cathopic_1495310773838720

EVANGELIO DEL DIA Mt 23, 1-12: No hagáis lo que ellos hacen, porque ellos dicen, pero no hacen.

EVANGELIO DEL DIA
Mt 23, 1-12: No hagáis lo que ellos hacen, porque ellos dicen, pero no hacen.

Entonces Jesús habló a la gente y a sus discípulos, diciendo: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid todo lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos dicen, pero no hacen. Lían fardos pesados y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar. Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y agrandan las orlas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias en las plazas y que la gente los llame rabbí. Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar rabbí, porque uno solo es vuestro maestro y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar maestros, porque uno solo es vuestro maestro, el Mesías. El primero entre vosotros será vuestro servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con la exhortación realizada a los fariseos, el Señor les da una serie de advertencias, indicaciones y observaciones que nos vienen bien a nosotros, la primera precaución a no imitar el mal, “no hagáis lo que ellos hacen”, el bien es imitable pero la falta de coherencia, la palabrería que no se termina de materializar en acciones, que se desmiente con el obrar, solo nos muestra una falta de coherencia, y la carencia de bien tiene que ser una llamada para combatir el mal, no para plagiar o copiar.

Otra advertencia, y nadie estamos libres, ya que es muy fácil caer en mendigar reconocimientos, “todo lo que hacen es para que los vea la gente”, “les gustan los primeros puestos”, “que les hagan reverencias”, buscar reconocimientos, alabanzas, la gloria de este mundo, nada más lejos del proceder de Ntro. Señor, todo un ataque al espíritu de nuestro mundo, nuestra relación con el Señor nos debe hacer crecer no en los criterios o valores a los que nuestra sociedad aspira, en cambio, nuestro crecimiento debe ir en buscar el agrado de Dios, eso lleva un camino de humildad, “el que se humilla será enaltecido”, y un camino de entrega, servicio, de donación, una ofrenda de uno mismo por amor, hasta llegar a hacer de nuestra vida una ofrenda grata a Él,- a Dios-.

Durante esta Cuaresma podemos ejercitarnos por poner en práctica esta unidad de vida viviendo en todo de acuerdo con la voluntad de Dios, purificando las intenciones, revisando las actitudes, de modo que vayan encaminadas únicamente a la gloria de Dios.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *