nest-918898_1920

EVANGELIO DEL DIA: MATEO 8, 18-22: Tú, sígueme.

EVANGELIO DEL DIA:
MATEO 8, 18-22: Tú, sígueme.

En aquel tiempo viendo Jesús que lo rodeaba mucha gente, dio orden de cruzar a la otra orilla. Se le acerco un escriba y le dijo: “Maestro, te seguiré adonde vayas”.
Jesús le respondió: “Las zorras tienen madrigueras y los pájaros nidos, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza”.
Otro, que era de los discípulos, le dijo: “Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre”. Jesús le replicó: “Tú, sígueme y deja que los muertos entierren a sus muertos”.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Al trasladar la solemnidad de San Pedro y San Pablo al fin de semana hoy recurrimos a las lecturas del tiempo ordinario y nos encontramos en la decimotercera semana. En el Evangelio del lunes nos presenta dos breves relatos vocacionales. El lenguaje empleado por Ntro. Señor no es de “paños calientes”, desde un principio la claridad es evidente para no llevar a engaño desde el comienzo y origen del posible seguimiento, advierte que no es nada fácil, que debe contar con sacrificios, renuncias, hasta negarse a si mismo, le advierte de que :“el Hijo del Hombre no tiene donde reclinar la cabeza”. Estas peticiones pueden parecer demasiado duras, pero en realidad expresan la novedad y la prioridad absoluta del reino de Dios. Nos resalta la radicalidad del seguimiento, desea que desde el principio se cuente con las dificultades, ante el escriba que se le presenta diciéndole que le seguirá donde vaya, a este le resalta que quien quiera seguirlo debe estar dispuesto a todo y aceptarlo todo por amor, y el otro, que era discípulo, el que le presenta una necesidad, le dice que quien quiera seguirlo no debe poner condiciones en su seguimiento, el Reino de Dios tiene que ser su prioridad.
La vida en Cristo es siempre nueva, se basa desde la confianza, requiere abandono, entrega, solo en clave de amor y desde allí no se valora igual que el que lo percibe desde fuera, el que se implica nunca lo percibe como un espectador, – pensad en una pareja de enamorados- , ninguno se plantea que ha tenido que abandonar al resto de la humanidad por la persona que ha elegido, desde este prisma, la invitación al seguimiento, valora lo que se recibe, no se ve como perdida, renuncia, o carga, lastre o peso.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *