EVANGELIO DEL DÍA: Mt 5,38-48: Amad a vuestros enemigos.

amorenemigos3

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 5,38-48: Amad a vuestros enemigos.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Habéis oído que se dijo: «Ojo por ojo, diente por diente.» Yo, en cambio, os digo: No hagáis frente al que os agravia. Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica, dale también la capa; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos; a quien te pide, dale, y al que te pide prestado, no lo rehuyas.
Habéis oído que se dijo: «Amarás a tu prójimo» y aborrecerás a tu enemigo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos.
Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y, si saludáis sólo a vues­tros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos en el contexto del Sermón conocido por el de la montaña, dentro de las enseñanzas de las Bienaventuranzas y se nos invita a vivir la caridad, especialmente el mandamiento nuevo, hasta el extremo, como nos ha dado ejemplo Nuestro Señor, la caridad nos lleva a no llevar cuentas del mal, a comprender, a disculpar… el precepto de la caridad no se queda solo en los que nos pueden corresponder, sino a todos, sin excepción. Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os aborrecen y rezad por los que os persiguen y calumnian”. Amad a vuestros enemigos, esto es humanamente imposible. Las lecturas bíblicas de este domingo nos hablan de la voluntad de Dios: “Sed Santos.” Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto.

El amor al enemigo, es el signo del verdadero cristiano, si amáis a los que os aman, ¿Qué mérito es ese? Para eso no hace falta tener fe, basta con poseer valores humanos, no es necesario el encuentro con el Dios vivo, acoger su misericordia, su perdón, dejarnos salvar por quien tanto nos ama. Necesitamos ser capacitados por la fuente del amor, con la ayuda de la gracia porque humanamente es imposible, es el Señor el que tiene que hacer el milagro para que podamos ir creciendo en esta dirección, el Señor es el que nos capacita para poder crecer en el amor. Un primer paso podría ser ir llevando a la oración varios nombres de los que el Señor nos tiene que ayudar a aceptar y a querer. La oración va haciendo el milagro que de nosotros no nos sale. Pongamos al Señor en medio para que aprendamos de Él a amar a los que no nos aman.

El Papa emérito Benedicto XVI nos comenta este pasaje evangélico de hoy, en el ángelus del 18 de febrero de 2007: “El evangelio de este domingo contiene una de las expresiones más típicas y fuertes de la predicación de Jesús:  «Amad a vuestros enemigos». […] un plus de amor, un plus de bondad. Este «plus» viene de Dios:  es su misericordia, que se ha hecho carne en Jesús y es la única que puede «desequilibrar» el mundo del mal hacia el bien, a partir del pequeño y decisivo «mundo» que es el corazón del hombre.
Con razón, esta página evangélica se considera la charta magna de la no violencia cristiana, que no consiste en rendirse ante el mal —según una falsa interpretación de «presentar la otra mejilla»—, sino en responder al mal con el bien, rompiendo de este modo la cadena de la injusticia. […] El amor a los enemigos constituye el núcleo de la «revolución cristiana», revolución que no se basa en estrategias de poder económico, político o mediático. La revolución del amor, un amor que en definitiva no se apoya en los recursos humanos, sino que es don de Dios que se obtiene confiando únicamente y sin reservas en su bondad misericordiosa. Esta es la novedad del Evangelio, que cambia el mundo sin hacer ruido. Este es el heroísmo de los «pequeños», que creen en el amor de Dios y lo difunden incluso a costa de su vida.
Queridos hermanos y hermanas, la Cuaresma, que comenzará el próximo miércoles con el rito de la Ceniza, es el tiempo favorable en el cual todos los cristianos son invitados a convertirse cada vez más profundamente al amor de Cristo. Pidamos a la Virgen María, dócil discípula del Redentor, que nos ayude a dejarnos conquistar sin reservas por ese amor, a aprender a amar como él nos ha amado, para ser misericordiosos como es misericordioso nuestro Padre que está en los cielos.”
Feliz día del Señor, feliz domingo. Que tengas un buen día.
J.A.M.(Chechu)sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊