EVANGELIO DEL DÍA Mc 12, 13-17: Dar a Dios lo que es de Dios.

euro-1353420_1920

EVANGELIO DEL DÍA
Mc 12, 13-17: Dar a Dios lo que es de Dios.

Le envían algunos de los fariseos y de los herodianos, para cazarlo con una pregunta. Se acercaron y le dijeron: «Maestro, sabemos que eres veraz y no te preocupa lo que digan; porque no te fijas en apariencias, sino que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad. ¿Es lícito pagar impuesto al César o no? ¿Pagamos o no pagamos?». Adivinando su hipocresía, les replicó: «¿Por qué me tentáis? Traedme un denario, que lo vea». Se lo trajeron. Y él les preguntó: «¿De quién es esta imagen y esta inscripción?». Le contestaron: «Del César». Jesús les replicó: «Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios». Y se quedaron admirados.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos narra la respuesta de Jesús dada a algunos judíos que, -como en otras situaciones-, trataban de ponerlo a prueba, con el halago buscaban complicarle su existencia, ante la cuestión presentada: ¿Dios o el Cesar? Si se le ocurre que deben pagar el tributo caería en algo sacrílego, seria apoyar al régimen romano, sería admitir como dios al Cesar; y sin embargo, optar por no pagarlo, sería atentar contra la autoridad, caería en una declaración de rebeldía, lo detendrían por alentar la desobediencia, sublevación e indocilidad. Jesús no cae en su trampa. Actúa lleno de sabiduría, nos enseña fielmente el camino de Dios y se preocupa sólo de agradar al Padre, en palabras de sus interlocutores: “sabemos que eres veraz y no te preocupa lo que digan; porque no te fijas en apariencias, sino que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad”. Las palabras de Jesús nos marcan cómo debemos conducirnos en el mundo. “Dar a Dios lo que es de Dios” significa que lo que más nos debe preocupar es la fidelidad al Reino de Dios. No es bueno mezclar ambas esferas, ni servirse de lo religioso para los intereses políticos, ni de lo político para lo religioso. Aunque el cristiano vive en el mundo pero sin ser del mundo, eso no le exime de sus responsabilidades como ciudadano, comprometido en los distintos niveles de la vida, ya sea el económico, el social, el profesional o el político…, esta llamado a vivir en cristiano, desde la búsqueda de la verdad y trabajando por la justicia, pero en caso de entrar en conflicto, el verdadero cristiano, da preeminencia a las cosas de Dios, “hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”.

Comentando este pasaje, El Papa Benedicto XVI , en la homilía del 16 de octubre del 2011: “«Dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios». […] los interlocutores de Jesús —discípulos de los fariseos y herodianos— se dirigen a él con palabras de aprecio, diciendo: «Sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad, sin que te importe nadie». Precisamente esta afirmación, aunque brote de hipocresía, debe llamar nuestra atención. Los discípulos de los fariseos y los herodianos no creen en lo que dicen. Sólo lo afirman como una captatio benevolentiae para que los escuche, pero su corazón está muy lejos de esa verdad; más bien quieren tender una trampa a Jesús para poderlo acusar. Para nosotros en cambio, esa expresión es preciosa y verdadera: Jesús, en efecto, es sincero y enseña el camino de Dios según la verdad y no depende de nadie. Él mismo es este «camino de Dios», que nosotros estamos llamados a recorrer. Podemos recordar aquí las palabras de Jesús mismo, en el Evangelio de san Juan: «Yo soy el camino, la verdad y la vida». Es iluminador al respecto el comentario de san Agustín: «era necesario que Jesús dijera: “Yo soy el camino, la verdad y la vida” porque, una vez conocido el camino, faltaba conocer la meta. El camino conducía a la verdad, conducía a la vida… y nosotros ¿a dónde vamos sino a él? y ¿por qué camino vamos sino por él?».[…] Los Padres de la Iglesia, basándose en el hecho de que Jesús se refiere a la imagen del emperador impresa en la moneda del tributo, interpretaron este paso a la luz del concepto fundamental de hombre imagen de Dios, contenido en el primer capítulo del libro del Génesis. Un autor anónimo escribe: «La imagen de Dios no está impresa en el oro, sino en el género humano. La moneda del César es oro, la de Dios es la humanidad… Por tanto, da tu riqueza material al César, pero reserva a Dios la inocencia única de tu conciencia, donde se contempla a Dios… El César, en efecto, ha impreso su imagen en cada moneda, pero Dios ha escogido al hombre, que él ha creado, para reflejar su gloria»..”

También hoy hacemos memoria de San Justino, mártir, es el Padre apologista griego más importante del siglo II y una de las personalidades más nobles de la literatura cristiana primitiva. Nació en Palestina. De padres paganos y origen romano, pronto inició su itinerario intelectual frecuentando las escuelas estoica, aristotélica, pitagórica y platónica. La búsqueda de la verdad y el heroísmo de los mártires cristianos provocaron su conversión al cristianismo. Desde ese momento, permaneciendo siempre laico, puso sus conocimientos filosóficos al servicio de la fe. Llegó a Roma durante el reinado de Marco Aurelio (138-161) y allí fundó una escuela, la primera de filosofía cristiana. Según su discípulo Taciano, a causa de las maquinaciones del filósofo cínico Crescente, tuvo que comparecer ante el Prefecto de la Urbe y, por el solo delito de confesar su fe, fue condenado con otros seis compañeros a muerte.
Que el testimonio de los mártires nos ayude a crecer en fidelidad a nuestra fe y nos estimule en el seguimiento a Nuestro Señor.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊