EVANGELIO DEL DÍA Jn 3,1-8: Tenéis que nacer de nuevo.

andreschavezb-1553736982144-cathopic

EVANGELIO DEL DÍA
Jn 3,1-8: Tenéis que nacer de nuevo.

Había un hombre del grupo de los fariseos llamado Nicodemo, jefe judío. Este fue a ver a Jesús de noche y le dijo: «Rabí, sabemos que has venido de parte de Dios, como maestro; porque nadie puede hacer los signos que tú haces si Dios no está con él». Jesús le contestó: «En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios». Nicodemo le pregunta: «¿Cómo puede nacer un hombre siendo viejo? ¿Acaso puede por segunda vez entrar en el vientre de su madre y nacer?». Jesús le contestó: «En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu. No te extrañes de que te haya dicho: “Tenéis que nacer de nuevo”; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu».

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy aparece el encuentro del Señor con Nicodemo y el tema central que se plantea es: La necesidad de nacer de nuevo.

¿Es esto posible? ¿Qué quiere decir esto?

Esto significa que nuestros criterios pueden estar movidos no por el hombre nuevo que restaura el Señor resucitado, sino más bien con los criterios de nuestro mundo y necesitan una transformación o un cambio, cuando la actuación es mundana, decimos también, según la carne. Vivimos según la carne cuando nuestros criterios no coinciden con los del Evangelio, el Papa Francisco, no para de advertirnos que no nos dejemos mundanizar.

Vivimos según el Espíritu cuando descansamos en el Señor, cuando aprendo a querer lo que Dios quiere, cuando busco su voluntad, cuando aprendo a morir a mi yo y no llevo obsesivamente el control de mi mismo, cuando no busco mis intereses.

En palabras del Papa Francisco, en la homilía del 20 de abril de 2020, nos presenta a Nicodemo: “Este hombre, Nicodemo, es un jefe de los judíos, un hombre prestigioso; sintió la necesidad de ir donde Jesús. Fue por la noche, porque tenía que tomar precauciones, ya que los que iban a hablar con Jesús no eran bien vistos. Es un fariseo justo. […] Nacer de lo alto, nacer del Espíritu. […] el Espíritu es imprevisible. La definición del Espíritu que Jesús da aquí es interesante: «El viento sopla donde quiere, y oyes su rumor, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Así es todo el que nace del Espíritu», es decir, libre. Una persona que se deja llevar de una parte a otra por el Espíritu Santo: esta es la libertad del Espíritu. Y quienquiera que haga esto es una persona dócil, y aquí estamos hablando de la docilidad al Espíritu.

[…] Ser un buen cristiano es dejar que el Espíritu entre en ti y te lleve, te lleve donde quiera. […] Nacer de nuevo es dejar que el Espíritu entre en nosotros y que sea el Espíritu quien me guíe y no yo y aquí: libre, con esta libertad del Espíritu que nunca sabrás dónde acabarás.

[…] ¿Y cómo se prepara uno para nacer de nuevo? A través de la oración. La oración es lo que abre la puerta al Espíritu y nos da esta libertad, esta franqueza, este coraje del Espíritu Santo. Que nunca sabrás dónde te va a llevar. Pero es el Espíritu.

Que el Señor nos ayude a estar siempre abiertos al Espíritu, porque es Él quien nos llevará adelante en nuestra vida de servicio al Señor.”

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊