rominafc-b10d1dde7161a2ee5924df5c74644f82-cathopic

EVANGELIO DEL DÍA Mc 3, 22-30: Satanás está perdido.

EVANGELIO DEL DÍA
Mc 3, 22-30: Satanás está perdido.

En aquel tiempo, los escribas que habían bajado de Jerusalén decían:
«Tiene dentro a Belzebú y expulsa a los demonios con el poder del jefe de los demonios».
Él los invitó a acercarse y les hablaba en parábolas: «¿Cómo va a echar Satanás a Satanás? Un reino dividido internamente no puede subsistir; una familia dividida no puede subsistir. Si Satanás se rebela contra sí mismo, para hacerse la guerra, no puede subsistir, está perdido. Nadie puede meterse en casa de un hombre forzudo para arramblar con su ajuar, si primero no lo ata; entonces podrá arramblar con la casa.

En verdad os digo, todo se les podrá perdonar a los hombres: los pecados y cualquier blasfemia que digan; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón jamás, cargará con su pecado para siempre».
Se refería a los que decían que tenía dentro un espíritu inmundo.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy se nos pone delante la gravedad de la división, si un reino está dividido no puede subsistir. La unidad de la Iglesia es un deseo de Cristo. En la oración sacerdotal encontrada en San Juan 17 la suplica del Señor: “Que todos sean uno”. Nos encontramos dentro del octavario de la unidad de los cristianos, y es toda una invitación para que cada uno colaboremos en la medida de nuestras posibilidades y responsabilidades en ser instrumentos de unidad, comunión y lógicamente, también suplicando a Dios el don de la unidad, somos conscientes que es un don suyo y necesitamos desearlo y colaborar para hacerlo realidad.

Otra cuestión inquietante en el Evangelio de hoy es ¿tiene limites la misericordia de Dios? ¿Qué quiere decir “pecar contra el Espíritu Santo”? Tiene que ver con la libertad mal empleada, el endurecimiento del pecador podríamos decir que dificulta la acción de Dios en él, pone limites a la misericordia de Dios. La misericordia no puede concederse al que no quiere aceptarla. Sin embargo por la experiencia del que llamamos el “buen ladrón”, hasta en el último momento, el más último, se tiene posibilidad de la Redención. Dios no deja a nadie por perdido. El Catecismo de la Iglesia en el punto 1864 trata el pecado contra el Espíritu Santo. “No hay limites a la misericordia de Dios, pero quien se niega deliberadamente a acoger la misericordia de Dios mediante el arrepentimiento rechaza el perdón de sus pecados y la salvación ofrecida por el Espíritu Santo”. El Catecismo hace referencia a una encíclica de San Juan Pablo II: “Dominum et Vivificantem” donde tiene un apartado sobre el pecado contra el Espíritu Santo. Lo especifico del pecado contra el E.S. consiste en el rechazo de la conversión, en la dureza del corazón, es imperdonable porque uno rechaza el perdón. El catecismo define la condenación como la “autoexclusión” del hombre de la misericordia de Dios. S. Agustin decía: “El que te creó sin ti, no te salvará sin ti”. Pecar contra el Espíritu, entonces, consiste en rechazar la invitación de Dios a la vida de la gracia. No desaproveches hoy la oportunidad que Dios te da para amarle más y para descubrir en Él la única fuente de la verdad y de la autentica felicidad.

Celebramos la memoria obligatoria de San Ildefonso, Nacido en el 607. Según su propio testimonio fue ordenado de diácono (ca. 632-633) por Eladio, obispo de Toledo. Fue monje y rector de su cenobio. Muerto el obispo Eugenio III es elegido obispo de Toledo el a. 657, y muere el 667. Autor fecundo de libros y de textos litúrgicos, se distinguió por su gran devoción hacia la Santísima Virgen María, Madre de Dios.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *