EVANGELIO DEL DÍA: Lc 11,42-46: ¡Ay de vosotros, fariseos…!

IgnacioAntioquia_17Octubre

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 11,42-46: ¡Ay de vosotros, fariseos…!

En aquel tiempo, dijo el Señor:
–¡Ay de vosotros, fariseos, que pagáis el diezmo de la hierbabuena, de la ruda y de toda clase de legumbres, mientras pasáis por alto el derecho y el amor de Dios!
Esto habría que practicar sin descuidar aquello.
¡Ay de vosotros, fariseos, que os encantan los asientos de honor en las sinagogas y las reverencias por la calle!
¡Ay de vosotros, que sois como tumbas sin señal, que la gente pisa sin saberlo!
Un jurista intervino y le dijo:
–Maestro, diciendo eso nos ofendes también a nosotros.
Jesús replicó:
–¡Ay de vosotros también, juristas, que abrumáis a la gente con cargas insoportables, mientras vosotros no las tocáis ni con un dedo!

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy el Señor denuncia varias actitudes a los fariseos. “¡Ay de vosotros, fariseos,…”. Nos vuelve a recordar que la ley tiene como único fin ayudarnos a vivir de acuerdo al amor. Cada uno de los mandamientos expresan el deseo de Dios de que el hombre crezca y madure en el amor. El Papa Benedicto XVI en el ángelus del 8 de junio de 2008 nos recuerda a los cristianos lo central de nuestra fe: “una expresión del profeta Oseas, que Jesús retoma en el Evangelio: “Quiero amor y no sacrificios, conocimiento de Dios más que holocaustos” […] Esta palabra de Dios nos ha llegado, a través de los Evangelios, como una de las síntesis de todo el mensaje cristiano: la verdadera religión consiste en el amor a Dios y al prójimo. Esto es lo que da valor al culto y a la practica de los preceptos”. Sin embargo cuando la ley se convierte en fin en sí misma deja de expresar el deseo del legislador y se convierte en un yugo difícil de llevar. “Cuando un cristiano se convierte en discípulo de la idiología, ha perdido la fe y ya no es discípulo de Jesús”, -palabras del Papa Francisco- (17 de octubre 2013). Como cambian las cosas cuando tú cumples la ley porque en ella descubres un camino para crecer en el amor, tu vida se abre hacia la felicidad perfecta.

Hoy celebramos a San Ignacio de Antioquia, obispo y mártir, discípulo de San Juan y segundo sucesor de san Pedro, fue condenado por el emparador Trajano al suplicio de las fieras y trasladado a Roma, donde consumó su glorioso martirio. En el oficio de lectura de hoy nos expresa el deseo de morir por Dios… prefiero morir en Cristo Jesús que reinar en los confines de la tierra. Todo mi deseo y mi voluntad están puestos en aquel que por nosotros murió y resucitó. Se acerca ya el momento de mi nacimiento a la vida nueva… permitid que imite la pasión de mi Dios. El Papa Benedicto XVI, en la Audiencia General del 14 de marzo 2007, la dedico a S. Ignacio de Antioquia, y concluye con el deseo con el deseo que concluye la carta de S. Ignacio a los cristianos de Trales: “Amaos unos a otros con corazón indiviso. Mi espíritu se ofrece en sacrifico por vosotros, no sólo ahora, sino también cuando logre alcanzar a Dios…Quiera el Señor que en él os encontréis sin mancha”.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊