cathopic_1532279045437846

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 21, 34-36: Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 21, 34-36: Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza.

Tened cuidado de vosotros, no sea que se emboten vuestros corazones con juergas, borracheras y las inquietudes de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra. Estad, pues, despiertos en todo tiempo, pidiendo que podáis escapar de todo lo que está por suceder y manteneros en pie ante el Hijo del hombre».

PISTAS PARA LA MEDITACION:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con la conclusión del discurso escatológico según la versión del evangelista San Lucas y acaba también el año litúrgico, en las celebraciones de esta tarde comenzamos el adviento.

En el pasaje evangélico continuamos con la exhortación a la vigilancia y está, muy unida a la oración, “Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza” es la única manera de poder vencer la tentación. El Papa Benedicto XVI en el ángelus del 2 de diciembre de 2012 comenta este pasaje: “A esto nos llama hoy la Palabra de Dios, trazando la línea de conducta a seguir para estar preparados para la venida del Señor. En el Evangelio de Lucas, Jesús dice a los discípulos: «Tened cuidado de vosotros, no sea que se emboten vuestros corazones con juergas, borracheras y la inquietudes de la vida… Estad despiertos en todo tiempo, rogando». Por lo tanto, sobriedad y oración. […] extender un poco su reino de amor, de justicia y de paz.”

Se nos hace una llamada a estar despiertos, velando en oración y pidiendo a Dios fuerzas para perseverar hasta el final. El Señor vendrá en nuestra ayuda, si nuestra vida la intentamos construir en Él. Un modelo para nosotros es la Santísima Virgen María, hoy sábado día dedicado de una manera especial a Ella, podemos aprender con su HÁGASE, buscando siempre lo que Dios quiere y queriendo aquello que agrada a Dios, no buscar ya mi realización sino llegar a esa realización siendo instrumento en las manos de quien tanto me ama.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *