EVANGELIO DEL DÍA: Jn 12,44-50: Yo he venido al mundo como luz.

cathopic_1523365241761561

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 12,44-50: Yo he venido al mundo como luz.

En aquel tiempo, Jesús dijo, gritando:
– «El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me ha enviado. Y el que me ve a mí ve al que me ha enviado. Yo he venido al mundo como luz, y así, el que cree en mí no quedará en tinieblas.
Al que oiga mis palabras y no las cumpla yo no lo juzgo, porque no he venido para juzgar al mundo, sino para salvar al mundo. El que me rechaza y no acepta mis palabras tiene quien lo juzgue: la palabra que yo he pronunciado, ésa lo juzgará en el último día. Porque yo no he hablado por cuenta mía; el Padre que me envió es quien me ha ordenado lo que he de decir y cómo he de hablar. Y sé que su mandato es vida eterna. Por tanto, lo que yo hablo lo hablo como me ha encargado el Padre.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy el Señor nos presenta gritando, insiste que es muy importante y esencial lo que nos va a comunicar: “Yo he venido como luz al mundo”. Así comienza el evangelista Juan en el prólogo: la Luz vino a los suyos y prefirieron las tinieblas a la Luz”. San Ambrosio nos resalta esta misión de la iglesia con la imagen de la luna: “La Iglesia es verdaderamente como la luna: […] no brilla con luz propia, sino con la luz de Cristo. Recibe su esplendor del Sol de justicia, para poder decir luego: “Vivo, pero no soy yo el que vive, es Cristo quien vive en mí”. Necesitamos de esta luz que viene de lo alto para responder con coherencia a la vocación que hemos recibido […] dejarse iluminar por Dios y reflejar su luz.

La llamada a la misión es para todos, la gran misión de mostrar a quien es la luz y viene a iluminar nuestras vidas, tenemos la gran responsabilidad de mostrar al Señor y que puedan conocerlo, lo amen y se salven. Y nuestra actitud, debe asemejarse a la del Maestro, que no ha venido a condenar sino a salvar, con lo cual , nada humano nos debe ser ajeno , estamos llamados a buscar al que no lo conoce y mostrarle el rostro misericordioso de Dios que lo ama, aunque no lo sepa y crea que por sus muchos pecados no lo puede amar, nada ni nadie esta perdido para el amor que Dios nos tiene. En Jesús se nos revela el rostro amoroso y misericordioso de Dios. No se nos presenta juzgando sino tratando de salvar lo que parece perdido, no condenando a nadie sino luchando contra el pecado.

Que el Señor nos permita ser fieles a Él y a su mensaje, que nos ayude a ser instrumentos suyos, que nos conceda un celo grande para anunciarlo a los demás.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊