cathopic_1517823272700941_1

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 1, 18-23: La virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrán por nombre Enmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 1, 18-23: La virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrán por nombre Enmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”

La generación de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, como era justo y no quería difamarla, decidió repudiarla en privado. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados». Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por medio del profeta: «Mirad: la virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrán por nombre Enmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”».

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Hoy celebremos con alegría el Nacimiento de María, la Virgen. El Papa Francisco en el final del ángelus, del 7 de septiembre de 2014, nos invita: “Y recordad que mañana – como he dicho- es la conmemoración litúrgica de la Natividad de la Virgen. Sería su cumpleaños. ¿Y qué se hace cuando mamá festeja el cumpleaños? Se la felicita, se la festeja… Mañana, recordarlo, desde la mañana temprano, desde vuestro corazón y desde vuestra boca, saludad a la Virgen y decidle: “¡Muchas felicidades!”. Y rezad un Avemaría que nazca del corazón de hijo y de hija. ¡Recordadlo bien!.

El Papa Francisco comenta este pasaje evangélico en la homilía del 8 de septiembre de 2017: “¡Tu nacimiento, Virgen Madre de Dios, es el nuevo amanecer que ha anunciado la alegría a todo el mundo, porque de ti nació el sol de justicia, Cristo, nuestro Dios! La festividad del nacimiento de María proyecta su luz sobre nosotros,[…] María es el primer resplandor que anuncia el final de la noche y, sobre todo, la cercanía del día. Su nacimiento nos hace intuir la iniciativa amorosa, tierna, compasiva, del amor con que Dios se inclina hasta nosotros y nos llama a una maravillosa alianza con Él que nada ni nadie podrá romper. […] El texto evangélico que hemos escuchado culmina llamando a Jesús el Emmanuel, traducido: el Dios con nosotros. Así es como comienza, y así es como termina Mateo su Evangelio: “Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin de los tiempos”. Jesús es el Emmanuel que nace y el Emmanuel que nos acompaña en cada día, el Dios con nosotros que nace y el Dios que camina con nosotros hasta el fin del mundo”.

Recordemos hoy al contemplar a la Bienaventurada Virgen María que también nosotros hemos recibido de Dios una llamada a la santidad, a cumplir una misión concreta en el mundo. Dios nos da a cada uno las gracias necesarias y suficientes, sin que falte una, para llevar a cabo nuestra vocación específica en medio del mundo.

Bajo diversas advocaciones, muchos pueblos y ciudades celebran hoy su fiesta, señalar dos advocaciones de la zona pastoral en la que me encuentro y sirvo: Ntra. Sra. de la Esperanza, en Calasparra y de los Remedios, en Pliego,… No dejemos de festejar hoy a Nuestra Señora como Madre nuestra que es.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Man in the image of Christ reaching out his hand, dark background. Belief in god, christian faith

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 6, 6-11: Estaban al acecho para ver si curaba en sábado, y encontrar de qué acusarlo.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 6, 6-11: Estaban al acecho para ver si curaba en sábado, y encontrar de qué acusarlo.

Otro sábado, entró él en la sinagoga y se puso a enseñar. Había allí un hombre que tenía la mano derecha paralizada. Los escribas y los fariseos estaban al acecho para ver si curaba en sábado, y encontrar de qué acusarlo. Pero él conocía sus pensamientos y dijo al hombre de la mano atrofiada: «Levántate y ponte en medio». Y, levantándose, se quedó en pie. Jesús les dijo: «Os voy a hacer una pregunta: ¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer el bien o el mal, salvar una vida o destruirla?». Y, echando en torno una mirada a todos, le dijo: «Extiende tu mano». Él lo hizo y su mano quedó restablecida. Pero ellos, ciegos por la cólera, discutían qué había que hacer con Jesús.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy continuamos con la cuestión del sábado, ¿Qué esta permitido en sábado? ¿que se puede hacer? ¿cómo hacerlo? Y nos lo presenta en el contexto de una curación, la sanción del hombre con la mano paralizada, pero antes, a causa del acecho de los fariseos para ver si curaba, el Señor les lanza una pregunta: ¿Qué está permitido hacer en sábado? ¿Hacer el bien o el mal? ¿Salvar a un hombre o dejarlo morir?

La realidad del sábado fue tratada muchas veces en sus enseñanzas, para los judíos el sábado tenia una importancia tremenda, toca su fe en Dios, es un día consagrado a Yahvé, lo entendía como dar gloria a Dios, con el tiempo pasa a ser su identidad más profunda y tocaba la ley mosaica. Desde esta situación, para los judíos, el Señor les parece un irreverente y un provocador al tocar el sábado. Sin embargo, el Señor no busca la provocación por la provocación, más bien les interroga para que piensen, hacer prevalecer la estructura legal sobre el bien del hombre es traicionar la voluntad de Dios, esta curación se convierte en signo de que el sábado se hizo para el hombre y que prima el bien siempre, es la búsqueda del bien lo que agrada a Dios, lo que Dios quiere. Buena pauta de conducta.

Hoy nos lanza a nosotros una invitación: hacer en todo momento el bien. Sin embargo, a veces, se nos presenta una elección que no es entre el bien y el mal, sino entre un bien y otro bien; se trata por tanto de ver qué es lo que Dios quiere de nosotros en cada circunstancia precisa.

El Papa Francisco en las misas matutinas, el 14 de marzo de 2017, su reflexión gira en torno a: “Aprender a hacer el bien”. “Dos expresiones llaman la atención […] desistid de hacer el mal, aprender a hacer el bien. […] Al respecto Isaías dice: “desistid de hacer el mal”, de eso que te envenena el alma, que encoge el alma, que te hace enfermar. He aquí la primera actitud requerida: alejarse del mal. Pero no es suficiente. “aprended a hacer el bien” […] esta es la regla de conversión: alejarse del mal y aprender a hacer el bien”.

“Os exhorto a ser protagonistas en el bien. No te sientas bien cuando no haces el mal; no es suficiente, cada uno es culpable del bien que podía hacer y no ha hecho. No es suficiente no odiar, es necesario perdonar; no es suficiente no guardar rencor, debemos orar por los enemigos; no es suficiente no ser causa de división, debemos traer paz donde no existe; no es suficiente no hablar mal de los demás, debemos interrumpir cuando oímos hablar mal a alguien, detener el chisme, esto es hacer el bien. Si no nos oponemos al mal, lo alimentamos tácitamente. Es necesario intervenir donde el mal se propaga; porque el mal se extiende donde no hay cristianos atrevidos que se oponen con el bien”. (P. Francisco, ángelus 12 agosto 2018).

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

cathopic_149053342463691

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 18, 15-20: Si tu hermano peca contra ti, repréndelo estando los dos a solas.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 18, 15-20: Si tu hermano peca contra ti, repréndelo estando los dos a solas.

Si tu hermano peca contra ti, repréndelo estando los dos a solas. Si te hace caso, has salvado a tu hermano. Si no te hace caso, llama a otro o a otros dos, para que todo el asunto quede confirmado por boca de dos o tres testigos. Si no les hace caso, díselo a la comunidad, y si no hace caso ni siquiera a la comunidad, considéralo como un pagano o un publicano. En verdad os digo que todo lo que atéis en la tierra quedará atado en los cielos, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en los cielos. Os digo, además, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, se lo dará mi Padre que está en los cielos. Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy nos presenta el tema de la corrección fraterna en la comunidad de los creyentes. El Papa Francisco en el ángelus del 10 de septiembre de 2014 comenta este pasaje: “La actitud es de delicadeza, prudencia, humildad y atención respecto a quien ha cometido una falta, evitando que las palabras puedan herir y matar al hermano. Porque, vosotros lo sabéis, también las palabras matan. Cuando hablo mal, cuando hago una crítica injusta, cuando «le saco el cuero» a un hermano con mi lengua, esto es matar la fama del otro. También las palabras matan. […] ante Dios todos somos pecadores y necesitados de perdón. Todos. Jesús, en efecto, nos dijo que no juzguemos. La corrección fraterna es un aspecto del amor y de la comunión que deben reinar en la comunidad cristiana, es un servicio mutuo que podemos y debemos prestarnos los unos a los otros. Corregir al hermano es un servicio, y es posible y eficaz sólo si cada uno se reconoce pecador y necesitado del perdón del Señor. La conciencia misma que me hace reconocer el error del otro, antes aún me recuerda que yo mismo me equivoqué y me equivoco muchos veces.”

También contamos con la catequesis dada por el Papa Benedicto XVI, en el ángelus del 4 de septiembre del 2011: “el amor fraterno comporta también un sentido de responsabilidad recíproca, por lo cual, si mi hermano comete una falta contra mí, yo debo actuar con caridad hacia él y, ante todo, hablar con él personalmente, haciéndole presente que aquello que ha dicho o hecho no está bien. Esta forma de actuar se llama corrección fraterna: no es una reacción a una ofensa recibida, sino que está animada por el amor al hermano.[…] ¿Y si el hermano no me escucha? Jesús en el Evangelio de hoy indica una gradualidad: ante todo vuelve a hablarle junto a dos o tres personas, para ayudarle mejor a darse cuenta de lo que ha hecho; si, a pesar de esto, él rechaza la observación, es necesario decirlo a la comunidad; y si tampoco no escucha a la comunidad, es preciso hacerle notar el distanciamiento que él mismo ha provocado, separándose de la comunión de la Iglesia. Todo esto indica que existe una corresponsabilidad en el camino de la vida cristiana: cada uno, consciente de sus propios límites y defectos, está llamado a acoger la corrección fraterna y ayudar a los demás con este servicio particular.

Otro fruto de la caridad en la comunidad es la oración en común. Dice Jesús: «Si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, se lo dará mi Padre que está en el cielo. Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos». La oración personal es ciertamente importante, es más, indispensable, pero el Señor asegura su presencia a la comunidad que —incluso siendo muy pequeña— es unida y unánime, porque ella refleja la realidad misma de Dios uno y trino, perfecta comunión de amor. […] Debemos ejercitarnos tanto en la corrección fraterna, que requiere mucha humildad y sencillez de corazón, como en la oración, para que suba a Dios desde una comunidad verdaderamente unida en Cristo.”

Es domingo, el día del Señor, ¡Feliz domingo! Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

cathopic_1518802987202104

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 6, 1-5: El Hijo del hombre es señor del sábado.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 6, 1-5: El Hijo del hombre es señor del sábado.

Un sábado, iba él caminando por medio de un sembrado y sus discípulos arrancaban y comían espigas, frotándolas con las manos. Unos fariseos dijeron: «¿Por qué hacéis en sábado lo que no está permitido?». Respondiendo Jesús, les dijo: «¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y sus compañeros sintieron hambre? Entró en la casa de Dios, y tomando los panes de la proposición, que solo está permitido comer a los sacerdotes, comió él y dio a los que estaban con él». Y les decía: «El Hijo del hombre es señor del sábado».

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy nos presenta las críticas realizadas a los discípulos de Ntro. Señor, los que no eran partidarios de Él, siempre andaban buscando algún motivo para acusarlo, y tener motivo para aprehenderlo. No es fácil ser cristiano, nunca lo ha sido, simplemente por intentar ser seguidor del Señor, se nos exige más que a nadie, porque se supone que el listón lo tenemos muy alto, aunque nos critiquen y le importe poco en quién creemos y qué es lo que creemos, pero hemos de estar preparados para ser siempre juzgados por los que nos exigirán siempre más, siempre andamos faltos de amar mas y mejor.

Con el tema del sábado, el Señor nos avisa y nos pone delante lo esencial. “El Hijo del hombre es Señor del sábado”. Es reconocer que todo lo bueno me viene de Él. Reconocer a nuestro Salvador, e ir dándole el lugar que debe ocupar en nuestro corazón, en nuestra vida, en nuestras cosas de todos los días.

También hoy celebramos la memoria de una santa, cercana en el tiempo a nosotros, madre Teresa de Calcuta, contemporánea de alguno de nosotros, acudo para su biografía a la oficial ofrecida por el Vaticano sobre ella, resalto algunos puntos: “De sangre soy albanesa. De ciudadanía, India. En lo referente a la fe, soy una monja Católica. Por mi vocación, pertenezco al mundo. En lo que se refiere a mi corazón, pertenezco totalmente al Corazón de Jesús”. De pequeña estatura, firme como una roca en su fe, a Madre Teresa de Calcuta le fue confiada la misión de proclamar la sed de amor de Dios por la humanidad, especialmente por los más pobres entre los pobres. “Dios ama todavía al mundo y nos envía a ti y a mi para que seamos su amor y su compasión por los pobres”. Fue un alma llena de la luz de Cristo, inflamada de amor por Él y ardiendo con un único deseo: “saciar su sed de amor y de almas” . […] Caracterizada por su caridad, altruismo y coraje, por su capacidad para el trabajo duro y por un talento natural de organizadora, vivió su consagración a Jesús entre sus compañeras con fidelidad y alegría. […], la sed de amor y de almas se apoderó de su corazón y el deseo de saciar la sed de Jesús se convirtió en la fuerza motriz de toda su vida. […] Comenzaba cada día entrando en comunión con Jesús en la Eucaristía y salía de casa, con el rosario en la mano, para encontrar y servir a Jesús en “los no deseados, los no amados, aquellos de los que nadie se ocupaba”. Después de algunos meses comenzaron a unirse a ella, una a una, sus antiguas alumnas. […] Toda la vida y el trabajo de Madre Teresa fue un testimonio de la alegría de amar, de la grandeza y de la dignidad de cada persona humana, del valor de las cosas pequeñas hechas con fidelidad y amor, y del valor incomparable de la amistad con Dios.

Recuerda que es sábado, día de especial consagración a Ntra. Señora la Santísima Virgen María. Acude a Ella, procura acercarte y aprender de Ntra. Madre. Que Ella te proteja y te ayude.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

1480939583530490

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 5, 33-39: A vino nuevo, odres nuevos.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 5, 33-39: A vino nuevo, odres nuevos.

Los fariseos y los escribas dijeron a Jesús: «Los discípulos de Juan ayunan a menudo y oran, y los de los fariseos también; en cambio, los tuyos, a comer y a beber». Jesús les dijo: «¿Acaso podéis hacer ayunar a los invitados a la boda mientras el esposo está con ellos? Llegarán días en que les arrebatarán al esposo, entonces ayunarán en aquellos días». Les dijo también una parábola: «Nadie recorta una pieza de un manto nuevo para ponérsela a un manto viejo; porque, si lo hace, el nuevo se rompe y al viejo no le cuadra la pieza del nuevo. Nadie echa vino nuevo en odres viejos: porque, si lo hace, el vino nuevo reventará los odres y se derramará, y los odres se estropearán. A vino nuevo, odres nuevos. Nadie que cate vino añejo quiere del nuevo, pues dirá: “El añejo es mejor”»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy cuestiona el proceder de sus discípulos y los acusan de poco religiosos: “en cambio, los tuyos, a comer y a beber”, acusación, que también dirán mas tarde de Ntro. Señor al compararlo con Juan Bautista. Jesús les dijo: “¿Acaso podéis hacer ayunar a los invitados a la boda mientras el esposo está con ellos?”, Jesús se compara a sí mismo con el Novio y a nosotros con los amigos del novio. “Permaneced en mí -dice el Señor- para que mi alegría este en vosotros, para que vuestra alegría llegue a plenitud”. Es toda una llamada a vivir en la presencia del Señor, a entrar en una nueva dinámica de dejar que lo haga todo nuevo, Dios hace nuevas todas las cosas, esa vida nueva del discípulo, del seguidor de Cristo. La vida nueva que Dios nos ofrece requiere unos odres nuevos en nuestro corazón, necesitamos de la voluntad generosa para responder al amor que Dios nos tiene, con el espíritu nuevo de quien ha encontrado todo en el Señor, como quien ha descubierto en Él todo el sentido de la vida.

También hoy celebramos una advocación de la Bienaventurada Virgen Maria, Ntra. Sra. de la Consolación. Advocación agustiniana y tomamos de su espiritualidad una oración dedicada a Ella:

¡Virgen Santísima!
Tú eres la consolación única y perenne de la Iglesia a la que amas y protejes.
Consuela a nuestros pastores que son tuyos y deben iluminar a la sociedad moderna tan difícil.
Consuela a las comunidades cristianas con el don de numerosas y seguras vocaciones sacerdotales y religiosas.
Consuela a cuantos están investidos de autoridad y de responsabilidades civiles y religiosas, sociales y políticas, para que tengan como meta el bien común, el desarrollo integral del hombre.
Consuela a este buen pueblo que te ama y te venera;
a las numerosas familias de emigrantes,
a los desempleados, a los que sufren,
a quienes llevan en el cuerpo y en el alma
las heridas causadas por situaciones dolorosas;
a los jóvenes, a los que sienten en el corazón una ardiente necesidad
de amor, de altruismo, de caridad, de entrega;
¡Oh, Madre del Consuelo!
Consuélanos a todos, como consolaste un día
a Santa Mónica ante el alejamiento de su hijo Agustín
e intercede por todos nuestros hijos
para que encuentren la felicidad del Camino que es tu Hijo Jesucristo.
Haznos a todos entender que el secreto de la felicidad
está en la bondad y en seguir siempre fielmente a tu Hijo Jesús.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

paddle-839814_1920

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 5, 1.3-11: No temas; desde ahora serás pescador de hombres.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 5, 1.3-11: No temas; desde ahora serás pescador de hombres.

Una vez que la gente se agolpaba en torno a él para oír la palabra de Dios. Subiendo a una de las barcas, que era la de Simón, le pidió que la apartara un poco de tierra. Desde la barca, sentado, enseñaba a la gente. Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: «Rema mar adentro, y echad vuestras redes para la pesca». Respondió Simón y dijo: «Maestro, hemos estado bregando toda la noche y no hemos recogido nada; pero, por tu palabra, echaré las redes». Y, puestos a la obra, hicieron una redada tan grande de peces que las redes comenzaban a reventarse. Entonces hicieron señas a los compañeros, que estaban en la otra barca, para que vinieran a echarles una mano. Vinieron y llenaron las dos barcas, hasta el punto de que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se echó a los pies de Jesús diciendo: «Señor, apártate de mí, que soy un hombre pecador». Y es que el estupor se había apoderado de él y de los que estaban con él, por la redada de peces que habían recogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Y Jesús dijo a Simón: «No temas; desde ahora serás pescador de hombres». Entonces sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy se nos presenta el relato de la “pesca milagrosa”, El Señor estaba enseñando y la gente se agolpaba para oír la Palabra de Dios. Después de la enseñanza es cuando invita a Pedro a “remar mar adentro” y Simón Pedro le confiesa al Señor que “por tu palabra, echaré las redes”. Toda la noche trabajando, sin éxito, pero por tí, lo vuelvo a intentar. Y fruto de esa confianza, se produce el milagro, cuantas veces el Señor antes de realizar una obra extraordinaria, siempre, pide a su interlocutor, su colaboración, “se haga según tu fe”, y obra el milagro.

El Papa San Juan Pablo II, eligió como exhortación al termino del jubileo del año 2000 la invitación: “Duc in altum”, a remar mar adentro, confiando en la palabra y en la presencia vivificante de Jesús. En el discurso dado a los jóvenes como preparación de la Jornada Mundial de la Juventud, explica que quiere decir con Remar mar adentro: “Remar mar adentro ¿para ir a dónde? La respuesta es clara: para ir al encuentro del hombre, misterio insondable; y para ir a todos los hombres, océano ilimitado. Esto es posible en una iglesia misionera, capaz de hablar a la gente y, sobre todo, capaz de llegar al corazón del hombre porque allí, en ese lugar intimo y sagrado, se realiza el encuentro salvífico con Cristo”.

En la carta apostólica “Novo Milenio Ineunte” de S. Juan Pablo II, comienza con el pasaje evangélico de hoy, ¡Duc in altum! “Esta palabra resuena también hoy para nosotros y nos invita a recordar con gratitud el pasado, a vivir con pasión el presente y a abrirnos con confianza al futuro: “Jesucristo es el mismo, ayer, hoy y siempre”, y en la conclusión, nos invita a acoger el mandato de Ntro. Señor : “Duc in altum!” : “¡Caminemos con esperanza![…] El Cristo contemplado y amado ahora nos invita una vez más a ponernos en camino: “Id pues y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

healing-4054923_1920

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 4, 38-44: La suegra de Simón estaba con fiebre muy alta y le rogaron por ella.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 4, 38-44: La suegra de Simón estaba con fiebre muy alta y le rogaron por ella.

Al salir Jesús de la sinagoga, entró en la casa de Simón. La suegra de Simón estaba con fiebre muy alta y le rogaron por ella. Él, inclinándose sobre ella, increpó a la fiebre, y se le pasó; ella, levantándose enseguida, se puso a servirles. Al ponerse el sol, todos cuantos tenían enfermos con diversas dolencias se los llevaban, y él, imponiendo las manos sobre cada uno, los iba curando. De muchos de ellos salían también demonios, que gritaban y decían: «Tú eres el Hijo de Dios». Los increpaba y no les dejaba hablar, porque sabían que él era el Mesías. Al hacerse de día, salió y se fue a un lugar desierto. La gente lo andaba buscando y, llegando donde estaba, intentaban retenerlo para que no se separara de ellos. Pero él les dijo: «Es necesario que proclame el reino de Dios también a las otras ciudades, pues para esto he sido enviado». Y predicaba en las sinagogas de Judea.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy nos presenta la curación de la suegra de Pedro. El Señor siempre ha sido sensible a los que sufrían o eran tocados por la enfermedad, los acogía, resalta su cercanía, los tocaba, les dedicaba su tiempo, les ayudaba, los sanaba. Aunque la curación siempre la unía con la fe o el grado de confianza que ponían en Él, “se haga según tu fe”, más que resaltar el milagro lo condicionaba a la fe, mostraba el poder de la fe, era una prueba del inmenso regalo que es la fe. En el pasaje evangélico nos pone delante de la realidad de la enfermedad, siempre es una prueba, nos muestra nuestra debilidad y fragilidad, nos abre a la ayuda de los otros, nos muestra que nos necesitamos, sin embargo, para los que han acogido el don de la fe, experimentan la dicha que esa fe viene en su ayuda, puede iluminar y acercar al misterio del dolor, nada es un sin sentido, ni nada es inútil para el que ama, el amor de Dios nos da la clave, nos une a la redención de Ntro. Señor Jesucristo, nos poda, purifica y nos salva.

El Papa Francisco en el ángelus del 8 de febrero de 2015 reflexiona sobre este pasaje evangélico: “Predicar y curar: esta es la actividad principal de Jesús en su vida pública. Con la predicación anuncia el reino de Dios, y con la curación demuestra que está cerca, que el reino de Dios está en medio de nosotros.

Al entrar en la casa de Simón Pedro, Jesús ve que su suegra está en la cama con fiebre; enseguida le toma la mano, la cura y la levanta.[…] Jesús se revela médico, tanto de las almas como de los cuerpos, buen samaritano del hombre. Es el verdadero Salvador: Jesús salva, Jesús cura, Jesús sana. […] Enviando en misión a sus discípulos, Jesús les confiere un doble mandato: anunciar el Evangelio de la salvación y curar los enfermos.[…] curar a un enfermo, acogerlo, servirlo, es servir a Cristo: el enfermo es la carne de Cristo.[…] Por lo tanto, cada uno de nosotros está llamado a llevar la luz de la palabra de Dios y la fuerza de la gracia a quienes sufren y a cuantos los asisten, familiares, médicos y enfermeros, para que el servicio al enfermo se preste cada vez más con humanidad, con entrega generosa, con amor evangélico y con ternura. La iglesia madre, mediante nuestras manos, acaricia nuestros sufrimientos y cura nuestras heridas, y lo hace con ternura de madre”.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

wiltamayo-1578532775512-cathopic

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 4, 31-37: Su fama se difundía por todos los lugares de la comarca.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 4, 31-37: Su fama se difundía por todos los lugares de la comarca.

Y bajó a Cafarnaún, ciudad de Galilea, y los sábados les enseñaba. Se quedaban asombrados de su enseñanza, porque su palabra estaba llena de autoridad. Había en la sinagoga un hombre poseído por un espíritu de demonio inmundo y se puso a gritar con fuerte voz: «¡Basta! ¿Qué tenemos que ver nosotros contigo, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios». Pero Jesús le increpó diciendo: «¡Cállate y sal de él!». Entonces el demonio, tirando al hombre por tierra en medio de la gente, salió sin hacerle daño. Quedaron todos asombrados y comentaban entre sí: «¿Qué clase de palabra es esta? Pues da órdenes con autoridad y poder a los espíritus inmundos, y salen». Y su fama se difundía por todos los lugares de la comarca.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, el Señor cura a un poseso. Las gentes que presenciaron la liberación del endemoniado se quedaron admiradas por el poder del Señor. El mensaje principal del Evangelio no es manifestarnos el poder del mal, sino que Dios nos ama y nos ofrece su misericordia. Cuántos motivos para la alegría tenemos en esta verdad. Todos nuestros sentimientos de culpa, nuestros remordimientos, etc., encuentran su perdón en Cristo Jesús. El Señor aparece liberando al hombre del mal que lo esclaviza, el Señor es el único salvador del hombre. Hace crecer en las personas lo bueno y lo verdadero que Dios ha dado a cada persona. El pasaje pone el acento en su enseñar con autoridad, la enseñanza del Señor esta unida a su vida y en este sentido su vida fue una continua enseñanza. Su autoridad no se impone a la fuerza, sino que su fuerza esta en su coherencia de vida, toda una llamada para nosotros a vivir en verdad.

El Papa Francisco comenta este pasaje evangélico en el ángelus del 28 de enero de 2018: “En la sinagoga de Cafarnaún hay un hombre poseído por un espíritu inmundo, que se manifiesta gritando estas palabras. “¿que tenemos nosotros contigo, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Sé quien eres tú: el Santo de Dios”. El diablo dice la verdad: Jesús ha venido para destruir al diablo, para destruir al demonio, para vencerlo. Este espíritu inmundo conoce el poder de Jesús y proclama también la santidad. Jesús lo grita, diciéndole: “Cállate y sal de él”. Estas pocas palabras de Jesús bastan para obtener la victoria de Satanás, el cual sale de ese hombre “agitándole violentamente”, dice el Evangelio.

Este hecho impresiona mucho a los presentes; todos se quedaron pasmados y se preguntan: “¿Qué es esto? […] Manda hasta los espíritus inmundos y le obedecen”. El poder de Jesús confirma la autoridad de su enseñanza. Él no pronuncia solo palabras, sino que actúa. Así manifiesta el proyecto de Dios con las palabras y con el poder de las obras. En el Evangelio, de hecho, vemos que Jesús, en su misión terrena, revela el amor de Dios tanto con la predicación como con innumerables gestos de atención y socorro a los enfermos, a los necesitados, a los niños, a los pecadores. Jesús es nuestro Maestro, poderoso en palabras y en obras. Jesús nos comunica toda la luz […]; nos comunica también la fuerza necesaria para superar las dificultades, las pruebas, las tentaciones.”

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

1481481181750563

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 4, 16-22.24-27.29-30: Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 4, 16-22.24-27.29-30: Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír.

Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el rollo del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a evangelizar a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista; a poner en libertad a los oprimidos; a proclamar el año de gracia del Señor». Y, enrollando el rollo y devolviéndolo al que lo ayudaba, se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos clavados en él. Y él comenzó a decirles: «Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír». Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de su boca. Y decían: «¿No es este el hijo de José?». Y añadió: «En verdad os digo que ningún profeta es aceptado en su pueblo. Puedo aseguraros que en Israel había muchas viudas en los días de Elías, cuando estuvo cerrado el cielo tres años y seis meses y hubo una gran hambre en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías sino a una viuda de Sarepta, en el territorio de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo, sin embargo, ninguno de ellos fue curado sino Naamán, el sirio». Lo echaron fuera del pueblo y lo llevaron hasta un precipicio del monte sobre el que estaba edificado su pueblo, con intención de despeñarlo. Pero Jesús se abrió paso entre ellos y seguía su camino.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy vemos a Jesús, el Señor, visitando su pueblo y a sus gentes, “fue a Nazaret” y como otras veces nos resalta el pasaje que acude a la sinagoga, “como era su costumbre”. Son muchas las veces que nos destacará la importancia de la oración en su vida. Hoy, participa en la liturgia de la celebración y proclama el pasaje del profeta Isaías y al terminar sorprende con las palabras: “hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír”. La mejor homilía el testimonio de su vida. El texto del profeta nos muestra su misión. Es su vida la que hace visible este pasaje. Podemos mirar sus acciones y contemplar como el evangelio se cumple, se hace realidad. Mucha gente se acercara a Dios contemplando la vida de los cristianos, nuestras acciones tienen que reflejar evangelio, mostrar al Dios vivo. ¡Ojalá! Cada uno de nosotros podamos afirmar cada día: hoy se cumple en mí. Una de las bienaventuranzas enunciadas por Nuestro Señor es esa: “Dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen”. En definitiva, la hacen vida, toca su existencia, se dejan transformar por la Palabra.

Y otro punto para interiorizar lo encontramos en la segunda parte del pasaje: “Ningún profeta es bien mirado en su tierra”. Estamos llamados los cristianos a vivir en fidelidad al Señor, fidelidad a su mensaje, y eso nos lleva a ir contracorriente, y como nos mencionaban las lecturas de este domingo: “no os ajustes a este mundo”, o la corrección realizada a San Pedro: “me haces tropezar, tú piensas como los hombres”. Nuestro Papa Francisco, insistentemente nos exhorta a no aliarnos con el espíritu del mundo y evitar caer en el riesgo de la mundanidad. Eso casi seguro nos acarreara ser visto como “bichos raros”, a que se nos catalogue con multitud de etiquetas, todas ellas mal vistas, para quitarnos fuerza… no aplaudir lo que imponga el espíritu de nuestro mundo, es prepararnos para contar con la critica como mínimo, o con la oportunidad de dar testimonio por el Señor, aquí ya entra la persecución, el discípulo no es más que el Maestro, “dichosos cuando os persigan por mi causa” nos recordará el Señor, y nos invitará a no perder ni la paz , ni la alegría, frutos de su espíritu.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

cathopic_1543528156987098

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 16, 21-27: ¿Pues de qué le servirá a un hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma?

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 16, 21-27: ¿Pues de qué le servirá a un hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma?

Desde entonces comenzó Jesús a manifestar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, y que tenía que ser ejecutado y resucitar al tercer día. Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo: «¡Lejos de ti tal cosa, Señor! Eso no puede pasarte». Jesús se volvió y dijo a Pedro: «¡Ponte detrás de mí, Satanás! Eres para mí piedra de tropiezo, porque tú piensas como los hombres, no como Dios». Entonces dijo a los discípulos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y me siga. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí, la encontrará. ¿Pues de qué le servirá a un hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del hombre vendrá, con la gloria de su Padre, entre sus ángeles, y entonces pagará a cada uno según su conducta.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy es continuación del que escuchamos el domingo pasado, esta enmarcado dentro de la confesión de fe de San Pedro donde recibe del Señor palabras de felicitación: “dichoso tú” , sin embargo, hoy, nos encontramos con la corrección de Ntro. Señor: “Apartate de mí, me haces tropezar, tú piensas como los hombres”. Tentación muy común, también en nuestro tiempo, amoldarnos a los valores que rigen el mundo, mundanizarnos -que diría el Papa Francisco-, en la liturgia de hoy, con la segunda lectura de San Pablo insiste en estar atentos ante esta amenaza: «No os amoldéis a este mundo —no entrar en los esquemas de este mundo—, sino transformaos por la renovación de la mente, para que sepáis discernir cuál es la voluntad de Dios». Ahondando con palabras del Papa Francisco, en el ángelus del 31 de agosto del 2014: “Es triste encontrar cristianos «aguados», que se parecen al vino diluido, y no se sabe si son cristianos o mundanos, como el vino diluido no se sabe si es vino o agua. Es triste esto. Es triste encontrar cristianos que ya no son la sal de la tierra, y sabemos que cuando la sal pierde su sabor ya no sirve para nada. Su sal perdió el sabor porque se entregaron al espíritu del mundo, es decir, se convirtieron en mundanos. Por ello es necesario renovarse continuamente recurriendo a la savia del Evangelio.”

Cuando el Señor comienza a presentar a los discípulos la realidad de la Cruz, del sufrimiento, le escandaliza, no entienden, y vemos como Pedro, casi como portavoz de los apóstoles, en privado, quiere evitarlo, le expresa que se equivoca por ese camino, que no puede ser, en definitiva, no comprende, le escandaliza la Cruz. El Papa Francisco en el ángelus del 3 de septiembre de 2017 penetra en esta cuestión: “la tentación de querer seguir a un Cristo sin cruz, es más, de enseñar a Dios el camino justo, como Pedro: «No, no Señor, esto no, no sucederá nunca». Pero Jesús nos recuerda que su vía es la vía del amor, y no existe el verdadero amor sin sacrificio de sí mismo. Estamos llamados a no dejarnos absorber por la visión de este mundo, sino a ser cada vez más conscientes de la necesidad y de la fatiga para nosotros cristianos de caminar siempre a contracorriente y cuesta arriba.”

Y otro punto para nuestra meditación es la invitación al seguimiento abrazando la cruz: “El que quiera venir conmigo, que renuncie a sí mismo, que tome su cruz y me siga”. Para el seguimiento es importante entrar en la dinámica vivida en el monte de los olivos: velad, orad y ofrecerse. Que “NO se haga mi voluntad sino la tuya”, NO lo que yo quiero sino lo que quieres tú, querer lo que Dios quiere, esto lleva consigo la primera premisa para el discípulo, el negarse a uno mismo, olvido de uno mismo para poner en primer lugar agradar a Dios.

Siguiente paso: abrazar la Cruz, haciendo de la vida una ofrenda, de nada me serviría si me faltase el amor, -nos recordará San Pablo-, por grandes cosas que llegáramos a hacer si no es el amor el que nos mueve estaríamos perdiendo el tiempo. La Cruz nos habla de entrega, pero entrega por amor, es la culminación de una multitud de pequeños actos de donación a lo largo de su vida. El ejemplo del Señor nos enseña que cualquier circunstancia en nuestra vida, vivida por el amor, tiene un valor de salvación. Para llevar nuestra cruz con amor debemos contemplar al Señor. Si queremos saber si amamos de verdad, miremos a Cristo crucificado; y si nuestro amor es como el suyo, es decir, donación total y con obras concretas, si obedecemos sus mandamientos aunque nos cuesten, si le ponemos a Él en la cúspide de nuestra jerarquía de valores, entonces nuestro amor será auténtico; entonces seremos cristianos de verdad, porque hay donación y entrega en nuestra vida.

Feliz domingo, feliz día del Señor. Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.