2015-12-02 09.13.23

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 15,29-37: Me da lástima de la gente

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 15,29-37: Me da lástima de la gente.

En aquel tiempo, Jesús, bordeando el lago de Galilea, subió al monte y se sentó en él.
Acudió a él mucha gente llevando tullidos, ciegos, lisiados, sordomudos y muchos otros; los echaban a sus pies, y él los curaba.
La gente se admiraba al ver hablar a los mudos, sanos a los lisiados, andar a los tullidos y con vista a los ciegos, y dieron gloria al Dios de Israel.
Jesús llamó a sus discípulos y les dijo:
«Me da lástima de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que se desmayen en el camino.»
Los discípulos le preguntaron:
-«¿De dónde vamos a sacar en un despoblado panes suficientes para saciar a tanta gente?»
Jesús les preguntó:
-«¿Cuántos panes tenéis?»
Ellos contestaron:
– «Siete y unos pocos peces.»
Él mandó que la gente se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los peces, dijo la acción de gracias, los partió y los fue dando a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos hasta saciarse y recogieron las sobras: siete cestas llenas.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy nos resalta las entrañas de misericordia de Nuestro Señor, como se compadece de la gente, “me da lastima”, nos abre el corazón de Dios para introducirnos en su gran bondad, su gran compasión y como ningún sufrimiento le es ajeno, no se desentiende de ningún dolor. Nos esta mostrando con su gran amor como debe ser nuestra manera de proceder y actuar. Tenemos que aprender de su gran misericordia. El Señor que viene a salvar al que estaba perdido, no deja a nadie sin solución, viene a cargar con nuestras miserias para salvarnos.

Otro de los puntos para nuestra meditación, es como demanda la colaboración de los discípulos: “¿Cuántos panes tenéis?” para el Señor no es poco lo que podamos entregarle, es verdad, que el milagro lo hace Él, pero agradece que le entreguemos nuestros panes y peces, es verdad que es muy poco, nuestra limitación es tan grande que uno experimenta la pequeñez para saciar la gran necesidad que hay, pero el Señor no mide con nuestras medidas, y por poco que le entreguemos, Él sigue haciendo el milagro. ¿Qué estas dispuesto a entregarle hoy al Señor?, ¿Tu tiempo?, ¿tus dones?, ¿tus talentos?, recuerda que lo poco lo hace grande y todo nos debe ayudar para crecer amando, como decía un santo muy nuestro: “En todo servir y amar”. El Señor te esta invitando a seguirle, a poder entregarle algo de ti.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *