antes de morir repartió todos sus bienes entre los pobres y pidió al Papa Urbano que convirtiera su casa en un templo para orar.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *