san-vicente-de-paul

EVANGELIO DEL DÍA Lc 9, 51-56: No lo recibieron.

EVANGELIO DEL DÍA
Lc 9, 51-56: No lo recibieron.

Cuando se completaron los días en que iba a ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros delante de él.
Puestos en camino, entraron en una aldea de samaritanos para hacer los preparativos. Pero no lo recibieron, porque su aspecto era el de uno que caminaba hacia Jerusalén.
Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le dijeron:
«Señor, ¿quieres que digamos que baje fuego del cielo que acabe con ellos?».
Él se volvió y los regañó. Y se encaminaron hacia otra aldea.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy vemos como el Señor es rechazado, y también contemplamos la reacción de los discípulos, el ser rechazados no lo encajan muy bien, y les sale lo peor de ellos mismos, reaccionan con ira y violencia, solicitan permiso para actuar con violencia: “Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo y acabe con ellos?”, cuanta paciencia tiene el Señor con sus discípulos, vuelve a corregirlos, el mal solo engendra mayor mal, les señala otro camino, vencer el mal a fuerza de bien, saber devolver a la ofensa, perdón; que estamos llamados incluso a amar a los que no nos quieren, muchas veces no resulta fácil romper esta espiral que desencadena el mal, necesitamos la ayuda de lo alto para no dejarnos llevar por el hombre viejo que todavía pervive en nosotros. Traigo a colación una frase atribuida a S. Vicente de Paul, -nos viene bien en el día que celebramos su memoria obligatoria-, donde señalaba: «hacer el bien no es difícil; lo difícil es hacer bien el bien”. Bueno, no siempre es fácil, elegir el bien, y vencer a fuerza de sembrar con las armas de la caridad y el perdón. Nada fácil, mucha ayuda de lo alto, mucha gracia y mucho don del Espíritu Santo, humanamente, imposible.

San Vicente de Paul, nació en el año 1581, fue ordenado sacerdote y ejerció de párroco en Paris, la visita a un moribundo en Gannes, marcará en el corazón de Vicente, quiere ir a los campos más remotos para expresar a todos los que se sienten perdidos que existe un Dios de ternura que no los ha olvidado. Quiere ser testimonio de ese amor divino. Inicia el origen de la “Congregación de la Misión”, instituida para dar misiones populares y trabajar en la formación del clero de Francia y en otros países. Otro hecho fue cuando le llamaron a visitar a unos enfermos, el presenciar a todos los miembros de una familia dolientes y que nadie podía hacerse cargo, no tenían quien les pudiera ayudar, marcaría el inicio de las “hermandades de la caridad” que terminarían en la fundación que con la cooperación de santa Luisa de Marillac dará como fruto la Compañía de las Hijas de la Caridad. El camino de Vicente serán los pobres, viendo el rostro del Señor en cada persona necesitada, quiere sacerdotes para la “misión”, para ser enviados a las zonas rurales.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *