EVANGELIO DEL DÍA: Mt 5,1-12a: Bienaventurados…

solmenidad-todos-los-santos

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 5,1-12a: Bienaventurados…

En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió a la montaña, se sen­tó, y se acercaron sus discípulos; y él se puso a hablar, enseñándoles:

-«Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Bienaventurados los sufridos, porque ellos heredarán la tierra.

Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados.

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.

Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos se llamarán los Hijos de Dios.

Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

Bienaventurados vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Hoy celebramos la santidad de Dios que resplandece en los miembros de su pueblo, santidad encarnada en personas de carne y hueso. Hoy festejamos y pedimos ayuda, a esa multitud incontable que alcanzó el Cielo después de pasar por este mundo sembrando amor y alegría.

En la carta Apostólica con motivo del nuevo milenio, el Papa Juan Pablo II – ya declarado santo- en la Novo Millennio Ineunte, a partir del numero 30, nos hace la invitación a la santidad… “Esta es la voluntad de Dios: vuestra santificación” (1 Tes 4,3). Es un compromiso que no afecta sólo a algunos cristianos: “Todos los cristianos, de cualquier clase o condición, están llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección del amor”.

Esta fiesta nos recuerda que todos los cristianos estamos llamados a la santidad. La santidad es la comunión con Dios. Nos propone a los santos como modelos e intercesores. Ellos creyeron en el Señor sin titubeos, permanecieron fieles a su voluntad y se dedicaron a amarle con todo su corazón. Eran gente normal pero buscaron amar a Dios de una forma fuera de lo normal, de forma extraordinaria. La clave de toda santidad esta en la caridad. El amor es la fuente de todas las gracias, si me falta el amor nada, no me vale, no me sirve. El amor nos ayuda a vivir el Evangelio, el amor nos impulsa a hacer el bien y a perdonar siempre. El amor es el que nos hace renunciar a nuestros egoísmos para servir imitando a Ntro. Señor. Hoy se nos invita a lo verdaderamente importante, el camino de dicha… Dichosos, Bienaventurados, Felices.

El Papa Francisco con la exhortación apostólica Gaudete et exultate, nos recuerda que “el Señor nos quiere santos y no espera que nos conformemos con una existencia mediocre”(1). “Todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra” (14) Nos recuerda a los santos de la puerta de al lado, no solo los santos del calendario, sino “aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios” (7). Nos comenta los ingredientes para una vida feliz, las bienaventuranzas, el programa de santidad, “ser pobre en el corazón, esto es la santidad”(70) “mirar y actuar con misericordia, esto es santidad” (82) contar con ir contracorriente, “si no queremos sumergirnos en una oscura mediocridad o pretendamos una vida cómoda, porque “quien quiera salvar su vida la perderá” (90). Son bienaventurados los sencillos, los humildes que hacen lugar a Dios, que saben llorar por los demás y por los propios errores, permanecen mansos, luchan por la justicia, son misericordiosos con todos, custodian la pureza del corazón, obran siempre por la paz y permanecen en la alegría, no odian e, incluso cuando sufren, responden al mal con el bien. “En la vida “existe una sola tristeza, la de no ser santos” -decía León Bloy- (34). Buen día para rezar con la exhortación del Papa, leerla pausadamente, meditarla y aprender con el ejemplo de los santos donde se ve la victoria del amor sobre el egoísmo, donde contemplamos que seguir a Cristo lleva a la vida, a la vida eterna, y da sentido al presente, a cada instante que pasa, pues lo llena de amor, de esperanza.

Hoy celebramos la victoria sobre la muerte, celebramos la victoria de la resurrección, el gozo y el ejemplo de los que han puesto a Dios en el centro de sus vidas y se han entregado totalmente a Él.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Author picture

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊