EVANGELIO DEL DÍA: Lc 3,1-6: Preparad el camino del Señor.

monks-1077839_1280

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 3,1-6: Preparad el camino del Señor.

En el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y Traconítide, y Lisanio virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la Palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.
Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del Profeta Isaías:
«Una voz grita en el desierto:
preparad el camino del Señor, allanad sus senderos;
elévense los valles, desciendan los montes y colinas;
que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale.
Y todos verán la salvación de Dios.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, S. Lucas nos presenta dos invitaciones: La conversión como crecimiento en el amor y la llamada a preparar el camino del Señor.

Nos pone como modelo a Juan el Bautista, que fue el precursor del Mesías. Juan recorría toda la comarca del Jordán predicando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados. El Bautista es una figura importante, -el mayor de los profetas-, en este tiempo de gracia, esperanza y especial del Adviento. Podría ayudarnos acercarnos a la personalidad de Juan Bautista y aprender de él a vivir este tiempo de preparación para el Señor. A Juan Bautista le costó la vida su fidelidad a la verdad, murió por causa de la verdad, cuando denunció el adulterio del rey Herodes y Herodías, uno suele afrontar la muerte como vive, la verdad marcó toda su existencia, Cristo es la Verdad, todo el que es de la verdad escucha la voz del Señor.

Otra característica: la austeridad, vivió en el desierto con gran penitencia, ayunos y predicando. Reconoció al que tenía que venir, y llevó al encuentro con el Mesías a sus discípulos: “Este es el Cordero de Dios”, tenía muy claro que quien tenia que crecer era el Salvador, y su misión era de disminuir, buscando la gloria de Dios. Hizo de su vida un servicio, acercando a todas las personas que entraban en contacto con él a la búsqueda de la voluntad de Dios, ayudó a iniciar procesos de conversión, ¿en mi situación, qué es lo que me esta pidiendo el Señor? ¿Cómo puedo agradar a Dios en este momento? ¿Cual es su voluntad? ¿Qué es lo que Dios quiere? ¿Cómo puedo colaborar en su realización?

Juan es ante todo, un creyente, con un estilo de vida desprendido y pobre, con humildad se abaja a sí mismo para enaltecer a Jesús. Su alegría se encontraba en disminuir y hacer que Cristo creciera. En el pasaje de hoy nos muestra el camino de conversión: Hay que preparar el camino, allanar los senderos, elevar los valles, enderezar lo torcido e igualar lo escabroso.

ALLANAR, tenemos que realizar una gran poda en nuestra vida, para nivelar y quitar todo lo que nos sobra de orgullo, de ira, de egoísmo, de abajar los humos, de prepotencia, de autosuficiencia,… son tantas cosas que se tienen que invertir para iniciarse en el camino de la humildad, de la pequeñez.

ELEVAR nuestra dignidad de hijos de Dios, crecer en amor, fe y esperanza. Nos falta tanto para poder decir como los santos: es Cristo quien vive en mí. Para que nuestra vida se encauce en los caminos del Señor, y querer lo que Dios quiera, cuando Él quiera y como Él quiera. Vivir en ese deseo de búsqueda de su voluntad y hacerla nuestra. ¡Cuánto tiene que ayudarnos el Señor con su gracia!

ENDEREZAR, volver a coger el rumbo, dejarnos guiar por el Espíritu Santo, buscar la voluntad de Dios en nuestra vida, ver el cambio como bueno, la transformación de nuestro corazón, mentalidad y conducta. En definitiva, comenzar por detectar el pecado en nuestras vidas y plantarle cara, se libra un gran combate, una gran lucha entre el pecado y la gracia, sabiendo que el pecado nos pasa factura y nos roba el gozo y la alegría, incapacitándonos para amar, y en cambio, la vida de gracia nos lleva a la plenitud produciendo frutos de santidad. Lo bueno es comenzar esta transformación y no retrasarla mas, saber como dice nuestro refranero que nunca es tarde si la dicha es buena, y este camino nos aporta multitud de beneficios.

Es domingo, día del Señor, que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊