cathopic_1496173306832210

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 5,43-48: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os aborrecen y rezad por los que os persiguen y calumnian.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 5,43-48: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os aborrecen y rezad por los que os persiguen y calumnian.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo.
Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os aborrecen y rezad por los que os persiguen y calumnian. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos.
Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y si saludáis sólo a vuestro hermano, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los paganos? Por tanto, sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos en el marco de las Bienaventuranzas y vemos como el Señor nos recuerda que el amor es más exigente y no se conforma solo con lo que la ley mandaba. El amor esta llamado a crecer sin limites, nos recuerda S. Pablo en el bello himno de la caridad. Ser cristiano no es “cumplir” unos mínimos, no es ser buena persona, no es tener un comportamiento aceptable, no es conformarse con llegar a ser buena persona, ¡NO!, el encuentro con el Dios vivo transforma radicalmente la vida del cristiano, está llamado a crecer en el amor, desea tener un corazón semejante al de Dios , escucha la invitación a ser santo, debe transparentar e irradiar el amor de Dios en todo, está llamado a sed perfecto como el Padre.

El Papa Benedicto XVI, en el ángelus del 18 de febrero de 2007, aborda el tema del amor a los enemigos: “¿Por qué Jesús pide amar a los propios enemigos, o sea, un amor que excede la capacidad humana? […] El amor a los enemigos constituye el núcleo de la “revolución cristiana” […] La revolución del amor, un amor que en definitiva no se apoya en los recursos humanos, sino que es don de Dios que se obtiene confiando únicamente y sin reservas en su bondad misericordiosa. Esta es la novedad del Evangelio, que cambia el mundo sin hacer ruido. Este es el heroísmo de los “pequeños”, que creen en el amor de Dios y lo difunden incluso a costa de su vida.”

“Rezad por los que os persiguen”. Y dice bien, rezad,… rezad es el primer paso, poner el nombre ante el Señor de aquel que te cuesta aceptar, tal y como es, o porque contigo se ha portado no muy bien, para que el Señor toque su corazón, ponga su mano, nos capacite también a nosotros para poder irradiar su amor, humanamente es imposible, o lo hace Él, ya que para Él nada hay imposible, pero nos lo tiene que regalar, importantísimo la oración, es una de las armas que tenemos para vencer a nuestro hombre viejo.

Poniendo siempre nuestra mirada en el amor que Dios nos tiene. Él “hace salir el sol sobre los buenos y malos”. Imitando la bondad de Dios, pidiéndole que sea su amor el que nos ayude a nosotros a amar como somos amados. “Si amáis a los que os aman, ¿Qué mérito tenéis?. Estamos llamados a amar como nos ama el Señor. Hasta dar la vida y perdonando.

Hoy, sábado, la liturgia nos invita a poner nuestra mirada en la Santísima Virgen, a acudir a la escuela de María, a recorrer este itinerario de la Cuaresma dejándonos guiar por Ella.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *