2015-11-11 08.18.29

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 17,11-19: Jesús, maestro, ten compasión de nosotros

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 17,11-19: Jesús, maestro, ten compasión de nosotros.

En aquel tiempo, yendo Jesús camino de Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea.
Cuando iba a entrar en un pueblo, vinieron a su encuentro diez leprosos, que se pararon a lo lejos y a gritos le decían:
–Jesús, maestro, ten compasión de nosotros.
Al verlos, les dijo:
–Id a presentaros a los sacerdotes.
Y mientras iban de camino, quedaron limpios. Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos, y se echó por tierra a los pies de Jesús, dándole gracias.

Este era un samaritano.

Jesús tomó la palabra y dijo:
–¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve ¿dónde están? ¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?
Y le dijo:
–Levántate, vete: tu fe te ha salvado.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, el Señor nos resalta la gratitud, sólo uno de los diez volvió a darle gracias a Dios. Para ser agradecidos necesitamos ser humildes. El que es soberbio cree que todo se le debe, que lo merece todo y no siente la necesidad de dar un “gracias” sincero por los favores que recibe. Para eso, se requiere una gran humildad para sabernos siempre inmerecidos de las gracias de Dios, de los favores y atenciones de los otros. No pequemos contra el amor de Dios. Comencemos por agradecer cada día a Dios sus dones y lo mucho que nos concede. Vivámoslo como un gran regalo cada día que se nos entrega, una oportunidad para crecer amando. A nosotros nos toca agradecer como bien nacidos y responder a Dios amándole a Él y a los que el nos ponga en nuestro camino.

El agradecimiento debe distinguir al cristiano en sus relaciones humanas y también y sobre todo en su relación con Dios. ¿con qué pagaremos el don de una salvación tan grande? Como el leproso agradecido diciéndole al Señor: ¡Gracias, Señor, mil gracias!

Celebramos hoy a San Martín de Tours, obispo. Habiendo recibido el bautismo y renunciando a la milicia, fundó un monasterio en Ligugé (Francia), donde practicó la vida monástica bajo la dirección de san Hilario. Más tarde, fue ordenado sacerdote y elegido obispo de Tours. Fue un modelo de buen pastor y fundó otros monasterios, trabajó en la formación del clero y evangelizo a los pobres.

Que tengas buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

2015-11-10 08.00.35

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 17,7-10: Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 17,7-10: Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer.

En aquel tiempo, dijo el Señor:
–Suponed que un criado vuestro trabaja como labrador o como pastor; cuando vuelve del campo, ¿quién de vosotros le dice: «Enseguida, ven y ponte a la mesa?»
¿No le diréis: «Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo; y después comerás y beberás tú?» ¿Tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado? Lo mismo vosotros: Cuando hayáis hecho todo lo mandado, decid:
«Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, nos habla de servicio, de un servicio total, servicio de entrega sin reservas y ejercido desde la humildad, “hemos hecho lo que teníamos que hacer”, estas palabras el primero que las cumple es el Señor, Él nos da ejemplo entregándose a sí mismo, se da a sí mismo, se nos da a cada uno. Los creyentes estamos invitados a conocer la voluntad de Dios y hacer lo que Dios quiere de nosotros es el camino de la vida, es la alegría y el privilegio del cristiano. Pero esto no se logra sin contemplar a Cristo que se hizo siervo de todos nosotros para salvarnos. Aceptar y hacer su voluntad es la actitud que debemos tener cada día, en cada momento de nuestra vida. Ante Dios no debemos presentarnos nunca como quien cree haber prestado un servicio y por ello merece una gran recompensa. Tenemos que tener clara conciencia que no hacemos nunca bastante por Dios. “¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho?” El Señor nos amó primero, ha pagado un alto precio por nuestra redención, y yo ¿qué hago por Él?

También hoy celebramos la memoria de San León Magno, papa y doctor de la iglesia. Como indica el apelativo que pronto le atribuyó la tradición, fue verdaderamente uno de los más grandes Pontífices que han honrado la Sede de Roma, contribuyendo en gran medida a reforzar la autoridad y prestigio. Es el primer Papa cuya predicación, dirigida al pueblo que le rodeaba durante las celebraciones, ha llegado hasta nosotros. Vivió en tiempos sumamente difíciles, trabajó intensamente por la integración de la fe, defendió con ardor la unidad de la Iglesia, hizo lo posible por evitar o mitigar las incursiones de los bárbaros.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

francisco

El Papa nos dice esta semana… (6 nov 2015)

“En la familia se aprende y se vive el amor y el perdón mutuo. La familia es un gran gimnasio para entrenar el don del perdón. Sin perdonarse el amor no permanece. No dejar que termine el día sin pedirse perdón” (4 novbre.

“Quien sirve y da parece un perdedor a los ojos del mundo. Quien sirve, salva. Por el contrario quien no sirve para servir, no sirve para vivir” (3 novbre).

“Esa cruz sobre la tumba de nuestros difuntos es una Puerta al más allá de Dios misericordioso” (2 novbre).

“La comunión de los santos es la comunidad de todos los bautizados: los que somos todavía peregrinos en la tierra como aquellos que ya la han dejado y se han ido al cielo. Santos son las personas que pertenecen totalmente a Dios” ( 1 novbre).

2015-11-09 07.33.40

EVANGELIO DEL DÍA : Jn 2,13-22: Él hablaba del templo de su cuerpo.

EVANGELIO DEL DÍA :
Jn 2,13-22: Él hablaba del templo de su cuerpo.

Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo:
–«Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre.»
Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: «El celo de tu casa me devora.»
Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron:
–«¿Qué signos nos muestras para obrar así?»
Jesús contestó:
–«Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.»
Los judíos replicaron:
–«Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?»
Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

La fiesta que hoy celebramos tiene una especial importancia, la Basílica de Letrán, es la más antigua, es uno de los primeros templos que los cristianos pudieron erigir después de la época de las persecuciones. Fue consagrada el 9 de noviembre del año 324 por el papa Silvestre. Esta fiesta al principio sólo se celebraba en Roma, pasó a ser fiesta universal en el rito romano, como signo de amor y unidad con la Cátedra de San Pedro. Es la primera iglesia bajo la advocación del Salvador, es la catedral del Romano Pontífice.

Hoy conmemoramos el aniversario en que los templos fueron convertidos en lugares destinados al culto. El templo siempre ha sido considerado como lugar de una particular presencia de Yahvé. Ya en el desierto se manifestaba en la tienda del encuentro: allí hablaba Moisés en el Señor, como se habla con un amigo. El templo es lugar donde el cristiano se reúne para escuchar la Palabra de Dios, elevar preces de intercesión y de alabanza a Dios y, principalmente, para celebrar los sagrados misterios, y donde se reserva el Santísimo Sacramento de la Eucaristía. ¿Cómo no vamos a amar nuestros templos y oratorios, donde Jesús nos espera?

Encomendémonos a la Santísima Virgen María, para que nos ayude a convertirnos, y aprendamos de Ella, a ser “casa de Dios”, templo vivo de su amor. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

jesus-comiendo

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 12,38-44: Ha echado todo lo que tenía para vivir.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 12,38-44: Ha echado todo lo que tenía para vivir.

En aquel tiempo, entre lo que enseñaba Jesús a la gente, dijo:

-«¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en la plaza, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y devoran los bienes de las viudas, con pre­texto de largos rezos. Éstos recibirán una sentencia más rigu­rosa.»

Estando Jesús sentado enfrente del arca de las ofrendas, observaba a la gente que iba echando dinero: muchos ricos echaban en cantidad; se acercó una viuda pobre y echó dos reales. Llamando a sus discípulos, les dijo:

-«Os aseguro que esa pobre viuda ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero ésta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Para el comentario del Evangelio de hoy, recurro al comentario de dos Papas, comienzo con la homilía del Papa Emérito, Benedicto XVI, dada el 8 de noviembre de 2009:

“En el centro de la liturgia de la Palabra de este domingo, trigésimo segundo del tiempo ordinario, encontramos el personaje de la viuda pobre, o más bien, nos encontramos ante el gesto que realiza al echar en el tesoro del templo las últimas monedas que le quedan. Un gesto que, gracias a la mirada atenta de Jesús, se ha convertido en proverbial: «el óbolo de la viuda» es sinónimo de la generosidad de quien da sin reservas lo poco que posee.

…el gesto de una viuda, muy pobre, que echa en el tesoro del templo dos moneditas. También a nosotros Jesús nos dice, como en aquel día a los discípulos: ¡Prestad atención! Mirad bien lo que hace esa viuda, pues su gesto contiene una gran enseñanza; expresa la característica fundamental de quienes son las «piedras vivas» de este nuevo Templo, es decir, la entrega completa de sí al Señor y al prójimo; la viuda del Evangelio, al igual que la del Antiguo Testamento, lo da todo, se da a sí misma, y se pone en las manos de Dios, por el bien de los demás. Este es el significado perenne de la oferta de la viuda pobre, que Jesús exalta porque da más que los ricos, quienes ofrecen parte de lo que les sobra, mientras que ella da todo lo que tenía para vivir, y así se da a sí misma.”

Y la del Papa Francisco, tomada de las homilías diarias dadas en Santa Marta, del 25 noviembre de 2013:

“La viuda da todo lo que tenía al tesoro del Templo…la viuda ha arriesgado. En su riesgo ha elegido al Señor, con un corazón grande, sin intereses personales, sin mezquindad.

… También en la historia de la Iglesia se encuentran hombres, mujeres, ancianos, jóvenes, que hacen esta elección. Cuando nosotros escuchamos la vida de los mártires, cuando nosotros leemos en los periódicos las persecuciones contra los cristianos de hoy, pensamos en estos hermanos y hermanas que en situación limite hacen esta elección. Ellos viven en este tiempo. Ellos son un ejemplo para nosotros y nos animan a dar al tesoro del Templo todo lo que tenemos para vivir”.

Es domingo, día del Señor, hoy la Palabra nos invita a hacer de nuestra vida un don, una entrega total, entender la alegría de dar, del compartir, pero sobre todo, a darnos a nosotros mismos. Hacer de nuestra vida una ofrenda agradable a Dios. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

campos_de_trigo_grandes-1920x1200

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 16,1-8: ¿Cuánto debes a …?

EVANGELIO DEL DÍA:


Lc 16,1-8: ¿Cuánto debes a …?

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
Un hombre rico tenía un administrador y le llegó la denuncia de que derrochaba sus bienes.
Entonces lo llamó y le dijo:
-¿Qué es eso que me cuentan de ti? Entrégame el balance de tu gestión, porque quedas despedido.
El administrador se puso a echar sus cálculos:
-¿Qué voy a hacer ahora que mi amo me quita el empleo? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar, me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa.
Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo, y dijo al primero:
-¿Cuánto debes a mi amo?
Este respondió:
-Cien barriles de aceite.
El le dijo:
-Aquí está tu recibo: aprisa, siéntate y escribe «cincuenta».
Luego dijo a otro:
-Y tú, ¿cuánto debes?
El contestó:
-Cien fanegas de trigo.
Le dijo:
-Aquí está tu recibo: Escribe «ochenta».
Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había procedido. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Comienzo con el comentario realizado por el Papa Emérito Benedicto XVI al Evangelio de hoy, “una parábola que suscita en nosotros cierta sorpresa porque en ella se habla de un administrador injusto, al que se alaba, analizando a fondo, el Señor nos da una enseñanza seria y muy saludable. Como siempre, el Señor toma como punto de partida sucesos de la crónica diaria: habla de un administrador que está a punto de ser despedido por gestión fraudulenta de los negocios de su amo y, para asegurarse su futuro, con astucia trata de negociar con los deudores. Ciertamente es injusto, pero astuto: el evangelio no nos lo presenta como modelo a seguir en su injusticia, sino como ejemplo a imitar por su astucia previsora. En efecto, la breve parábola concluye con estas palabras: «El amo felicitó al administrador injusto por la astucia con que había procedido». Pero, ¿qué es lo que quiere decirnos Jesús con esta parábola, con esta conclusión sorprendente? Inmediatamente después de esta parábola del administrador injusto el evangelista nos presenta una serie de dichos y advertencias sobre la relación que debemos tener con el dinero y con los bienes de esta tierra. Son pequeñas frases que invitan a una opción que supone una decisión radical, una tensión interior constante» (Benedicto XVI, 23 de septiembre de 2007)

En el Evangelio de hoy nos habla de la sagacidad, de la astucia del administrador a la hora de reorganizar la contabilidad. “El amo felicitó al administrador injusto por la astucia con que había procedido”. No nos equivoquemos, el Señor no alaba su mala gestión, pues lo despide precisamente por su injusticia, por el fraude, lo que alaba es su previsión de futuro, es posible que no estafara a su amo, más bien buscara granjearse amigos al reducir la cifra de sus beneficios, renunciando a su propia ganancia, no es la corrupción y la falta de honradez lo que se pone de modelo, sino la sagacidad. ¿Actuamos nosotros también de manera pronta de cara al negocio más importante que tenemos entre manos que es la vida eterna? Todos somos administradores de nuestra vida y de los bienes que nos ha dado el Señor. Si Dios viniera hoy a revisar las cuentas de aquello que nos ha confiado, ¿qué encontraría? Hay un Salmo – 115- que nos invita a vivir nuestra relación con el Señor en respuesta a su gran amor, ¿cómo pagare al Señor todo el bien que me ha hecho? En definitiva, caer en la cuenta de la pregunta que nos lanza hoy la Palabra: ¿Cuánto debes a …? Cuánto debes a quien tanto te ama y ¿cómo le correspondes? Hoy celebramos, también , a aquellos mártires del siglo XX que derramaron su sangre, entregaron sus vidas, algunos con gestos de perdón a sus agresores, y todos, alabando y bendiciendo a Dios. En el aniversario de la beatificación en 2007 del grupo de 498 mártires de España en época de la Guerra Civil, se conmemoran litúrgicamente en esta fecha todos los mártires, santos y beatos, que dieron en España, su testimonio de fe.
Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar , sacerdote.

ovejaperdida

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 15,1-10: Habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 15,1-10: Habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta.

En aquel tiempo, se acercaban a Jesús los publicanos y los pecadores a escucharle. Y los fariseos y los letrados murmuraban entre ellos:
-Ese acoge a los pecadores y come con ellos.
Jesús les dijo esta parábola:
-Sí uno de vosotros tiene cien ovejas y se le pierde una, ¿no deja las noventa y nueve en el campo y va tras la descarriada, hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy contento; y al llegar a casa, reúne a los amigos y a los vecinos para decirles:
-¡Felicitadme!, he encontrado la oveja que se me había perdido.
Os digo que así también habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta, que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse.
Y si una mujer tiene diez monedas y se le pierde una, ¿no enciende una lámpara y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, reúne a las amigas y vecinas para decirles:
-¡Felicitadme!, he encontrado la moneda que se me había perdido.
Os digo que la misma alegría habrá entre los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, se nos presenta dos de las «parábolas de la misericordia». Cuando «habla del pastor que va tras la oveja descarriada, de la mujer que busca el dracma». Nos llena de una inmensa alegría saber que Dios siempre está buscándonos, persiguiéndonos con su gracia, adelantándose a nuestras necesidades, cuidándonos como a niños recién nacidos. A veces sufrimos porque nos olvidamos de que Dios es nuestro Padre, el Buen Pastor, el que da la vida para que nos salvemos. Si viviéramos con esta esperanza, habría más confianza y, por tanto, más seguridad en nuestra vida. Enfrentaríamos las dificultades con mayor serenidad, porque sabemos que Dios está con nosotros, y que con Él siempre existen posibilidades de salvación, por más extraviada que parezca nuestra existencia. Su amor es fuerte. Cristo nos lleva sobre sus hombros. ¡Vivamos agarrados al Señor, acercándonos a los sacramentos! Al mismo tiempo, Jesús nos da la responsabilidad de saber llevarnos unos a otros. No seamos indiferentes ante quienes vagan por el desierto de la fe. Como bautizados, hemos de vivir con la sed y la inquietud de que más personas amen a Cristo. Por último, recordemos que Jesús siempre nos perdona, pero la gracia no excluye su justicia. Dejemos que su amistad nos vaya realmente transformando.

Comentando este pasaje del Evangelio el Papa Emérito, Benedicto XVI, dice: «Queridos amigos, ¿como no abrir nuestro corazón a la certeza de que, aunque seamos pecadores, somos amados por Dios? No se cansa nunca de salir a nuestro paso, de ser el primero en recorrer el camino que nos separa de Él. El libro del Éxodo nos muestra cómo Moisés, con una súplica confiada y audaz, logró, por así decir, cambiar a Dios del trono del juicio al trono de la misericordia. El arrepentimiento es la medida de la fe y gracias a él se regresa a la Verdad» (Benedicto XVI, 12 de septiembre de 2010).

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

1213216828013_f

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 14,25-33: No puede ser discípulo mío.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 14,25-33: No puede ser discípulo mío.

En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús; él se volvió y les dijo:
-Si alguno se viene conmigo y no pospone a su padre y a su madre, y a su mujer y a sus hijos, y a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío.
Quien no lleve su cruz detrás de mí, no puede ser discípulo mío.
Así, ¿quién de vosotros, si quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla?
No sea que, si echa los cimientos y no puede acabarla, se pongan a burlarse de él los que miran, diciendo:
«Este hombre empezó a construir y no ha sido capaz de acabar.»
¿O qué rey, si va a dar la batalla a otro rey, no se sienta primero a deliberar si con diez mil hombres podrá salir al paso del que le ataca con veinte mil?
Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía legados para pedir condiciones de paz.
Lo mismo vosotros: el que no renuncia a todos sus bienes, no puede ser discípulo mío.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, se va repitiendo constantemente «no puede ser discípulo mío» , nos encontramos con las condiciones para el seguimiento, una de ellas la renuncia. De este modo nos invita a ser sobrios y a evitar las preocupaciones excesivas de este mundo. ¡Que Dios no nos encuentre distraídos o dedicados a las cosas materiales!. Quien quiera seguir a Cristo de un modo entregado, debe aprender a renunciar de corazón a todo lo que no sea Cristo, aunque sea bueno, poniendo a Él en el centro de su vida, su mensaje, su reino, sus bienaventuranzas. Hasta poder llegar a ser interiormente libre para Dios y para los demás.

El Señor es claro y radical en sus palabras: hay que renunciar a todo, y lo que mas nos cuesta, el darnos a nosotros mismos, nuestro tiempo, nuestra persona, perdernos a nosotros mismos, somos expropiados, ya no nos pertenecemos. Él nos exige tanto porque a la vez nos ofrece su gran amor de Dios hecho hombre y puede dar sentido pleno a nuestra existencia. No existe otro camino para ser discípulos de Cristo, porque el amor verdadero siempre lo da todo. No esperemos las grandes ocasiones, tomemos la cruz en los detalles de todos los días.Decía la Beata Teresa de Calcuta: “ Tenemos que dar hasta que nos duela”. El amor verdadero se da sin reservas. Se da todo, completamente.

También hoy se nos propone la memoria de San Carlos Borromeo. Era de familia muy rica. Su hermano mayor, a quien correspondía la mayor parte de la herencia, murió repentinamente al caer de un caballo. El consideró la muerte de su hermano como un aviso enviado por el cielo, para estar preparado porque el día menos pensado llega Dios por medio de la muerte a pedirnos cuentas. Renunció a sus riquezas y fue ordenado sacerdote y mas tarde Arzobispo de Milán.

Su escudo de Obispo llevaba una sola palabra: «Humilitas», humildad. El, siendo noble y riquísimo, vivía cerca del pueblo, prívandose de lujos. Fue llamado con razón «padre de los pobres». Decía que un obispo demasiado cuidadoso de su salud no consigue llegar a ser santo y que a todo sacerdote y a todo apóstol deben sobrarle trabajos para hacer, en vez de tener tiempo de sobra para perder. Para con los necesitados era supremamente comprensivo. Para con sus colaboradores era muy amigable y atento, pero exigente. Y para consigo mismo era exigentísimo y severo.

Fundó seminarios para formar sacerdotes bien preparados, y redactó para esos institutos unos reglamentos tan sabios, que muchos obispos los copiaron para organizar según ellos sus propios seminarios. Murió joven y pobre, habiendo enriquecido enormemente a muchos con la gracia. Murió diciendo: «Ya voy, Señor, ya voy».

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

jesus-cena

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 14,15-24: Sal por los caminos y senderos e insísteles hasta que entren y se me llene la casa.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 14,15-24: Sal por los caminos y senderos e insísteles hasta que entren y se me llene la casa.

En aquel tiempo, uno de los comensales dijo a Jesús:
-«¡Dichoso el que coma en el banquete del reino de Dios!»
Jesús le contestó:
-«Un hombre daba un gran banquete y convidó a mucha gente; a la hora del banquete mandó un criado a avisar a los convidados: «Venid, que ya está preparado.» Pero ellos se excusaron uno tras otro. El primero le dijo: «He comprado un campo y tengo que ir a verlo. Dispénsame, por favor. » Otro dijo: «He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlas. Dispénsame, por favor.» Otro dijo: «Me acabo de casar y, naturalmente, no puedo ir.» El criado volvió a contárselo al amo. Entonces el dueño de casa, indignado, le dijo al criado: «Sal corriendo a las plazas y calles de la ciudad y tráete a los pobres, a los lisiados, a los ciegos y a los cojos.» El criado dijo: «Señor, se ha hecho lo que mandaste, y todavía queda sitio.» Entonces el amo le dijo: «Sal por los caminos y senderos e insísteles hasta que entren y se me llene la casa.» Y os digo que ninguno de aquellos convidados probará mi banquete.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con la parábola del gran banquete, donde se nos quiere resaltar que las puertas del Reino se abren a todos, signo del amor gratuito de Dios, se describe como un festín. Según el lenguaje del A.T. en los profetas, en los tiempos mesiánicos el Señor preparará para todos los pueblos en el monte Sión, en la ciudad de Jerusalén, una mesa de manjares suculentos y de vinos de solera (Is 25,6).

Otro de los temas que deberíamos llevar a nuestra reflexión, son el tema de las excusas, de las justificaciones… muchas veces somos nosotros mismos los que nos alejamos con nuestro actuar, nos autoengañamos, nos autoexcluimos de la fiesta por la ceguera de nuestros mezquinos intereses. En el fondo, le estamos dando la negativa a la amistad con Dios. Si el Señor nos invita al banquete de la Eucaristía no es porque seamos dignos, sino porque Dios nos dignifica con su llamada.

También hoy hacemos memoria de San Martín de Porres, Nació en la ciudad de Lima, Perú, el día 9 de diciembre del año 1579. Martín conoció al Fraile Juan de Lorenzana, quien lo invita a entrar en el Convento de Nuestra Señora del Rosario. San Martín tiene un sueño que Dios le desbarata: «Pasar desapercibido y ser el último». Su anhelo más profundo siempre es de seguir a Jesús. Se le confía la limpieza de la casa; por lo que la escoba será, con la cruz, la gran compañera de su vida. Sirve y atiende a todos, pero no es comprendido por todos. Fue canonizado por Juan XXIII en 1962. Recordaba el Papa, en la homilía de la canonización, las devociones en que se había distinguido el nuevo Santo: su profunda humildad que le hacía considerar a todos superiores a él, su celo apostólico, y sus continuos desvelos por atender a enfermos y necesitados, lo que le valió, por parte de todo el pueblo, el hermoso apelativo de «Martín de la caridad».

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

camino

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 14,1-6: Que no tiemble vuestro corazón; creed en Dios y creed también en mí.

EVANGELIO DEL DÍA:
(Se puede elegir un evangelio de los propuestos para las misas de difuntos):

Jn 14,1-6: Que no tiemble vuestro corazón; creed en Dios y creed también en mí.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Que no tiemble vuestro corazón; creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas estancias; si no fuera así, ¿os habría dicho que voy a prepararos sitio? Cuando vaya y os prepare sitio, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo, «estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino.»
Tomás le dice:
– «Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?»
Jesús le responde:
– «Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí.»

DIA DE LOS FIELES DIFUNTOS. Lunes. Ver el leccionario para las misas de los difuntos.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En este día en que recordamos a los fieles difuntos, la Iglesia nos invita a meditar en el misterio de la muerte, en ese momento en el que seremos despojados de todo lo terreno, y seremos colmados de todo el amor de Dios. Nuestra vocación: la vida eterna.

Hoy celebramos la vida y no la muerte. Nuestra fe cristiana no celebra el culto a la muerte, sino a la vida. La misma visita a los cementerios, lugares de descanso, etimológicamente significa dormitorio- como bien recoge el pueblo fiel, “se durmieron en el Señor”. “Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro”.

El Papa Emerito nos comenta esta fiesta: “Por eso, es muy significativo y apropiado que, después de la fiesta de Todos los Santos, la liturgia nos haga celebrar mañana la conmemoración de todos los Fieles Difuntos. La «comunión de los santos», que profesamos en el Credo, es una realidad que se construye aquí en la tierra, pero que se manifestará plenamente cuando veamos a Dios «tal cual es» (1 Jn 3, 2). Es la realidad de una familia unida por profundos vínculos de solidaridad espiritual, que une a los fieles difuntos a cuantos son peregrinos en el mundo. Un vínculo misterioso pero real, alimentado por la oración y la participación en el sacramento de la Eucaristía. En el Cuerpo místico de Cristo las almas de los fieles se encuentran, superando la barrera de la muerte, oran unas por otras y realizan en la caridad un íntimo intercambio de dones. En esta dimensión de fe se comprende también la práctica de ofrecer por los difuntos oraciones de sufragio, de modo especial el sacrificio eucarístico, memorial de la Pascua de Cristo, que abrió a los creyentes el paso a la vida eterna. 

 Uniéndome espiritualmente a cuantos van a los cementerios para rezar por sus difuntos, también yo, mañana por la tarde, acudiré a orar a la cripta vaticana, ante las tumbas de los Papas, que forman una corona en torno al sepulcro del apóstol san Pedro, y recordaré de modo especial al amado Juan Pablo II. Queridos amigos, ojalá que la tradicional visita de estos días a las tumbas de nuestros difuntos sea una ocasión para pensar sin temor en el misterio de la muerte y mantener la incesante vigilancia que nos prepara para afrontarlo con serenidad. Que en esto nos ayude la Virgen María, Reina de los santos, a la que ahora nos dirigimos con confianza filial.”

Es bueno y grato a Dios, orar por los difuntos. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.