EVANGELIO DEL DÍA: Mc 3, 7-12: Todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo.

jesus-3315362_1280

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 3, 7-12: Todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo.

Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del mar y lo siguió una gran muchedumbre de Galilea. Al enterarse de las cosas que hacía, acudía mucha gente de Judea, Jerusalén, Idumea, Transjordania y cercanías de Tiro y Sidón. Encargó a sus discípulos que le tuviesen preparada una barca, no lo fuera a estrujar el gentío. Como había curado a muchos, todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo. Los espíritus inmundos, cuando lo veían, se postraban ante él y gritaban: «Tú eres el Hijo de Dios». Pero él les prohibía severamente que lo diesen a conocer.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy nos presenta que el Señor era seguido por una muchedumbre y que todos los que padecían de algún mal lo buscaban y deseaban poder tocarlo. Incluso afirma que eran tantos los que lo seguían que estaban a punto de aplastarlo. Cristo sigue siendo la respuesta definitiva y completa a nuestros más profundos anhelos y aspiraciones, a nuestra hambre de felicidad. Sólo Cristo tiene palabras de vida eterna. Sólo Cristo es nuestro camino, nuestra verdad y nuestra vida. He ahí nuestra misión: dar a conocer a Cristo. Predicar a Cristo.

El Papa Francisco en la misa matutina de Santa Marta el 16 de abril de 2018 comenta este pasaje evangelico: “porque Jesús hacía milagros: también, lo seguían para ser sanados, para tener alguna visión nueva de la vida».[…] «lo importante no son los milagros; lo importante es la Palabra de Dios, es la fe». […] ¿Por qué esta búsqueda insistente? También para escuchar a Jesús, pero sobre todo «por interés». De hecho, llega enseguida el reproche del Señor: «En verdad, en verdad os digo: vosotros me buscáis no porque habéis visto signos, sino porque habéis comido de ese pan y os habéis saciado».[…]«Cada uno de nosotros puede preguntarse: ¿pero cómo sigo yo a Jesús? ¿Y cómo sé, cómo puedo saber si sigo bien a Jesús o si soy interesado?». […] «nosotros podemos preguntarnos: ¿qué ha hecho Jesús por mí?», pensando sobre todo y concretamente en nuestra vida. Entonces «encontraremos muchas cosas grandes que Jesús nos ha dado gratuitamente, porque nos ama: a cada uno de nosotros».[…] «Una vez que yo veo las cosas que Jesús ha hecho por mí, me hago la segunda pregunta: y yo, ¿qué debo hacer por Jesús? Y así, con estas dos preguntas, quizá conseguimos purificarnos de todo tipo de fe interesada». […] «cuando veo todo lo que Jesús me ha dado, la generosidad del corazón va a: “¡Sí Señor, doy todo! Y no cometeré más estos errores, estos pecados”». Se podrá tomar «el camino de la conversión por amor: tú me has dado mucho amor, también yo te doy este amor».”

Imitemos a aquellas gentes de las que nos habla el evangelio: ¡busquemos a Jesús! Se ha querido quedar con nosotros en la Eucaristía. Esforcémonos para que nuestra vida pueda reflejar -aunque sea un poco- y muchos se puedan encontrar con Cristo gracias a nuestro testimonio.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Author picture

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊