EVANGELIO DEL DÍA Lc 14,1.7-14: El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido

brendabiancucci-1567597169401-cathopic

EVANGELIO DEL DÍA
Lc 14,1.7-14: El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido

Un sábado, entró él en casa de uno de los principales fariseos para comer y ellos lo estaban espiando. Notando que los convidados escogían los primeros puestos, les decía una parábola: «Cuando te conviden a una boda, no te sientes en el puesto principal, no sea que hayan convidado a otro de más categoría que tú; y venga el que os convidó a ti y al otro, y te diga: “Cédele el puesto a este”. Entonces, avergonzado, irás a ocupar el último puesto. Al revés, cuando te conviden, vete a sentarte en el último puesto, para que, cuando venga el que te convidó, te diga: “Amigo, sube más arriba”. Entonces quedarás muy bien ante todos los comensales. Porque todo el que se enaltece será humillado; y el que se humilla será enaltecido». Y dijo al que lo había invitado: «Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque corresponderán invitándote, y quedarás pagado. Cuando des un banquete, invita a pobres, lisiados, cojos y ciegos; y serás bienaventurado, porque no pueden pagarte; te pagarán en la resurrección de los justos».

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy nos presenta una parábola para invitarnos a vivir la humildad, “El que se ensalza será humillado y el que se humilla será enaltecido”. La primera lectura de este domingo, del libro del Eclesiástico, también insiste en esta virtud: “Hijo, actúa con humildad en tus quehaceres […] cuanto más grande seas, más debes humillarte […] el Señor es glorificado por los humildes” (Eclo 3,ss). Procede con humildad, hazte pequeño para alcanzar el favor de Dios, Dios revela sus secretos a los humildes. El Señor nos invita a aprender de Él que es manso y humilde, pero no solo con palabras sino que fue modelo con su vida, vivió el rebajamiento, el anonadamiento, la Kénosis hasta la muerte en cruz. S. Agustin decía sobre la humildad, – ya que hoy sería su día de celebración en el hipotético caso de no coincidir con el domingo-, “Allí donde hay humildad, allí también hay caridad”. Y concluye el pasaje evangélico, con una recomendación: que no sea el interés el que te mueva en tus acciones sino que puedas entrar en la gratuidad, que vivas y experimentes que gratis lo has recibido entrégalo gratis, no busques que te recompensen, un amor lo mas parecido a como somos amados por Dios, amor que ama aunque no te amen, ni siquiera para que te lo valoren o reconozcan. Por allí anda el espíritu de las bienaventuranzas, un corazón que ama a semejanza del corazón de Dios. Amor que se entrega hasta el extremo, hasta dar la vida.

Tenemos la dicha de poder contar con la catequesis del Papa Francisco, dada en el ángelus del 28 de agosto de 2013: “El episodio del Evangelio de hoy nos muestra a Jesús en la casa de uno de los jefes de los fariseos, observando entretenido cómo los invitados al almuerzo se afanan en ocupar los primeros puestos. […] Las palabras de Jesús subrayan actitudes completamente distintas y opuestas: la actitud de quien se elige su propio sitio y la actitud de quién se lo deja asignar por Dios y espera de Él la recompensa. No lo olvidemos: ¡Dios paga mucho más que los hombres! ¡Él nos da un lugar mucho más bonito que el que nos dan los hombres! El lugar que nos da Dios está cerca de su corazón y su recompensa es la vida eterna. «Y serás dichoso —dice Jesús— …se te recompensará en la resurrección de los justos». […] Se trata de elegir la gratuidad en lugar del cálculo oportunista que intenta obtener una recompensa, que busca el interés y que intenta enriquecerse cada vez más.”

Encomendémonos a nuestra Madre, María, hasta el mismo Dios se fijó en la humildad de su esclava, Dios puso sus ojos en su pequeñez, de Ella podemos aprender el camino de la felicidad, que agrada a Dios,  de hacerse pequeño, sencillo  y grande en el servicio.

Es Domingo, día del Señor, día consagrado a nuestro Dios, día de alabanza, día de adoración.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊