EVANGELIO DEL DÍA: Mt 6, 19-23: Haceos tesoros en el cielo…

faces-767358_1920

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 6, 19-23: Haceos tesoros en el cielo…

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
No atesoréis para vosotros tesoros en la tierra, donde la polilla y la carcoma los roen y donde los ladrones abren boquetes y los roban. Haceos tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni carcoma que los roen, ni ladrones que abren boquetes y roban. Porque donde está tu tesoro, allí estará tu corazón. La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, tu cuerpo entero tendrá luz; pero si tu ojo está enfermo, tu cuerpo entero estará a oscuras. Si, pues, la luz que hay en ti está oscura, ¡cuánta será la oscuridad!

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos advierte el Señor de la actitud ante los bienes y las riquezas de este mundo. ¿Dónde está puesto nuestro corazón? ¿Cuál es nuestro tesoro? Nos invita a: ¡trabajad para el cielo! Donde está tu tesoro, tu riqueza, está también tu corazón. Cuando la mirada de la persona, es decir, cuando su atención se dirige por entero a Dios y su voluntad, toda su vida se mantiene en la luz y en el bien. Y su vida puede ser plena e incluso iluminar la de los demás.

En la homilía diaria de Santa Marta el Papa Francisco, el 20 de junio de 2014, abordaba este pasaje: “El consejo de Jesús es sencillo: no acumuléis tesoros en la tierra. Es un consejo de prudencia. Son tres, en particular, los tesoros de los cuales Jesús pone en guardia muchas veces. El primer tesoro, es el oro, el dinero, las riquezas. Y en efecto, no estas a salvo con este, porque quizá te lo roben. NO estas a salvo con las inversiones: quizá caiga la bolsa y tú te quedes sin nada. Y dime: un euro más ¿te hace más feliz o no?… las riquezas son un tesoro peligroso, si tú las acumulas como un tesoro, te roban el alma. Jesús en el evangelio vuelve sobre este argumento, sobre las riquezas, sobre el peligro de las riquezas, sobre el poner las esperanzas en las riquezas…El Segundo tesoro, es la vanidad, es decir, buscar tener prestigio, hacerse ver. Jesús condena siempre esta actitud: Pensemos en lo que dice a los doctores de la ley cuando ayunan, cuando dan limosna, cuando oran para hacerse ver… Y el tercer tesoro, es el orgullo, el poder que Jesús indica como inútil y peligroso…tú estas ahí y mañana caes, porque el poder acaba, cuantos grandes, orgullosos, hombres y mujeres de poder han acabado en el anonimato, en la miseria, en la prisión…

He aquí, pues, la esencia de la enseñanza de Jesús: ¡No acumuléis!¡No acumuléis dinero, no acumuléis vanidad, no acumuléis orgullo, poder!¡Estos tesoros no sirven!…donde está tu tesoro allí está tu corazón. Este es precisamente el mensaje de Jesús: tener un corazón libre… y un corazón libre se puede tener solo con los tesoros del cielo: el amor, la paciencia, el servicio a los demás, la adoración a Dios. Estas son las verdaderas riquezas que no son robadas…un corazón libre es un corazón luminoso, que ilumina a los demás, que hace ver el camino que lleva a Dios”.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊