EVANGELIO DEL DÍA: Mt 11,20-24: Se puso Jesús a recriminar… porque no se habían convertido.

Ay de ti

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 11,20-24: Se puso Jesús a recriminar… porque no se habían convertido.

En aquel tiempo, se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho casi todos sus milagros, porque no se habían convertido:
-¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida!
Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, cubiertas de sayal y ceniza.
Os digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras.
Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo?
Bajarás al Abismo.
Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy.
Os digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, el Señor recrimina la dureza de corazón, la causa de su reacción le viene dada “porque no se habían convertido”. Se resisten, se oponen y estas dificultades ponen en evidencia que su predicación no ha tocado el corazón, no hay una acogida y una transformación en sus vidas. Muestran indiferencia ante Jesús, son espectadores de las acciones de Dios pero no se implican, su apatía y desinterés hace que resbale su predicación y no se dejan tocar, no hay conversión, no hay cambio ante lo que le hace mal. Continúan, con su frialdad e insensibilidad, dificultan con más de lo mismo, Dios no les sorprende. Ciegos, sordos… ante la Palabra. Si no creéis, eso, tiene consecuencias, las primeras son nocivas para uno mismo.

¡Cuántos milagros ha hecho ya Dios en nuestra vida! ¿Qué más señales necesitamos para convencernos? ¡cuánto nos cuesta descubrir lo grande que esta y ha estado Dios con nosotros! ¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida, ay de ti…(puedes poner tu nombre)… Ay de ti, cuya historia está repleta de milagros, de acciones de Dios sobre ti, y continuas con alguna dificultad para detectar su presencia, su cercanía, su ternura, su amor, y algunos prefieren mantenerse negando, resistiéndose, no terminan de fiarse, queriendo poner condiciones al obrar de Dios, quedándose en la indiferencia o pensando que tampoco es tan importante lo que tú puedas responder. En el Angelus del 23 de agosto de 2015, el Papa Francisco, comentando el pasaje evangélico del discurso del “Pan de Vida”, da razones para enraizarnos en Cristo y creer en él: “Todo lo que tenemos en el mundo no sacia nuestra hambre de infinito. ¡Tenemos necesidad de Jesús, de estar con Él, de alimentarnos en su mesa, con sus palabras de vida eterna! Creer en Jesús significa hacer de Él el centro, el sentido de nuestra vida…Cada uno de nosotros puede preguntarse: ¿quién es Jesús para mí? ¿Es un hombre, una idea, es solamente un personaje histórico? O ¿es verdaderamente esa persona que me ama, que ha dado su vida por mí y camina conmigo? Para ti, ¿quien es Jesús? ¿Estás con Jesús? ¿Intentas conocerlo en su Palabra? ¿Lees el Evangelio, todos los días un pasaje, para conocer a Jesús? ¿Llevas el Evangelio en el bolsillo, para leerlo en cualquier lugar? Porque cuanto más estamos con Él, más crece el deseo de permanecer con Él. Ahora os pediré amablemente hacer un momento de silencio y que cada uno de nosotros en silencio, en su corazón, se pregunte: ¿Quién es Jesús para mí? En silencio, que cada uno responda en su corazón”.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊