EVANGELIO DEL DÍA: Mt 28,8-15: Jesús les salió al encuentro y les dijo: «Alegraos.»

jesus-4779543_1920

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 28,8-15: Jesús les salió al encuentro y les dijo: «Alegraos.»

En aquel tiempo, las mujeres se marcharon a toda prisa del sepulcro; impresionadas y llenas de alegría, corrieron a anunciarlo a los discípulos. De pronto, Jesús les salió al encuentro y les dijo:
– «Alegraos.»
Ellas se acercaron, se postraron ante él y le abrazaron los pies.
Jesús les dijo:
– «No tengáis miedo: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán.»
Mientras las mujeres iban de camino, algunos de la guardia fueron a la ciudad y comunicaron a los sumos sacerdotes todo lo ocurrido. Ellos, reunidos con los ancianos, llegaron a un acuerdo y dieron a los soldados una fuerte suma, encargándoles:
– «Decid que sus discípulos fueron de noche y robaron el cuerpo mientras vosotros dormíais. Y si esto llega a oídos del gobernador, nosotros nos lo ganaremos y os sacaremos de apuros.»
Ellos tomaron el dinero y obraron conforme a las instrucciones. Y esta historia se ha ido difundiendo entre los judíos hasta hoy.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy nos presenta a las mujeres acudiendo a toda prisa al sepulcro, van con miedo y también con alegría, -nos resalta el evangelista-. Con temor a que todo haya concluido en la tumba y con alegría, con cierto anhelo de esperanza, por si fuesen ciertas aquellas palabras escuchadas, más de una vez, en boca del Maestro: “al tercer día resucitaré”. La lógica, la experiencia humana, lo normal es que todo hubiese terminado en el sepulcro, “habiamos puesto tantas esperanzas” -expresión de los discípulos de Emaus- pero lo han matado y ha sido enterrado como cualquier otro. Pero ¿y si se cumpliese su palabra y la muerte no tuviese poder sobre Él?. Por eso los sentimientos enfrentados, por una parte desanimo, y por la otra, cierta esperanza.

Y de pronto, todo da un giro, ocurre un acontecimiento que lo va a cambiar todo, se ven con la misión encomendada de comunicar a los discípulos: “Jesús, el crucificado, no está aquí: ha resucitado”. Y van deprisa a comunicar esta Buena Noticia, hay noticias que corren o vuelan, -podríamos decir- es difícil acallar una buena noticia, y el Señor se hace el encontradizo, les sale al encuentro y les dice: ¡Alegraos! “No tengáis miedo”. ¡Cristo está vivo!. Ha vencido a la muerte. El amor triunfa, es más fuerte que la muerte. Arranca nuestros temores, purifica nuestros corazones y nos implica en el testimonio, no de oídas, sino partiendo de lo grande que ha estado y esta el Señor en mi vida. Testimoniar la resurrección del Señor, no es decir que su tumba esta vacía, que lo está, sino que podemos encontrarnos con el Dios vivo, y viene a darnos vida. Es buscar su presencia, que me acompaña en todo momento con la ayuda de su gracia. Por ello, los cristianos estamos llamados, más que nunca, a mostrar con nuestra vida, con nuestras palabras, que Cristo verdaderamente ha resucitado, que vive en nosotros, que nuestra vida está unida a la de Él. Que nuestra fe no se queda en unas ideas, ni en un conocimiento por verdadero que sea, sino que puedo encontrarme con Él en la oración, en los sacramentos… que me sigue saliendo al encuentro hoy . Nada detendrá este anuncio… Jesús está vivo y es Señor. Nuestra vida de fe es ya vivir con el Señor. El Señor está vivo y con Él, están vivas todas nuestras esperanzas y anhelos. El mal no tiene la última palabra sobre nuestra vida, sino que la fe en Cristo Salvador nos dice que el amor de Dios es el que vence.
Que tengas un buen día.
Feliz Pascua de Resurrección.

J.A.M.(Chechu)sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊