12-apostoles-nombres-700x438

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 10,1-7: Jesús llamó a sus doce discípulos

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 10,1-7: Jesús llamó a sus doce discípulos.

En aquel tiempo, Jesús llamó a sus doce discípulos y les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y dolencia.
Estos son los nombres de los doce apóstoles: el primero, Simón, el llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago el Zebedeo, y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé, Tomás y Mateo el publicano; Santiago el Alfeo, y Tadeo; Simón el fanático, y Judas Iscariote, el que lo entregó.
A estos doce los envió Jesús con estas instrucciones:
-No vayáis a tierra de paganos ni entréis en las ciudades de Samaría, sino id a las ovejas descarriadas de Israel.
Id y proclamad que el Reino de los Cielos está cerca.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy nos presenta la elección de los Doce. El Evangelista se detiene en decirnos como se llamaban, es importante, nos pone los nombres, la llamada no es genérica, no se diluye en el grupo. El Señor sigue llamando al seguimiento y su llamada es personal. Él es el que los capacita o capacitará para la misión encomendada, no van solos, ni depende de sus fuerzas, sigue resonando las palabras dichas a S. Pablo: “Te basta mi gracia”. Es cuestión más que nada de dejarse hacer, de permitir a Dios obrar, de confiar, de fiarnos, de ser instrumentos, de estar disponibles. El Señor sigue llamando, sigue contando con corazones generosos que le permitan obrar en sus vidas.

Creo que nos puede ayudar en nuestra meditación las palabras del Papa Benedicto XVI, pronunciadas en la Audiencia General, del 22 de marzo de 2006, nos resalta la misión de los Apóstoles como testigos y enviados de Cristo:

“[…] la llamada de los Apóstoles marcó los primeros pasos del ministerio de Jesús. […] El destino de estos “llamados”, de ahora en adelante, estará íntimamente unido al de Jesús. El apóstol es un enviado, pero, ante todo, es un “experto” de Jesús. […] La aventura de los Apóstoles comienza así, como un encuentro de personas que se abren recíprocamente. Para los discípulos comienza un conocimiento directo del Maestro. Ven dónde vive y empiezan a conocerlo. En efecto, no deberán ser anunciadores de una idea, sino testigos de una persona. Antes de ser enviados a evangelizar, deberán “estar” con Jesús, entablando con él una relación personal.[…]  “A estos Doce envió Jesús, después de darles estas instrucciones:  “No toméis camino de gentiles ni entréis en ciudad de samaritanos; dirigíos más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel”. […] De este modo, los Doce, elegidos para participar en la misma misión de Jesús, cooperan con el Pastor de los últimos tiempos, yendo ante todo también ellos a las ovejas perdidas de la casa de Israel, es decir, dirigiéndose al pueblo de la promesa, cuya reunión es el signo de salvación para todos los pueblos, el inicio de la universalización de la Alianza. […] Después de la pasión y la resurrección de Cristo, ese signo quedará esclarecido:  el carácter universal de la misión de los Apóstoles se hará explícito. Cristo enviará a los Apóstoles “a todo el mundo”, a “todas las naciones”, “hasta los confines de la tierra”. Y esta misión continúa. Continúa siempre el mandato del Señor de congregar a los pueblos en la unidad de su amor. Esta es nuestra esperanza y este es también nuestro mandato:  contribuir a esta universalidad, a esta verdadera unidad en la riqueza de las culturas, en comunión con nuestro verdadero Señor Jesucristo.”

Que tengas un buen día.
J.A.M.(Chechu)sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *