cathopic_149477838246992

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 3, 7-12: Todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 3, 7-12: Todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo.

Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del mar y lo siguió una gran muchedumbre de Galilea. Al enterarse de las cosas que hacía, acudía mucha gente de Judea, Jerusalén, Idumea, Transjordania y cercanías de Tiro y Sidón. Encargó a sus discípulos que le tuviesen preparada una barca, no lo fuera a estrujar el gentío. Como había curado a muchos, todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo. Los espíritus inmundos, cuando lo veían, se postraban ante él y gritaban: «Tú eres el Hijo de Dios». Pero él les prohibía severamente que lo diesen a conocer.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy nos muestra el gran poder de atracción de Ntro. Señor,… lo bueno, la bondad, el gozo, la alegría…, se contagia, su fama se iba extendiendo, eran muchas las poblaciones: que tanto por lo que decía, como por sus enseñanzas; por sus acciones, por las curaciones, por el bien que hacía, su amor iba irradiándose y contagiándose incluso a tierras paganas, como Transjordania, Tiro y Sidón.

El pasaje evangélico nos resalta que eran muchos, todos los que sufrían de algo tenían necesidad de tocarlo, y así, encontrar también la curación.

Imitemos a aquellas gentes de las que nos habla el evangelio: ¡busquemos a Jesús! Solo Él puede colmar las ansias de plenitud que anhela nuestro corazón. Él se ha querido quedar con nosotros, “Yo estaré con vosotros siempre, no temáis”, el mensaje dado por los ángeles en su Resurrección: era que no tuviéramos miedo, “Yo estaré con vosotros siempre”, “No temáis”, el Señor no nos deja, no se desentiende de nosotros. Se ha querido quedar en la soledad de los sagrarios, en la Eucaristía, en su esposa, la Iglesia, y también, en nuestro prójimo, pero de una manera especial, “a mí me lo hicisteis”, en el necesitado. Esforcémonos para que muchos se encuentren con Cristo, a través de nuestro testimonio. Dejémonos utilizar por Él, que dicha más grande poder ser instrumento en sus manos.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *