148148146081566

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 7,7-12: En resumen: Tratad a los demás como queréis que ellos os traten.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 7,7-12: En resumen: Tratad a los demás como queréis que ellos os traten.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre. Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden! En resumen: Tratad a los demás como queréis que ellos os traten; en esto consiste la Ley y los profetas.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Termina el Evangelio de hoy, mostrándonos lo mínimo que se nos puede exigir si hablamos de crecer en la caridad, lo mínimo, podríamos decir que seria: “tratar a los demás como quisiéramos que ellos nos trataran”. No deberíamos conformarnos con los mínimos si hablamos de amor, y experimentamos muchas veces la pobreza de nuestro amor que ni siquiera de esos mínimos somos capaces, nos encontramos con faltas de delicadeza, nos cuesta ponernos en el lugar del otro, que difícil controlar nuestra lengua, no caer en una palabra inoportuna, en el juicio, en la murmuración. ¡Que difícil! Sin embargo, que poco nos gustaría que lo hicieran con nosotros.

La cuaresma es un tiempo propicio para crecer en el amor. Hemos de examinar nuestra trato, la relación que tenemos con los que convivimos. Y ver las llamadas a cambiar, a convertirnos que nos reclama la Palabra de Dios. Al descubrir nuestro pecado podemos entregarle a Ntro. Señor todo aquello que necesitamos que nos ayude para ser sanados, ser curados, ser purificados.

Hoy por un momento repítele esta máxima; busca en todo tratar a los demás con generosidad, amor, como seguramente te gustaría que ellos lo hicieran contigo, pídele al Señor, que te capacite para amar y no te conformes con los mínimos, y si puedes, intenta crecer en generosidad y devolver más de lo que te entreguen, que con tus detalles de amor puedan percibir que eres discípulo del Señor.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *