EVANGELIO DEL DÍA: Mt 11,16-19: ¿A quién se parece esta generación?

cathopic_1535632741516374

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 11,16-19: ¿A quién se parece esta generación?

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente:
-«¿A quién se parece esta generación? Se parece a los niños sentados en la plaza, que gritan a otros:
«Hemos tocado la flauta,
y no habéis bailado;
hemos cantado lamentaciones,
y no habéis llorado.»
Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: «Tiene un demonio.» Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: «Ahí tenéis a un comilón y borracho, amigo de publicanos y pecadores.»
Pero los hechos dan razón a la sabiduría de Dios.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, con el ejemplo de esos niños, nos esta poniendo delante nuestros “caprichos”, en definitiva, nuestro actuar muchas veces sin saber lo que queremos. Otras veces el Señor nos invita a hacernos como niños, resaltando la confianza que expresan en sus mayores, su pequeñez, su abandonarse, su dejarse ayudar, su humildad, su dejarse hacer… valores de la infancia espiritual, pero sin embargo en el pasaje de hoy, vemos una gran diferencia entre infancia e infantilismo. Aquí resalta la actitud intolerante, caprichosa, movida muchas veces por los afectos, intereses propios, irresponsabilidad.

Nuestro Señor expone el comportamiento caprichoso con la frase: “sois como críos”. Que con su proceder crítico se están privando de la acogida del gran tesoro que se le esta ofreciendo. Se inventan siempre algún pretexto para no aceptar el mensaje de Dios anunciado por Jesús. De hecho, es relativamente fácil encontrar argumentos y pretextos para rechazar con tal de quedar yo justificado.

Otro de los acentos del Evangelio de hoy al ver este ejemplo de los niños es el preguntarnos si sabemos descubrir lo bueno que habita en los demás o si hacemos con facilidad juicios temerarios de los otros. Esforcémonos por crecer en la caridad, cuidemos para que nuestros comentarios sobre las personas sean prudentes, discretos y precisos. Busquemos difundir siempre lo positivo que hay en los otros. No permitamos que en nuestras conversaciones se dé la crítica o la murmuración. El cuidado de nuestra lengua exige mucha virtud. Cultivemos la bondad de corazón para pensar bien de los demás, comprender y perdonar siempre.

Abre tu corazón, tu mente, tu voluntad a Cristo para que él pueda nacer y vivir en ti: Verás qué distinta es la vida desde su amor y amistad. Experimentaras grandes cosas.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊