EVANGELIO DEL DÍA: Jn 1, 1-5. 9-16: En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Y la luz brilla en la tiniebla

luz-vida

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 1, 1-5. 9-16: En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Y la luz brilla en la tiniebla.
En el principio existía el Verbo,
y el Verbo estaba junto a Dios,
y el Verbo era Dios.
Él estaba en el principio junto a Dios.
Por medio de él se hizo todo,
y sin él no se hizo nada de cuanto se ha hecho.
En él estaba la vida,
y la vida era la luz de los hombres.
Y la luz brilla en la tiniebla,
y la tiniebla no lo recibió.
El Verbo era la luz verdadera,
que alumbra a todo hombre,
viniendo al mundo.
En el mundo estaba;
el mundo se hizo por medio de él,
y el mundo no lo conoció.
Vino a su casa,
y los suyos no lo recibieron.
Pero a cuantos lo recibieron,
les dio poder de ser hijos de Dios,
a los que creen en su nombre.
Estos no han nacido de sangre,
ni de deseo de carne,
ni de deseo de varón, sino que han nacido de Dios. Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros,
y hemos contemplado su gloria:
gloria como del Unigénito del Padre,
lleno de gracia y de verdad.
Juan da testimonio de él y grita diciendo:
«Este es de quien dije:
el que viene detrás de mí se ha puesto delante de mí,
porque existía antes que yo».
Pues de su plenitud todos hemos recibido,
gracia tras gracia.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos volvemos a encontrar con el pasaje evangélico proclamado en la misa del día de Navidad, el evangelista San Juan nos resalta varias veces y de distinta forma: “al mundo vino y no lo conocieron…, no lo recibieron… prefirieron las tinieblas a la luz…”. Cómo no hacerse la pregunta:¿Como acogemos la ternura de Dios? Su Amor no es amado, continuamos anteponiendo otras cosas, realidades,… Dios continua sin ser lo más importante en la vida de muchísima gente, no lo conocen, no lo reciben, es ignorado, y a veces, atacado, parece como que no tiene cabida en nuestras vidas. “vino a los suyos y los suyos no lo recibieron”. No tenían tiempo para Él, nuestro Salvador viene a compartir nuestra naturaleza humana y no le dejamos espacio en nuestro corazón. ¡Que paciencia y que amor más grande! Sigue queriendo hacer alianza con el hombre, enamorado de nosotros, nos atrae con su ternura, nacido pobre y frágil en medio de nosotros, mendiga -por decirlo así- nuestro amor e infunde su paz en nuestros corazones, llenándolos de esperanza.

San Juan intenta dejar claro que ese niño es Dios y estaba desde el principio actuando en esta historia, historia de salvación, donde en un momento muy concreto irrumpe mostrándonos cuanto nos ama Dios. Y sucede el gran misterio, Dios se abaja para elevar al hombre, el creador se hace criatura para darnos y entregarnos su gran amor y de esa manera dignificar a la criatura. Viene a llenar nuestras vidas, viene en nuestra ayuda, viene a salvarnos, se nos da como regalo para que nuestra vida sea una entrega, una ofrenda, para que descubramos la alegría de su amor. Para que nos dejemos amar, para que experimentemos el gozo de las pequeñas cosas, el camino de la humildad y la sencillez.

Os invito en este día, final del año, a sacar un tiempo donde detenernos y hacer un examen de los días que se nos han entregado para crecer en el amor. Tiempo para traer a la memoria lo vivido, para aprender a releerlos en la presencia de Dios, para ver los acontecimientos con la mirada del Sumo Bien y renovar la esperanza en quien tanto nos ama, dando gracias a Dios siempre y en todo momento. No sólo es tiempo de examen, sino también de acción de gracias. Todo es un regalo de su inmenso amor y nos haría un inmenso bien iniciar este nuevo año con renovadas esperanzas, venciendo los miedos, creciendo en confianza, unidos más a Él, iluminados por la fe y buscando su voluntad.

Que tengas un buen día, aprovecho para felicitarte y desearte los mejores deseos para este nuevo año que pronto comenzaremos. Un feliz y santo 2021.
J.A.M.(Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊