2015-12-04 09.31.11

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 9,27-31: Que os suceda conforme a vuestra fe

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 9,27-31: Que os suceda conforme a vuestra fe.

En aquel tiempo, dos ciegos seguían a Jesús, gritando:
– «Ten compasión de nosotros, hijo de David.»
Al llegar a la casa se le acercaron los ciegos, y Jesús les dijo:
– «¿Creéis que puedo hacerlo?» Contestaron:
– «Sí, Señor.»
Entonces les tocó los ojos, diciendo:
– «Que os suceda conforme a vuestra fe.»
Y se les abrieron los ojos. Jesús les ordenó severamente:
– «¡Cuidado con que lo sepa alguien!»
Pero ellos, al salir, hablaron de él por toda la comarca.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy, nos presenta a dos ciegos que seguían al Señor, pidiéndole a voces su curación: Ten compasión de nosotros. El Señor les pregunta: ¿Creéis que puedo hacerlo? Lo primero que nos pide el Señor es la fe. El acto primero y fundamental para transformarse en verdaderos cristianos es el de creer, el de fiarnos de Dios. Si Dios existe, tiene consecuencias para mi vida, igual que descubrir que Él me ama, hace posible una gran transformación en mi existencia. Si Él existe, toda la vida es luz y tenemos una guía para saber cómo vivir y hacia dónde dirigirnos. Por eso, la fe debe ser la orientación fundamental de nuestra vida.

Creer es decir: “Sí, creo que tú eres Dios, creo en tu Hijo encarnado, que me amó, murió por mí y está presente entre nosotros”. Creer, pues no es sólo una forma de pensar, o una idea. Creer quiere decir seguir la Palabra de Dios hecha carne en Jesús.
¡Cuán importante es para nosotros creer en la fuerza de la fe!

Debemos cuidar con esmero el desarrollo de nuestra fe, para que penetre realmente todas nuestras actitudes, nuestros pensamientos, nuestras acciones e intenciones. ¡Que la fe ocupe el primer lugar en nuestra vida! La fe es el tesoro más grande que tenemos y, por eso, hemos de poner todos los medios para conservarla y acrecentarla.

El Señor procede uniendo el milagro a nuestra respuesta: “Que os suceda conforme a vuestra fe”. Llama mucho la atención que siempre el Señor para obrar solicite la colaboración…, recordar como corrigió a S. Pedro, cuando le invito a andar sobre las aguas y le dijo: ¿Por qué has dudado?, y varias veces los discípulos experimentaron esta corrección, como a tantos que sanó: Se haga según tu fe. Siempre lo une a la confianza en Él. En definitiva el Señor estará grande en nuestras vidas, si le dejamos obrar, si nos abandonamos a Él, si nos fiamos de Él, todo se reduce a confiar. ¡Ojala! Podamos decir como S. Pablo: Sé de quién me he fiado, y experimentemos como le ocurrió a él y escuchemos de parte de Nuestro Señor: “Te basta mi Gracia”.

También hoy hacemos memoria de San Juan Damasceno, presbítero y doctor de la iglesia, célebre por su santidad y por su doctrina, que luchó valerosamente de palabra y por escrito contra el emperador para defender el culto de las imágenes sagradas.

Hoy, también se puede hacer memoria de la patrona de Archivel y de Benizar, de Santa Bárbara, fue una virgen y mártir cristiana del siglo III, según la tradición fue encerrada por su padre en una torre, el motivo del encierro fue para evitar que los hombres admiraran su belleza y la sedujeran. Durante una ausencia de su padre, Bárbara se convirtió al cristianismo, y mandó construir tres ventanas en su torre, simbolizando la Santísima Trinidad. Murió decapitada por su mismo padre al no rechazar y apostatar de su fe. Deseamos unas felices fiestas a nuestros vecinos.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *