EVANGELIO DEL DÍA: Jn 8, 51-59: Quien guarda mi palabra no sabrá lo que es morir para siempre.

jesus-templo-gente

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 8,51-59: Quien guarda mi palabra no sabrá lo que es morir para siempre.

En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos:
– «Os aseguro: quien guarda mi palabra no sabrá lo que es morir para siempre.»
Los judíos le dijeron:
– «Ahora vemos claro que estás endemoniado; Abrahán murió, los profetas también, ¿y tú dices: «Quien guarde mi palabra no conocerá lo que es morir para siempre»? ¿Eres tú más que nuestro padre Abrahán, que murió? También los profetas murieron, ¿por quién te tienes?»
Jesús contestó:
-«Si yo me glorificara a mí mismo, mi gloria no valdría nada. El que me glorifica es mi Padre, de quien vosotros decís: «Es nuestro Dios», aunque no lo conocéis. Yo sí lo conozco, y si dijera: “no lo conozco» sería, como vosotros, un embustero; pero yo lo conozco y guardo su palabra. Abrahán, vuestro padre, saltaba de gozo pensando ver mi día; lo vio, y se llenó de alegría.»
Los judíos le dijeron:
– «No tienes todavía cincuenta años, ¿y has visto a Abrahán?»
Jesús les dijo:
– «Os aseguro que antes que naciera Abrahán, existo yo.»
Entonces cogieron piedras para tirárselas, pero Jesús se escondió y salió del templo.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy pone la mirada en su Palabra. Así nos dice Jesús: “Quien guarda mi palabra no sabrá lo que es morir para siempre”. Y guardarla, es comenzar por acogerla, recibirla, conocerla, dejarse interpelar por ella, intentar llevarla a la vida, es no ocultarla, dar la cara por ella. Nos exige fidelidad, coherencia y lealtad. Es mucho más que la aceptación de unas reglas morales, es la fe en una persona, es la fe en la palabra hecha carne. Es la fe en Jesucristo.

Como a los judíos de entonces, en este Evangelio Jesús nos dice que en Él, Dios se ha hecho presente en el mundo, que se ha introducido en nuestra historia y nos propone la vida de amor, la de la liberación del pecado, y la eterna que vence la muerte y el tiempo. Somos nosotros, ahora, los que con el testimonio de vida, de palabra y de acción hemos de darle difusión. Ser evangelios vivos, hacer creíble con nuestra confesión no solo con nuestros labios, más bien, en nuestro obrar, de su acción y presencia entre nosotros.

Hoy el Movimiento de Cursillos como cada año, nos acerca al Cristo de la Mirada a Murcia para que presida la Hora Santa a las 19.15 en la Iglesia de las Anas y el Via Crucis del viernes.
Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊