advent-1883816_1280

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 21,25-28.34-36: Se acerca vuestra liberación.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 21,25-28.34-36: Se acerca vuestra liberación.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros se tambalearán. Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y majestad. Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación. Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y los agobios de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra. Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir y manteneros en pie ante el Hijo del hombre.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Con el inicio del Adviento se abre una nueva etapa. Es un momento especial de gracia, tiempo favorable, tiempo de bendición. El Evangelio nos invita a vigilar, a estar atentos. El Señor nos habla del final de los tiempos pero nos invita a no tener miedo y quiere que tengamos esa misma actitud de atención, de cuidado, de vigilancia.
Cuantos santos han vivido y nos recomienda tomarnos nuestra vida en plenitud y para ello, nos puede ayudar el vivir cada cosa, cada acontecimiento, cada acción, como si fuera la última vez, sopesar cada cosa, nuestras acciones con este prisma de final.

El Evangelio de hoy nos presenta una serie de imágenes con las que el Señor exhorta a la vigilancia, en espera de su retorno. Él viene a librarnos del mal mortal que es el pecado. ¡Cristo viene! No es un Dios lejano, desinteresado de nosotros o de nuestras cosas, se trata de un Dios Amor, Padre misericordioso.

Éste es un tiempo espiritual de esperanza, es un período que se nos brinda que Dios nos regala. ¡Salgamos al encuentro del Señor! El Señor está cerca, no cesa de llamar a nuestra puerta y busca nuestra acogida. ¿Estamos dispuestos a recibir al Señor, a darle nuestro tiempo y nuestra vida? Éste es el sentido del Adviento: que el Señor no solo vino en el pasado, que el Señor vendrá en su gloria y que el Señor viene aquí y ahora, si en el principio se presentó desde la humildad, la pequeñez y el anonadamiento y su venida será en la gloria, en el hoy su venida esta oculta en el otro, en el prójimo, en los acontecimientos, en nuestra historia, en su Palabra, “Yo estaré con vosotros siempre”. Tiempo para detectar su presencia y acogerlo, servirle y amarle.

Terminamos con unas palabras del Papa Emérito, Benedicto XVI: “Así pues, comencemos este nuevo Adviento —tiempo que nos regala el Señor del tiempo— despertando en nuestros corazones la espera del Dios-que-viene y la esperanza de que su nombre sea santificado, de que venga su reino de justicia y de paz, y de que se haga su voluntad en la tierra como en el cielo. En esta espera dejémonos guiar por la Virgen María, Madre del Dios-que-viene, Madre de la esperanza, a quien celebraremos dentro de unos días como Inmaculada. Que ella nos obtenga la gracia de ser santos e inmaculados en el amor cuando tenga lugar la venida de nuestro Señor Jesucristo, al cual, con el Padre y el Espíritu Santo, sea alabanza y gloria por los siglos de los siglos. Amén” (Homilía del 2 de diciembre del 2006)

Feliz domingo, feliz día del Señor. Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Rezar 4

EVANGELIO DEL DÍA : Lc 21,34-36: Manteneos en pie ante el Hijo del Hombre.

EVANGELIO DEL DÍA :
Lc 21,34-36: Manteneos en pie ante el Hijo del Hombre.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y la preocupación del dinero, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra.
Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir, y manteneos en pie ante el Hijo del Hombre.

PISTAS PARA LA MEDITACION:

Hoy concluye el discurso escatológico según la versión del evangelista San Lucas y acaba también el año litúrgico, dando paso al adviento. Nos aparece la exhortación a la vigilancia y muy unida a la oración, “velad y orad” el mensaje dado por Ntro. Señor a sus discípulos en Getsemaní, la única manera de poder vencer la tentación. El Señor es fiel y nos mantendrá firmes hasta el final si acudimos a Él y nos apoyamos en Él, mas que en nuestras propias fuerzas. Confiemos que nuestra vida, nuestra persona, nuestro tiempo esta en manos de Dios. Si obramos cada día buscando agradar a Dios, no tenemos nada que temer. El que busca amar sinceramente a Dios se sabe en sus manos.

El Papa Benedicto XVI en el ángelus del 2 de diciembre de 2012 comenta este pasaje: “trazando la línea de conducta a seguir para estar preparados para la venida del Señor. En el Evangelio de Lucas, Jesús dice a los discípulos: «Tened cuidado de vosotros, no sea que se emboten vuestros corazones con juergas, borracheras y las inquietudes de la vida… Estad despiertos en todo tiempo, rogando». Por lo tanto, sobriedad y oración. […] En medio de las agitaciones del mundo, o los desiertos de la indiferencia y del materialismo, los cristianos acogen de Dios la salvación y la testimonian con un modo distinto de vivir,[…] La comunidad de los creyentes es signo del amor de Dios, de su justicia que está ya presente y operante en la historia, pero que aún no se ha realizado plenamente y, por ello, siempre hay que esperarla, invocarla, buscarla con paciencia y valor.”

Se nos hace una llamada a estar despiertos, velando en oración y pidiendo a Dios fuerzas para perseverar hasta el final. El Señor vendrá en nuestra ayuda, si nuestra vida la intentamos construir en Él. Un modelo para nosotros es la Santísima Virgen María, hoy sábado día dedicado de una manera especial a Ella, podemos aprender con su HÁGASE, buscando siempre lo que Dios quiere y queriendo aquello que agrada a Dios, no buscar ya mi realización sino llegar a esa realización siendo instrumento en las manos de quien tanto me ama.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

fano pesca

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 4,18-22: Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 4,18-22: Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres.

En aquel tiempo, pasando Jesús junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: -«Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres.» Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con un pasaje propiamente de llamada, una amable invitación del Señor a que le siguieran. Aceptar la llamada del Señor, ser recibido en el círculo de sus más íntimos, es la mayor gracia que se puede recibir en este mundo. El encuentro con Jesús dejó a Andrés marcado, con el alma llena de felicidad y de gozo; una alegría nueva que era necesario comunicar enseguida. Una alegría que no se podía acallar. Parece como si no pudiera retener tanta dicha. Al primero que encontró fue a su hermano Pedro. Y le dice:  ¡Hemos encontrado al Mesías!. La importancia de comunicar el paso del Señor por nuestras vidas, lo grande que ha estado y esta el Señor en ellas. Entonces nos convertimos en instrumentos para acercar al encuentro con el Señor. Esta es nuestra tarea: llevar a Cristo a los demás, hablándoles desde nuestra experiencia y vivencia. Verdaderamente, quien encuentra a Cristo lo encuentra para todos y, en primer lugar, para los más cercanos, está deseando que los que más quiere descubran el tesoro, el regalo, el don de la fe.

El Papa Benedicto XVI dedicó las Audiencias Generales a presentarnos a los apóstoles y la catequesis del 14 de junio de 2006, la dedicó a S. Andrés: “La primera característica que impresiona en Andrés es el nombre:  no es hebreo, como se podría esperar, sino griego, signo notable de que su familia tenía cierta apertura cultural. […] En las listas de los Doce, Andrés ocupa el segundo lugar, […] gozaba sin duda de gran prestigio dentro de las primeras comunidades cristianas. El vínculo de sangre entre Pedro y Andrés, así como la llamada común que les dirigió Jesús, son mencionados expresamente en los Evangelios:  “Mientras caminaba a orillas del mar de Galilea, Jesús vio a dos hermanos:  a Simón, llamado Pedro, y a su hermano Andrés, que echaban las redes al mar, porque eran pescadores. Entonces les dijo:  “Seguidme, y os haré pescadores de hombres””[…] Andrés disfrutó de momentos extraordinarios de intimidad con Jesús. […] Encontró él luego a su hermano Simón, y le dijo:  “Hemos hallado al Mesías”, que quiere decir el Cristo, y lo condujo a Jesús”, demostrando inmediatamente un espíritu apostólico fuera de lo común. Andrés, por tanto, fue el primero de los Apóstoles en ser llamado a seguir a Jesús.[…] Una tradición sucesiva, narra la muerte de Andrés en Patrás, donde también él sufrió el suplicio de la crucifixión. Ahora bien, en aquel momento supremo, como su hermano Pedro, pidió ser colocado en una cruz distinta de la de Jesús. En su caso se trató de una cruz en forma de aspa, es decir, con los dos maderos cruzados en diagonal, que por eso se llama “cruz de san Andrés”. Según un relato antiguo —inicios del siglo VI—, titulado “Pasión de Andrés”, en esa ocasión el Apóstol habría pronunciado las siguientes palabras:  “¡Salve, oh Cruz, inaugurada por medio del cuerpo de Cristo, que te has convertido en adorno de sus miembros, como si fueran perlas preciosas! Antes de que el Señor subiera a ti, provocabas un miedo terreno. Ahora, en cambio, dotada de un amor celestial, te has convertido en un don. Los creyentes saben cuánta alegría posees, cuántos regalos tienes preparados. Por tanto, seguro y lleno de alegría, vengo a ti para que también tú me recibas exultante como discípulo de quien fue colgado de ti… ¡Oh cruz bienaventurada, que recibiste la majestad y la belleza de los miembros del Señor!… Tómame y llévame lejos de los hombres y entrégame a mi Maestro para que a través  de ti me reciba quien por medio de ti me redimió. ¡Salve, oh cruz! Sí, verdaderamente, ¡salve!”.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

mountain-983661_1280

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 21,20-28:Levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 21,20-28:Levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-Cuando veáis a Jerusalén sitiada por ejércitos, sabed que está cerca su destrucción.
Entonces los que estén en Judea, que huyan a la sierra; los que estén en la ciudad, que se alejen; los que estén en el campo, que no entren en la ciudad; porque serán días de venganza en que se cumplirá todo lo que está escrito.
¡Ay de las que estén encinta o criando en aquellos días!
Porque habrá angustia tremenda en esta tierra y un castigo para este pueblo.
Caerán a filo de espada, los llevarán cautivos a todas las naciones, Jerusalén será pisoteada por los gentiles, hasta que a los gentiles les llegue su hora.
Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje.
Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad,
ante lo que se le viene encima al mundo, pues las potencias del cielo temblarán.
Entonces verán al Hijo del Hombre venir en una nube,
con gran poder y gloria.
Cuando empiece a suceder esto,
levantaos, alzad la cabeza;
se acerca vuestra liberación.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, continuamos con el lenguaje apocalíptico de esta última semana del tiempo ordinario. La primera parte del texto se refiere a la destrucción de Jerusalén, y la segunda parte, se refiere a la manifestación del Hijo del Hombre. Se nos advierte: “Cuando empiece a suceder estas cosas, cobren ánimo y levanten la cabeza, porque se acerca vuestra liberación”. Una llamada a la esperanza. Aun en los tiempos difíciles, llama a la esperanza. Nos llama a levantar la cabeza. La esperanza del cristiano no es engañosa, no vivamos angustiados. Vivamos apoyados en el amor de quien ha vencido y nos espera en la casa del Padre.

El Evangelio concluye con un grito de consuelo y esperanza. El Papa emérito Benedicto XVI, en el ángelus del 7 de diciembre de 2008 profundiza sobre la esperanza cristiana: “la esperanza cristiana va más allá de la legítima esperanza de una liberación social y política, porque lo que Jesús inició es una humanidad nueva, que viene “de Dios”, pero al mismo tiempo germina en nuestra tierra, en la medida en que se deja fecundar por el Espíritu del Señor. Por tanto, se trata de entrar plenamente en la lógica de la fe: creer en Dios, en su designio de salvación, y al mismo tiempo comprometerse en la construcción de su reino. En efecto, la justicia y la paz son un don de Dios, pero requieren hombres y mujeres que sean “tierra buena”, dispuesta a acoger la buena semilla de su Palabra.”

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

cristianosperseguidos

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 21,12-19: Os perseguirán.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 21,12-19: Os perseguirán.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-Os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a los tribunales y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores por causa de mi nombre: así tendréis ocasión de dar testimonio.
Haced propósito de no preparar vuestra defensa: porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro.
Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa de mi nombre.
Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá: con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy, nos recuerda una de las bienaventuranzas: “Dichosos cuando os persigan por mi causa, estad alegres y contentos”. No podemos ser ingenuos, tenemos que contar con la oposición, con las contrariedades que se irán presentando. ¡Animo!

La actitud a la que se nos invita es a la perseverancia, perseverar en los momentos difíciles. Ninguno es más que el Señor, si a Él lo persiguieron, en nuestro seguimiento a Él, tenemos que contar que tarde o temprano aparecerá en nuestras vidas, al entrar en contradicción con los valores de nuestra cultura, con la mundanidad tan reinante, es muy fácil que nos toque ir contracorriente, el seguidor de Cristo muchas veces entra en contraposición con los valores, pensamientos y actitudes del mundo: esta es la causa de los problemas. Ser seguidor de Cristo en un mundo de injusticia, de violencia, de deshonestidad, etc., no es sencillo y por lo general es la causa de la persecución o del rechazo de aquellos a los que el estilo de vida del Señor les resulta incomodo. ¡Ánimo! Hoy más que nunca, necesitamos ser valientes y mostrarnos al mundo como verdaderos discípulos del Señor. Él ha prometido ayudarnos y estar con nosotros. Seamos fieles hasta el final.

En el Ángelus del 26 de diciembre de 2016, el Papa Francisco, trata el tema del odio a los cristianos: “Jesús preanuncia a sus discípulos el rechazo y la persecución que encontrarán: «seréis odiados de todos por causa de mi nombre». Pero ¿Por qué el mundo persigue a los cristianos? El mundo odia a los cristianos por la misma razón por la cual ha odiado a Jesús, porque Él ha traído la luz de Dios y el mundo prefiere las tinieblas para esconder sus obras malvadas. […] Hoy también la Iglesia, para dar testimonio de luz y de verdad, en distintos lugares experimenta duras persecuciones, hasta la suprema prueba del martirio. ¡Cuántos de nuestros hermanos y hermanas en la fe padecen injusticias, violencias y son odiados a causa de Jesús! Yo os digo una cosa, los mártires de hoy son de mayor número respecto a los de los primeros siglos. Cuando leemos la historia de los primeros siglos, aquí, en Roma, leemos mucha crueldad contra los cristianos; yo os digo: la misma crueldad existe hoy y en número mayor contra los cristianos. Hoy queremos pensar en los que sufren persecuciones, y estar cerca de ellos con nuestro afecto, nuestra oración y también nuestro llanto.”

Hoy también celebramos la memoria de Santa Catalina, virgen y mártir. En palabras de ella misma: “me he dedicado toda la vida al conocimiento de la verdad: cuanto más estudiaba, más iba descubriendo la vanidad de los ídolos que adoras. Mi gloria y mis riquezas consisten en ser cristiana y esposa de Jesucristo. Todo mi deseo es que tú y tu imperio le conozca, renunciando las supersticiones en que os habéis criado”.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

medalla_milagrosa

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 21,5-11: No quedará piedra sobre piedra.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 21,5-11: No quedará piedra sobre piedra.

En aquel tiempo, algunos ponderaban la belleza del templo, por la calidad de la piedra y los exvotos. Jesús les dijo:
-Esto que contempláis, llegará un día en que no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido.
Ellos le preguntaron:
-Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?
El contestó:
-Cuidado con que nadie os engañe. Porque muchos vendrán usando mí nombre, diciendo: «Yo soy», o bien «el momento está cerca»; no vayáis tras ellos.
Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico.
Porque eso tiene que ocurrir primero, pero el final no vendrá enseguida.
Luego les dijo:
-Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países epidemias y hambre.
Habrá también espantos y grandes signos en el cielo.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy se nos anuncia la ruina del templo de Jerusalén, será arrasado, “no quedará piedra sobre piedra”, pero al oir esto, nos resuena también las palabras del Señor: “cielo y tierra pasaran, pero mis Palabras, se cumplirán”. Es posible que todo se tambalee pero no así la Palabra de Dios, que se cumple y se realiza. Por eso ante las malas noticias, no dejarnos llevar del miedo, ni del pánico, Dios siempre nos invita a la esperanza.

El Papa Francisco comenta este pasaje en el ángeles del 13 noviembre de 2016: “las construcciones humanas, incluso las más sagradas, son pasajeras y no hay que depositar nuestra seguridad en ellas. En nuestra vida ¡Cuántas presuntas certezas pensábamos que fuesen definitivas y después se revelaron efímeras! Por otra parte, ¡cuántos problemas nos parecían sin salida y luego se superaron!
Jesús también sabe que siempre hay quien especula sobre la necesidad humana de seguridad. Por eso dice: «no os dejéis engañar», y pone en guardia ante los muchos falsos mesías que se habrían presentado. ¡Hoy también los hay! Y añade no dejarse aterrorizar y desorientar por guerras, revoluciones y calamidades, porque esas también forman parte de las realidades de este mundo. […] ¡Dios no nos abandona nunca! Esta certeza debemos tenerla en el corazón: ¡Dios no nos abandona nunca! Permanecer firmes en el Señor, en la certeza de que Él no nos abandona, caminar en la esperanza, trabajar para construir un mundo mejor, no obstante las dificultades y los acontecimientos tristes que marcan la existencia personal y colectiva, es lo que cuenta de verdad; es lo que la comunidad cristiana está llamada a hacer para salir al encuentro del «día del Señor».

También hoy celebramos Ntra. Sra. de la Medalla Milagrosa. La Medalla se llamaba originalmente: “de la Inmaculada Concepción”, pero al expandirse la devoción y haber tantos milagros concedidos a través de ella, se le llamó popularmente “La Medalla Milagrosa”.
Los símbolos y significado de la medalla son:
En el Anverso:
-María aplastando la cabeza de la serpiente que esta sobre el mundo. Ella, la Inmaculada, tiene todo poder en virtud de su gracia para triunfar sobre Satanás.
-El color de su vestuario y las doce estrellas sobre su cabeza: la mujer del Apocalipsis, vestida del sol.
-Sus manos extendidas, transmitiendo rayos de gracia, señal de su misión de madre y mediadora de las gracias que derrama sobre el mundo y a quienes pidan.
-Jaculatoria: dogma de la Inmaculada Concepción (antes de la definición dogmática de 1854). Misión de intercesión, confiar y recurrir a la Madre.
-El globo bajo sus pies: Reina del cielos y tierra.
-El globo en sus manos: el mundo ofrecido a Jesús por sus manos.
En el reverso:
-La cruz: el misterio de redención- precio que pagó Cristo. obediencia, sacrificio, entrega
-La M: símbolo de María y de su maternidad espiritual.
-La barra: es una letra del alfabeto griego, “yota” o I, que es monograma del nombre, Jesús.
Agrupados ellos: La Madre de Jesucristo Crucificado, el Salvador.
-Las doce estrellas: signo de la Iglesia que Cristo funda sobre los apóstoles y que nace en el Calvario de su corazón traspasado.
-Los dos corazones: la corredención. Unidad indisoluble. Futura devoción a los dos y su reinado.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

world-3258865__480

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 21,1-4: Esa pobre viuda ha echado más que nadie.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 21,1-4: Esa pobre viuda ha echado más que nadie.

En aquel tiempo, alzando Jesús los ojos, vio unos ricos que echaban donativos en el cepillo del templo; vio también una viuda pobre que echaba dos reales, y dijo:
-Sabed que esa pobre viuda ha echado más que nadie, porque todos los demás han echado de lo que les sobra, pero ella, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, nos encontramos con el desprendimiento que encarna la viuda y la valoración que hace Jesús de dicho gesto mostrándonos la mirada de Dios, tan distinta a la de los hombres. La viuda entrega a Dios todo lo que tiene, es siempre una llamada a nuestras conciencias: ¿Qué le estamos dando al Señor? Y la valoración que nos resalta Jesús nos sorprende, no mide por el criterio al uso, no es la cantidad, sino por su significado intencional. Decía el Cardenal Van Thuan, en los ejercicios dados al Papa San Juan Pablo II, Dios no sabe matemáticas, Si Jesús se presentase a un examen de matemáticas, seguro que lo suspenderían, valora lo poco como lo más, tampoco sabe de economía y de finanzas, iría a la bancarrota ya que paga igual al que trabaja mas horas que al que trabaja menos. Una lección grande hoy, aprender a conjugar el don de dar, darse y todo por amor, “el metro para juzgar no es la cantidad, sino la plenitud. […] Amar a Dios «con todo el corazón» significa confiar en Él, en su providencia, y servirlo en los hermanos más pobres, sin esperar nada a cambio”(Papa Francisco, ángelus del 8 noviembre de 2015).

La conducta de esta viuda nos enseña a dar con generosidad, aprendamos del mismo testimonio de Ntro. Señor, no se guarda nada para sí, nos entrega su propia vida, nadie ama más que aquel que da su vida, y la da como un acto supremo de amor.

“Pidamos al Señor que nos admita en la escuela de esta pobre viuda, que Jesús, con el desconcierto de los discípulos, hace subir a la cátedra y presenta como maestra de Evangelio vivo. Por intercesión de María, la mujer pobre que ha dado toda su vida a Dios por nosotros, pidamos el don de un corazón pobre, pero rico de una generosidad alegre y gratuita.” (P. Francisco, ángelus del 8 noviembre de 2015).

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

mosaic-with-portrait-of-jesus-christ

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 18,33b-37: Tú lo dices: soy rey.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 18,33b-37: Tú lo dices: soy rey.

En aquel tiempo, dijo Pilato a Jesús:
– «¿Eres tú el rey de los judíos?»
Jesús le contestó:
– «¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?»
Pilato replicó:
– «¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?»
Jesús le contestó:
– «Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí.»
Pilato le dijo:
– «Conque, ¿tú eres rey?»
Jesús le contestó:
– «Tú lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Nos encontramos en el último domingo del año litúrgico y celebramos la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Pero el titulo de “Rey” referido al Señor, presenta muchos matices. En el Evangelio de hoy nos propone el interrogatorio de Pilato al Señor, cuando se lo entregan acusándolo que ha usurpado el título de “rey de los judíos”. A las preguntas que le hacen nos deja claro que es rey , pero no de este mundo. La Cruz es el signo de su realeza, ofreciéndose el Señor a sí mismo se convierte en el Rey del universo. Realeza muy distinta a como la entiende el mundo, nada de ostentación, ni de poder, más bien, entrega, humildad, servicio. Ha venido a liberar al hombre de la esclavitud del pecado y a reconciliarlo con Dios.

Comentando el pasaje del Evangelio de hoy, el Papa Emérito, Benedicto XVI:
“¿En qué consiste el “poder” de Jesucristo Rey? No es el poder de los reyes y de los grandes de este mundo; es el poder divino de dar la vida eterna, de librar del mal, de vencer el dominio de la muerte. Es el poder del Amor, que sabe sacar el bien del mal, ablandar un corazón endurecido, llevar la paz al conflicto más violento, encender la esperanza en la oscuridad más densa. Este Reino de la gracia nunca se impone y siempre respeta nuestra libertad. Cristo vino “para dar testimonio de la verdad” —como declaró ante Pilato—: quien acoge su testimonio se pone bajo su “bandera”, según la imagen que gustaba a san Ignacio de Loyola. Por lo tanto, es necesario —esto sí— que cada conciencia elija: ¿a quién quiero seguir? ¿A Dios o al maligno? ¿La verdad o la mentira? Elegir a Cristo no garantiza el éxito según los criterios del mundo, pero asegura la paz y la alegría que sólo él puede dar. Lo demuestra, en todas las épocas, la experiencia de muchos hombres y mujeres que, en nombre de Cristo, en nombre de la verdad y de la justicia, han sabido oponerse a los halagos de los poderes terrenos con sus diversas máscaras, hasta sellar su fidelidad con el martirio.
Queridos hermanos y hermanas, cuando el ángel Gabriel llevó el anuncio a María, le predijo que su Hijo heredaría el trono de David y reinaría para siempre. Y la Virgen santísima creyó antes de darlo al mundo. Sin duda se preguntó qué nuevo tipo de realeza sería la de Jesús, y lo comprendió escuchando sus palabras y sobre todo participando íntimamente en el misterio de su muerte en la cruz y de su resurrección. Pidamos a María que nos ayude también a nosotros a seguir a Jesús, nuestro Rey, como hizo ella, y a dar testimonio de él con toda nuestra existencia.” (ángelus del 22 de noviembre de 2009).

Feliz día del Señor, feliz domingo. Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

rosario the-rosary-1757427_1280

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 20,27-40: No es Dios de muertos, sino de vivos.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 20,27-40: No es Dios de muertos, sino de vivos.

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección y le preguntaron:
-Maestro, Moisés nos dejó escrito: «Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer pero sin hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano». Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete murieron sin dejar hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete han estado casados con ella.
Jesús les contestó:
-En esta vida hombres y mujeres se casan; pero los que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos, no se casarán. Pues ya no pueden morir, son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección. Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor: «Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob». No es Dios de muertos sino de vivos: porque para él todos están vivos.
Intervinieron unos letrados:
-Bien dicho, Maestro.
Y no se atrevían a hacerle más preguntas.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, nos encontramos con los contemporáneos de Jesús que negaban la resurrección. Los saduceos le hacen una pregunta capciosa, querían ridiculizar la creencia en la resurrección. Sin embargo en la contestación que les da, les cuestiona que Dios esta vivo, les quiere hacer caer en la cuenta que Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos. En nuestros días , con nuestra gente, es frecuente encontrarse con los que continúan cuestionando esta gran verdad, y para sorpresa de uno, algunos han sido bautizados y se consideran muy cristianos, aunque ponen la muletilla de no muy practicantes, , San Pablo les recordaría más de una vez, que vana es nuestra fe, si Cristo no ha resucitado, explicable el hedonismo, materialismo, consumismo y todos los –ismos que queramos poner, si arrancamos este articulo del credo, si vivimos sin la mirada en la vida eterna. Por nuestro bautismo, estamos unidos a la misma suerte que Ntro. Señor, el que me come tiene vida eterna. Es un mensaje de esperanza porque tenemos la certeza que la ultima palabra no la tiene la muerte, que el triunfo es del bien sobre el mal. Nuestra certeza no se basa en simples razonamientos humanos, sino en un dato histórico de fe. Cristo ha vencido la muerte. Y por medio de Él, tenemos vida y vida con mayúsculas, vida en plenitud.

En el ángelus del 10 de noviembre de 2013, el Papa Francisco, reflexiona sobre este pasaje evangélico: “nuestra peregrinación va de la muerte a la vida: la vida plena. Nosotros estamos en camino, en peregrinación hacia la vida plena, y esa vida plena es la que ilumina nuestro camino. Por lo tanto, la muerte está detrás, a la espalda, no delante de nosotros. Delante de nosotros está el Dios de los vivientes, el Dios de la alianza, el Dios que lleva mi nombre, nuestro nombre, como Él dijo: «Yo soy el Dios de Abrahán, Isaac, Jacob», también el Dios con mi nombre, con tu nombre, con tu nombre…, con nuestro nombre. ¡Dios de los vivientes! … Está la derrota definitiva del pecado y de la muerte, el inicio de un nuevo tiempo de alegría y luz sin fin. Pero ya en esta tierra, en la oración, en los Sacramentos, en la fraternidad, encontramos a Jesús y su amor, y así podemos pregustar algo de la vida resucitada. La experiencia que hacemos de su amor y de su fidelidad enciende como un fuego en nuestro corazón y aumenta nuestra fe en la resurrección. En efecto, si Dios es fiel y ama, no puede serlo a tiempo limitado: la fidelidad es eterna, no puede cambiar. El amor de Dios es eterno, no puede cambiar. No es a tiempo limitado: es para siempre. Es para seguir adelante. Él es fiel para siempre y Él nos espera, a cada uno de nosotros, acompaña a cada uno de nosotros con esta fidelidad eterna.”

Hoy es un día consagrado a la Santísima Virgen María. Aprendamos de Ella a seguir y amar a Ntro. Señor. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

praying-1319101__480

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 19,45-48: Habéis convertido la casa de Dios en una cueva de bandidos.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 19,45-48: Habéis convertido la casa de Dios en una cueva de bandidos.

En aquel tiempo, entró Jesús en el templo y se puso a echar a los vendedores, diciéndoles:
-Escrito está: «Mi casa es casa de oración»; pero vosotros la habéis convertido en una «cueva de bandidos».
Todos los días enseñaba en el templo.
Los sumos sacerdotes, los letrados y los senadores del pueblo intentaban quitarlo de en medio; pero se dieron cuenta de que no podían hacer nada, porque el pueblo entero estaba pendiente de sus labios.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con la purificación del templo, el Señor no viene para destruir, viene con el don de la curación, quiere sanar y para ello denuncia los abusos cometidos: “cueva de bandidos”; sanar no resulta cómodo, a veces, trae consigo incomprensión, “buscaban acabar con él”; con este gesto el Señor se nos revela y “no sólo para impedir un abuso, sino también para indicar el nuevo modo de actuar de Dios. Se forma el nuevo templo: Jesucristo mismo, en el que el amor de Dios se derrama sobre los hombres. Él, en su vida, es el templo nuevo y vivo. Él, que pasó por la cruz y resucitó, es el espacio vivo de espíritu y vida, en el que se realiza la adoración correcta”. (Benedicto XVI, homilía, 16 marzo 2008)

Os propongo para la meditación las palabras del Papa Francisco sobre este pasaje evangélico, dichas en el ángelus, del 8 de marzo de 2015: “El Evangelio de hoy nos presenta el episodio de la expulsión de los vendedores del templo. […] Aparece claramente como un gesto profético, […] este gesto de Jesús y su mensaje profético se comprenden plenamente a la luz de su Pascua. […] cada uno de nosotros puede preguntarse—, ¿se siente el Señor verdaderamente como en su casa en mi vida? ¿Le permitimos que haga «limpieza» en nuestro corazón y expulse a los ídolos, es decir, las actitudes de codicia, celos, mundanidad, envidia, odio, la costumbre de murmurar y «despellejar» a los demás? ¿Le permito que haga limpieza de todos los comportamientos contra Dios, contra el prójimo y contra nosotros mismos? Cada uno puede responder a sí mismo, en silencio, en su corazón. «¿Permito que Jesús haga un poco de limpieza en mi corazón?». «Oh padre, tengo miedo de que me reprenda». Pero Jesús no reprende jamás. Jesús hará limpieza con ternura, con misericordia, con amor. La misericordia es su modo de hacer limpieza. Dejemos —cada uno de nosotros—, dejemos que el Señor entre con su misericordia —no con el látigo, no, sino con su misericordia— para hacer limpieza en nuestros corazones. El látigo de Jesús para nosotros es su misericordia. Abrámosle la puerta, para que haga un poco de limpieza.”

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.