EVANGELIO DEL DÍA: Mt 24,42-51: Estad en vela.

desk-1148994_1280

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 24,42-51: Estad en vela.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-Estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor.
Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejaría abrir un boquete en su casa.
Por eso estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del Hombre.
¿Dónde hay un criado fiel y cuidadoso, a quien el amo encarga de dar a la servidumbre la comida a sus horas?
Pues dichoso ese criado, si el amo, al llegar, lo encuentra portándose así. Os aseguro que le confiará la administración de todos sus bienes.
Pero si el criado es un canalla y, pensando que su amo tardará, empieza a pegar a sus compañeros, y a comer y a beber con los borrachos, el día y la hora que menos se lo espera, llegará el amo y lo hará pedazos, como se merecen los hipócritas.
Allí será el llanto y el rechinar de dientes.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy la invitación es a estar vigilantes, “estad en vela”. Esta llamada a estar preparados para el encuentro , no debe estar motivada por el temor sino más bien por amor al Señor que viene, quien ama desea estar con el amado, anhela a quien ama muchísimo, ansía el encuentro, se mantiene esperando y preparado para cuando venga. Rezamos en un salmo: “enséñame, Señor, a calcular el peso de mis años”, esta petición nos ayuda a poner cada cosa en su justa medida, nos concede la sabiduría de saber priorizar y nos ayuda en nuestro peregrinar hasta llegar a la casa del Padre. Nos ha llegado una historia que nos viene bien a cada uno de nosotros para vivir con intensidad cada momento que se nos regala ya para ejercer la vigilancia, cuentan que Santa Teresa de Calcuta solía aconsejar a los sacerdotes y lo ponía por escrito en las sacristías donde tenía que revestirse para celebrar la misa, un cartel: “Sacerdote, celebra tu misa, como si fuera tu primera misa, como si fuera tu última misa, como si fuera tu única misa”. Aunque el consejo es con respecto a la hora de vivir y celebrar, también lo podemos aplicar en un estilo de vida, es decir, vivir fielmente cada día, cada momento, cada instante en la presencia del Señor, preparados para el encuentro con él.

El Papa Francisco el 13 de octubre de 2017 en su homilia de las misas matutinas en la capilla de la Domus Sanctae Marthae, hizo una llamada a la vigilancia contra la mundanidad. “Muchas veces Jesús en sus predicaciones nos advierte que debemos ser vigilantes, velar, quedar en espera […] la vigilancia debe ser preparada en función de la venida del Señor.[…] Vigilar significa entender qué pasa en mi corazón, significa pararme un poco y examinar mi vida”. En las catequesis comentando el credo, en la audiencia general del 24 de abril de 2013: “[…] Tiempo de vigilancia; tiempo en el que debemos tener encendidas las lamparas de la fe, de la esperanza y de la caridad; tiempo de tener abierto el corazón al bien, a la belleza y a la verdad; tiempo para vivir según Dios, pues no sabemos ni el día ni la hora del retorno de Cristo. Lo que se nos pide es que estemos preparados al encuentro -preparados para un encuentro, un encuentro bello, el encuentro con Jesús- , que significa saber ver los signos de su presencia, tener viva nuestra fe, con la oración, con los sacramentos, estar vigilantes para no adormecernos, para no olvidarnos de Dios. La vida de los cristianos dormidos es una vida triste, no es una vida feliz. El cristiano debe ser feliz, la alegría de Jesús. ¡No nos durmamos!”

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊