EVANGELIO DEL DÍA: Mt 17,14-20: Si tuvierais fe…Nada os sería imposible.

cathopic_1520890676800502

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 17,14-20: Si tuvierais fe…Nada os sería imposible.

Cuando volvieron adonde estaba la gente, se acercó a Jesús un hombre que, de rodillas, le dijo: «Señor, ten compasión de mi hijo que es lunático y sufre mucho: muchas veces se cae en el fuego o en el agua. Se lo he traído a tus discípulos y no han sido capaces de curarlo». Jesús tomó la palabra y dijo: «¡Generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros, hasta cuándo tendré que soportaros? Traédmelo». Jesús increpó al demonio y salió; en aquel momento se curó el niño. Los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron aparte: «¿Y por qué no pudimos echarlo nosotros?». Les contestó: «Por vuestra poca fe. En verdad os digo que, si tuvierais fe como un grano de mostaza, le diríais a aquel monte: “Trasládate desde ahí hasta aquí”, y se trasladaría. Nada os sería imposible».

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy aborda el Señor el tema de la fe, recrimina a sus oyentes la falta de fe. La escena evangélica nos presenta a un padre intercediendo por su hijo, se lo ha llevado a los discípulos y no han sido capaces de curarlo. El Señor pone la razón de su fracaso en su poca fe. Nada seria imposible para el que cree.

El Papa Francisco comenta este pasaje evangélico en el ángelus, del 6 de octubre de 2013: “Los apóstoles le dijeron al Señor: “Auméntanos la fe”. Me parece que todos nosotros podemos hacer nuestra esta invocación…nuestra fe es pequeña, nuestra fe es débil, frágil, pero te la ofrecemos así como es, para que Tú la hagas crecer…la semilla de la mostaza es pequeñísima, pero Jesús dice que basta tener una fe así, pequeña, pero autentica, sincera, para hacer cosas humanamente imposibles, impensables. ¡Y es verdad! Todos conocemos a personas sencillas, humildes, pero con una fe muy firme, que de verdad mueve montañas…”.

En la audiencia general del 18 de abril de 2018, el Papa Francisco en la catequesis sobre el bautismo, nos recuerda que: “Ser cristiano es un don que nace de lo alto. La fe no se puede comprar, pero si pedir y recibir como regalo. “Señor, regálame el don de la fe” es una hermosa oración. “Que yo tenga fe” es una hermosa oración. Pedirla como regalo, pero no se puede comprar, se pide”.

“La fe cristiana no es sólo la suma de preceptos y normas morales, sino que es ante todo una propuesta de amor que Dios, por medio de Jesús, ha hecho y sigue haciendo a la humanidad. Es una invitación a entrar en esta historia de amor.” (Angelus, 9 octubre 2017).

Celebramos hoy también la memoria de un santo español, Santo Domingo de Guzmán, comparto algunos consejos dados a sus frailes para el seguimiento del Señor:

Primero: contemplar, y después enseñar. O sea: antes dedicar mucho tiempo y muchos esfuerzos a estudiar y meditar las enseñanzas de Jesucristo y de su Iglesia, y después sí dedicarse a predicar con todo el entusiasmo posible. Predicar siempre y en todas partes.

Segundo: La experiencia le había demostrado que las almas se ganan con la caridad. Por eso todos los días pedía a Nuestro Señor la gracia de crecer en el amor hacia Dios y en la caridad hacia los demás y tener un gran deseo de salvar almas. Esto mismo recomendaba a sus discípulos que pidieran a Dios constantemente. A nosotros también nos puede hacer muchísimo bien.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊