cathopic_1508449132201003

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 6,20-26: Dichosos…Ay de vosotros,…

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 6,20-26: Dichosos…Ay de vosotros,…

En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos hacia sus discípulos, les dijo:
–Dichosos los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios.
–Dichosos los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados.
–Dichosos los que ahora lloráis, porque reiréis.
–Dichosos vosotros cuando es odien los hombres, y os excluyan, y os insulten y proscriban vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del Hombre.
Alegraos ese día y saltad de gozo: porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Eso es lo que hacían vuestros padres con los profetas.
Pero,
–¡Ay de vosotros, los ricos, porque ya tenéis vuestro consuelo!
–¡Ay de vosotros, los que estáis saciados, porque tendréis hambre!
–¡Ay de los que ahora reís, porque haréis duelo y lloraréis!
–¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que hacían vuestros padres con los falsos profetas.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos aparece las bienaventuranzas en el evangelista Lucas. Contamos con la catequesis dada por el Papa Benedicto XVI en el ángelus del 14 de febrero de 2010: “Jesús se detiene con los Doce y donde se reúne una multitud de otros discípulos y de gente llegada de todas partes para escucharlo. En ese marco se sitúa el anuncio de las “bienaventuranzas”. Jesús, levantando los ojos hacia sus discípulos, dice: “Dichosos los pobres… Dichosos los que ahora tenéis hambre… Dichosos los que lloráis… Dichosos vosotros cuando los hombres… proscriban vuestro nombre” por mi causa. ¿Por qué los proclama dichosos? Porque la justicia de Dios hará que sean saciados, que se alegren, que sean resarcidos de toda acusación falsa, en una palabra, porque ya desde ahora los acoge en su reino. Las bienaventuranzas se basan en el hecho de que existe una justicia divina, que enaltece a quien ha sido humillado injustamente y humilla a quien se ha enaltecido. De hecho, el evangelista san Lucas, después de los cuatro “dichosos vosotros”, añade cuatro amonestaciones: “Ay de vosotros, los ricos… Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados… Ay de vosotros, los que ahora reís” y “Ay si todo el mundo habla bien de vosotros”, porque, como afirma Jesús, la situación se invertirá, los últimos serán primeros y los primeros últimos”.

Esta justicia y esta bienaventuranza se realizan en el “reino de los cielos” o “reino de Dios”, que tendrá su cumplimiento al final de los tiempos, pero que ya está presente en la historia. Donde los pobres son consolados y admitidos al banquete de la vida, allí se manifiesta la justicia de Dios. Esta es la tarea que los discípulos del Señor están llamados a realizar también en la sociedad actual. […] Jesús no propone una revolución de tipo social y político, sino la del amor, que ya ha realizado con su cruz y su resurrección. En ellas se fundan las bienaventuranzas, que proponen el nuevo horizonte de justicia, inaugurado por la Pascua, gracias al cual podemos ser justos y construir un mundo mejor.”

En las Bienaventuranzas se nos pone delante el programa del Reino, cuando el hombre empieza a mirar y a vivir a través de Dios, cuando camina con Jesús, entonces vive con nuevos criterios. Las bienaventuranzas son un compendio del Evangelio, es la carta magna, el programa de vida y el cuestionario de examen al que constantemente tenemos que remitirnos. El Señor es el primero que hace vida la propuesta de dicha y de felicidad, su ejemplo nos ayuda a seguirle, es el Señor nuestra única fuerza.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *