Campana-Domund_2272582779_14947057_1920x1024

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 22, 15-21: Dad a Dios lo que es de Dios.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 22, 15-21: Dad a Dios lo que es de Dios.

Entonces se retiraron los fariseos y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta. Le enviaron algunos discípulos suyos, con unos herodianos, y le dijeron: «Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad, sin que te importe nadie, porque no te fijas en apariencias. Dinos, pues, qué opinas: ¿es lícito pagar impuesto al César o no?». Comprendiendo su mala voluntad, les dijo Jesús: «Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Enseñadme la moneda del impuesto». Le presentaron un denario. Él les preguntó: «¿De quién son esta imagen y esta inscripción?». Le respondieron: «Del César». Entonces les replicó: «Pues dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios».

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de este domingo nos encontramos con la mala voluntad de la gente con respecto a Ntro. Señor, se alían, tanto fariseos como herodianos, para comprometer a Jesús con una pregunta capciosa, cualquier respuesta, afirmativa o negativa, le creará problemas seguros, bien con la autoridad religiosa o con la civil, de Roma. Difícil salida. Incluso son tan malévolos que inician la pregunta con halagos: “eres sincero, enseñas el camino de Dios conforme a la verdad, no haces acepción de personas, ni te dejas llevar por lo que la gente sea”. ¡Ojo con las malas intenciones del corazón humano! Después de las zalamerías, aunque es verdad todo lo que dicen, sin embargo, es mucho el veneno que llevan esas palabras. ¡Dios nos libre de los halagadores!

La clave del Evangelio es la invitación a dar a Dios lo que es de Dios. Y no es cuestión de darle a Dios cuatro cosillas que ya son suyas y negarle nuestra entrega personal que le pertenece. Ten presente que todo es don, todo es gracia, todo se nos ha entregado, nadie nos hemos dado la vida… a nadie debáis nada más que amor, nos -recuerda la Sagrada Escritura-, y estamos llamados a hacer de nuestra vida una gran respuesta a su gran amor.

Otro punto para nuestra meditación nos lo explica el Papa Emérito Benedicto XVI, en la homilía del 16 de octubre de 2011, donde comenta este pasaje: “Una breve reflexión también sobre la cuestión central del tributo al César […] Los Padres de la Iglesia, basándose en el hecho de que Jesús se refiere a la imagen del emperador impresa en la moneda del tributo, interpretaron este paso a la luz del concepto fundamental de hombre imagen de Dios, contenido en el primer capítulo del libro del Génesis. Un autor anónimo escribe: «La imagen de Dios no está impresa en el oro, sino en el género humano. La moneda del César es oro, la de Dios es la humanidad […] Por tanto, da tu riqueza material al César, pero reserva a Dios la inocencia única de tu conciencia, donde se contempla a Dios […] El César, en efecto, ha impreso su imagen en cada moneda, pero Dios ha escogido al hombre, que él ha creado, para reflejar su gloria». Y san Agustín utilizó muchas veces esta referencia en sus homilías: «Si el César reclama su propia imagen impresa en la moneda —afirma—, ¿no exigirá Dios del hombre la imagen divina esculpida en él? (En. in Ps., Salmo 94, 2). Y también: «Del mismo modo que se devuelve al César la moneda, así se devuelve a Dios el alma iluminada e impresa por la luz de su rostro[… ]En efecto, Cristo habita en el interior del hombre» (Ib., Salmo 4, 8).”

Es domingo, día del Señor, hoy celebramos el Domund, la Jornada Mundial de las Misiones, con el lema “Aquí estoy, envíame”. Es una jornada para ayudar a los misioneros en su labor evangelizadora, no hay misión pequeña si el amor es grande, es una llamada a la responsabilidad de todos los cristianos en la evangelización. La iglesia nos invita a amar y apoyar la causa misionera, ayudando a los misioneros. La misión es el corazón de la fe cristiana.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *