cathopic_1499740315167107

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 7,7-11: Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 7,7-11: Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre. Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden!»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Celebramos hoy las témporas de acción de gracias y de petición. Se puede extender a tres días o celebrarlo en uno, son días de acción de gracias y de petición que la Iglesia ofrece a Dios, terminados la recolección de las cosechas y el período anual que muchos tienen de descanso.

En primer lugar hemos de ser conscientes de los dones del Señor. No sabremos amar si no somos agradecidos. Nada hay más justo y necesario que dar gracias al Señor todos los días de nuestra vida. En el Prefacio de la Santa Misa, la Iglesia nos recuerde todos los días que “es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo”. También cuando se nos presente situaciones que nunca hubiéramos elegido, ya que muchas veces los proyectos de Dios no son los nuestros, y casi siempre nos cuesta abrazar la Cruz, y mucho más que decir cuando irrumpe el dolor y nos toca de lleno, poder decir siempre GRACIAS, aunque no entrara en nuestros planes, pero siempre será una oportunidad para unirnos más al Señor y para dejarnos podar por Él: ¡Dios mío, gracias!

El Papa Benedicto XVI comentando el salmo 110 profundiza en la acción de gracias, en la Audiencia General del 8 de junio de 2005: “Este salmo encierra un himno de alabanza y acción de gracias por los numerosos beneficios que definen a Dios en sus atributos y en su obra de salvación:  se habla de “misericordia”, “clemencia”, “justicia”, “fuerza”, “verdad”, “rectitud”, “fidelidad”, “alianza”, “obras”, “maravillas”, incluso de “alimento” que él da y, al final, de su “nombre” glorioso, es decir, de su persona. Así pues, la oración es contemplación del misterio de Dios y de las maravillas que realiza en la historia de la salvación.

El Salmo comienza con el verbo de acción de gracias que se eleva del corazón del orante, pero también de toda la asamblea litúrgica. […] Para resumir, el Salmo nos invita al final a descubrir las muchas cosas buenas que el Señor nos da cada día. Nosotros vemos más fácilmente los aspectos negativos de nuestra vida. El Salmo nos invita a ver también las cosas positivas, los numerosos dones que recibimos, para sentir así la gratitud, porque sólo un corazón agradecido puede celebrar dignamente la gran liturgia de la gratitud, la Eucaristía.”

Junto a la acción de gracias continua, la petición reiterada, porque son muchas las ayudas que necesitamos, sin las cuales no podremos salir adelante. Ya nos lo recordó el Señor: “Sin mí no podéis hacer nada”. Aunque el Señor nos concede muchos dones sin que se los pidamos, ha dispuesto otorgarnos otros teniendo en cuenta la fuerza de la oración de sus hijos. Es necesario que pidamos incansablemente: es preciso orar siempre y no desfallecer. Y el Señor, en el Evangelio de la Misa, nos da la seguridad más plena de que serán siempre atendidas nuestras oraciones. Él mismo sale fiador con su palabra: todo lo que pidamos y sea para nuestro bien se nos concederá siempre.

Es sábado, día consagrado a la Bienaventurada Virgen María, de Ntra. Madre aprendemos a proclamar lo grande que esta Dios con nosotros y a entrar en su voluntad y a meditar en nuestro corazón cuando nos sorprenda o no entendamos, pero siempre, confiando y abandonándonos en Él, HAGASE, QUE SE CUMPLA EN MÍ…

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *