EVANGELIO DEL DÍA: Mc 1, 29-39: Curó a muchos enfermos de diversos males.

ben-white-692414-unsplash

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 1, 29-39: Curó a muchos enfermos de diversos males.

En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron. Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar. Se levantó de madrugada, se marchó al descampado y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron:
-«Todo el mundo te busca.»
Él les respondió:
-«Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido.»
Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy podemos señalar dos acentos: El primero: el gran poder de la intercesión, fueron los discípulos los que se lo dijeron al Señor. Se nos invita a tener en cuenta las necesidades de los que nos rodean y a poner en nuestras súplicas, oraciones y peticiones, sus anhelos, preocupaciones y carencias. Este tipo de oración, fruto del amor, nos despierta la sensibilidad hacia nuestro prójimo. Nuestra vida encuentra su sentido cuando nos lleva al servicio de los demás.

El segundo acento nos lo muestra el Señor en su manera de proceder, el valor de la oración , ni el cansancio de una jornada intensa no le impidió a Jesús disponerse desde muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, para hacer oración. Así obraba el Señor: oraba con frecuencia, nos enseña no solo con su palabra, con su mensaje, también nos enseña con su obrar, destacándonos lo que él valora, es una manera de decirnos que eso es importante, varias veces se retira el Señor a orar, y en distintos momentos del día, nos esta diciendo que se requiere del silencio para poder escuchar a Dios en nuestra vida. Con su ejemplo, Cristo nos ayuda a relacionarnos con el Padre con confianza filial, y nos hace ver que a la oración hay que llevar la voluntad de cooperar con los planes de Dios. Tengamos sed de oración. Hoy puede ser un buen día para disfrutar, saborear y pasar un tiempo con quien tanto nos ama y estar con el Señor un ratico de adoración, agradeciéndole tanto, y descansando en Él.

Hoy, celebramos la memoria de San Fulgencio, uno de los cuatro Santos cartageneros, nació en Cartagena en torno al año 540, fue obispo de Écija, gran orador, fue considerado un hombre sabio y declarado doctor de la Iglesia por Pio IX, es patrón de nuestra diócesis y desde el siglo XVI, patrón del Seminario Mayor que lleva su nombre. En la catedral de Murcia, a las 11:00 h. Se celebrará la eucaristía que se iniciara con la procesión claustral por el interior, se portaran las reliquias del santo y se celebrará la misa por el rito hispano- mozárabe.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Author picture

Un comentario

  1. SI. YO SIENTO LA NECESIDAD LA ALEGRÍA Y EL GOZO DE COMPARTIR CON VOSOTROS QUE EL ESPIRITU SANTO VIENE EN MI AYUDA CUANDO MAS LO NECESITO COMO HOY.. Y NECESITO AISLARME COMO JESÚS Y CON JESÚS PARA AGRADECERLE CON TODO MI CORAZÓN CUANTO AMOR GASTA CON MIGO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊