writing-1209121_1280

VANGELIO DEL DÍA: Lc 10,17-24: Estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 10,17-24: Estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo.

En aquel tiempo, los setenta y dos volvieron muy contentos y dijeron a Jesús:
–Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre.
El les contestó:
–Veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Mirad: os he dado potestad para pisotear serpientes y escorpiones y todo el ejército del enemigo. Y no os hará daño alguno.
Sin embargo, no estéis alegres porque se os someten los espíritus; estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo.
En aquel momento, lleno de la alegría del Espíritu Santo, exclamó:
–Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla.
Sí, Padre, porque así te ha parecido bien.
Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre, ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquél a quien el Hijo se lo quiere revelar.
Y volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte:
–¡Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que veis vosotros y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos resalta la alegría de los discípulos porque su misión apostólica había sido todo un éxito. El Señor les advierte donde deben poner la fuente de su alegría, “porque sus nombres están escritos en el cielo”. Nuestro gozo debe estar puesto en la esperanza de poder ir al Cielo y no en los éxitos materiales que obtengamos. También nos indica que aprendamos de Él. Encontrareis vuestro descanso, si aprendemos a descansar en Él, si entramos en el camino de la humildad, de la mansedumbre, de la misericordia, si somos agradecidos. ¡Gracias Padre, porque así te ha parecido bien! La actitud de gratitud y de aprecio de todo lo que recibimos nos hará cada día más felices.

El Papa Francisco en la Jornada Mundial Misionera del 8 de junio de 2014, comenta este pasaje evangélico: “El Señor envió a los setenta discípulos, de dos en dos, a las ciudades y pueblos, a proclamar que el Reino de Dios había llegado, y a preparar a los hombres al encuentro con Jesús. Después de cumplir con esta misión de anuncio, los discípulos volvieron llenos de alegría: la alegría es un tema dominante de esta primera e inolvidable experiencia misionera. El Maestro Divino les dijo: “No estéis alegres porque se os comenten los espíritus; estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo. En aquella hora, Jesús se llenó de alegría en el Espíritu Santo y dijo: “Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y tierra…” Y volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: “¡Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis! […] La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría” (E.G.1) […] La alegría del Evangelio nace del encuentro con Cristo y del compartir con los pobres. […] Donde hay alegría, fervor, deseo de llevar a Cristo a los demás, surgen las verdaderas vocaciones.[…] Dios ama al que da con alegría. […] ¡No dejemos que nos roben la alegría de la evangelización!. […] El discípulo del Señor persevera con alegría cuando está con Él, cuando hace su voluntad, cuando comparte la fe, la esperanza y la caridad evangélica”.

Hoy es sábado, día consagrado a la Santísima Virgen, acudamos a la escuela de la Virgen, aprendamos de Ella y con Ella, a amar y a seguir a su Hijo.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

hands-1047634__480

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 7,7-11: Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 7,7-11: Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre. Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden!»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Celebramos hoy y podemos extender a tres días en la liturgia, las témporas de acción de gracias y de petición. (acudo para esta reseña de pistas de meditación a los escritos de Cultura Católica en la pagina www.reportecatolicolaico.com): Son días de acción de gracias y de petición que la Iglesia ofrece a Dios, terminados la recolección de las cosechas y el período anual que muchos tienen de descanso. Es también un día propicio de petición de ayuda al Señor para recomenzar de nuevo en las actividades del trabajo normal y también en la vida interior de cada uno. Agradecer y pedir son dos modos de relacionarnos diariamente con nuestro Padre Dios. Es mucho lo que necesitamos; es mucho lo que debemos agradecer. Es importante reconocer los dones del Señor, “porque si no conocemos que recibimos, no despertamos el amor”. No sabremos amar si no somos agradecidos.

En primer lugar hemos de ser conscientes de los dones del Señor. No sabremos amar si no somos agradecidos. Nada hay más justo y necesario que dar gracias al Señor todos los días de nuestra vida. En el Prefacio de la Santa Misa, la Iglesia nos recuerde todos los días que “es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo”. También cuando nos llega el dolor o la enfermedad: ¡Dios mío, gracias! Y el alma se llena de paz, porque entiende que de aquello que parece poco grato o no deseable, Dios sacará mucho fruto. Y para los que aman al Señor todo ocurre para bien.

Junto a la acción de gracias continua, la petición reiterada, porque son muchas las ayudas que necesitamos, sin las cuales no podremos salir adelante. Ya nos lo recordó el Señor: “Sin mí no podéis hacer nada”. Aunque el Señor nos concede de hecho muchos dones sin que se los pidamos, ha dispuesto otorgarnos otros teniendo en cuenta la fuerza de la oración de sus hijos. Y como no sabemos cuál es la medida de oración que su insondable Providencia espera para otorgarnos esas gracias, es necesario que pidamos incansablemente: es preciso orar siempre y no desfallecer. Y el Señor, en el Evangelio de la Misa, nos da la seguridad más plena de que serán siempre atendidas nuestras oraciones. Él mismo sale fiador con su palabra: todo lo que pidamos y sea para nuestro bien se nos concederá siempre. “Pedid y se os dará, buscad y encontrareis, llamad y se os abrirá: porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre”.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

paz depositphotos_119540166-stock-illustration-bible-lettering-peace-to-this

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 10,1-12: Los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 10,1-12: Los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos.

En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos, y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él. Y les decía:
–La mies es abundante y los obreros pocos: rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies.
¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino.
Cuando entréis en una casa, decid primero: «Paz a esta casa». Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros.
Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan: porque el obrero merece su salario.
No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: «está cerca de vosotros el Reino de Dios».
Cuando entréis en un pueblo y no os reciban, salid a la plaza y decid: «Hasta el polvo de vuestro pueblo, que se nos ha pegado a los pies, nos lo sacudimos sobre vosotros. De todos modos, sabed que está cerca el Reino de Dios».
Os digo que aquel día será más llevadero para Sodoma que para ese pueblo.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con el envío de los setenta y dos, hace poco meditamos sobre el envío de los discípulos, hoy sigue el Señor enviando y dando instrucciones para la misión, os invito a saborear la catequesis del Papa emérito, Benedicto XVI, la homilía del 15 de julio de 2012: “En el Evangelio […] Jesús toma la iniciativa de enviar a los doce apóstoles en misión. […] Jesús los manda de dos en dos y les da instrucciones, que el evangelista resume en pocas frases. La primera se refiere al espíritu de desprendimiento: los apóstoles no deben estar apegados al dinero ni a la comodidad. Jesús además advierte a los discípulos de que no recibirán siempre una acogida favorable: a veces serán rechazados; incluso puede que hasta sean perseguidos. Pero esto no les tiene que impresionar: deben hablar en nombre de Jesús y predicar el Reino de Dios, sin preocuparse de tener éxito. El éxito se lo dejan a Dios. […] Jesús advierte a los Doce que podrá ocurrir que en alguna localidad sean rechazados. En tal caso deberán irse a otro lugar […] no pueden conformarse con predicar la conversión: a la predicación se debe acompañar, según las instrucciones y el ejemplo de Jesús, la curación de los enfermos; curación corporal y espiritual. […] Por lo tanto la misión apostólica debe siempre comprender los dos aspectos de predicación de la Palabra de Dios y de manifestación de su bondad con gestos de caridad, de servicio y de entrega”

El Papa Francisco, en al audiencia del 26 de septiembre de 2018, después de un viaje apostólico a los países Bálticos, nos cuenta sus impresiones y nos abre el corazón de discípulo: “mi misión era proclamar a esos pueblos la alegría del Evangelio y la revolución de la ternura, de la misericordia […] el desafío es el reforzar la comunión entre todos los cristianos […] estar centrados en Dios, firmemente enraizados en su amor […] Un signo vivo del Evangelio es siempre la caridad concreta. Incluso donde la secularización es más fuerte, Dios habla con el lenguaje del amor, de la atención, del servicio gratuito a los necesitados. Y luego se abren los corazones y ocurren los milagros: en los desiertos brota una nueva vida”.

Hoy también celebramos la memoria de San Francisco, que tuvo una juventud díscola y frívola, tuvo un encuentro con un leproso que le cambio la vida, y encontró a Cristo sobre todo en los pobres y necesitados, haciéndose pobre él mismo. En el pequeño templo de San Damián, medio abandonado y destruido, oyó ante una imagen románica de Cristo una voz que le hablaba en el silencio de su muda y amorosa contemplación: “Ve, Francisco, repara mi iglesia. Ya lo ves: está hecha una ruina”. El joven Francisco no vaciló: corrió a su casa paterna, tomó unos cuantos rollos de paño del almacén y fue a venderlos a Feligno; luego entregó el dinero así obtenido al sacerdote de San Damián para la restauración del templo. Esta acción desató la ira de su padre; si antes había censurado en su hijo cierta tendencia al lujo y a la pompa, Pietro di Bernardone vio ahora en aquel donativo una ciega prodigalidad en perjuicio del patrimonio que tantos sudores le costaba. Por ello llevó a su hijo ante el obispo de Asís a fin de que renunciara formalmente a cualquier herencia. La respuesta de Francisco fue despojarse de sus propias vestiduras y restituirlas a su progenitor, renunciando con ello, por amor a Dios, a cualquier bien terrenal. Instituyo los Hermanos Menores y viajando, predicó el amor de Dios a todos.

Que tengas un buen día. Paz y Bien.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), Sacerdote

birds-nest-263160_1280

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 9,57-62: Tú vete a anunciar el reino de Dios.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 9,57-62: Tú vete a anunciar el reino de Dios.

En aquel tiempo, mientras iban de camino Jesús y sus discípulos le dijo uno:
-«Te seguiré adonde vayas.»
Jesús le respondió:
-«Las zorras tienen madriguera, y los pájaros nido, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.»
A otro le dijo:
-«Sígueme.»
Él respondió:
-«Déjame primero ir a enterrar a mi padre.»
Le contestó:
-«Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios.»
Otro le dijo:
-«Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia.»
Jesús le contestó:
-«El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, nos encontramos con la invitación realizada por Ntro. Señor al seguimiento y aparecen las excusas, el buscar justificaciones, ellas revelan lo que arrastramos, nuestras comodidades, realidades que nos invita a renunciar, y nos resistimos, nos cuesta mucho trabajo fiarnos de Él y dejarnos sorprender por Dios, nos gusta llevar el timón de nuestra vida.

Presento para la profundización en el pasaje evangélico la meditación del Papa Emérito Benedicto XVI :« nos presenta a Jesús que, mientras va de camino a Jerusalén, se encuentra con algunos hombres, probablemente jóvenes, que prometen seguirlo dondequiera que vaya. Con ellos se muestra muy exigente, advirtiéndoles que «el Hijo del hombre es decir él, el Mesías no tiene donde reclinar su cabeza», es decir, no tiene una morada estable, y que quien elige trabajar con él en el campo de Dios ya no puede dar marcha atrás. A otro en cambio Cristo mismo le dice: “Sígueme”, pidiéndole un corte radical con los vínculos familiares. Estas exigencias pueden parecer demasiado duras, pero en realidad expresan la novedad y la prioridad absoluta del reino de Dios, que se hace presente en la Persona misma de Jesucristo. En última instancia, se trata de la radicalidad debida al Amor de Dios, al cual Jesús mismo es el primero en obedecer. Quien renuncia a todo, incluso a sí mismo, para seguir a Jesús, entra en una nueva dimensión de la libertad, que san Pablo define como “caminar según el Espíritu”. “Para ser libres nos liberto Cristo” escribe el Apóstol y explica que esta nueva forma de libertad que Cristo nos consigue consiste en estar “los unos al servicio de los otros”. Libertad y amor coinciden. Por el contrario, obedecer al propio egoísmo conduce a rivalidades y conflictos» Hasta aquí la meditación del Papa Benedicto XVI, en la Audiencia del 27 de junio de 2010.

En el Evangelio de hoy el Señor nos invita a todos a seguirle, pero de modo particular llama a algunos para que le sigan más de cerca. Demos gracias a Dios porque hoy sigue llamando a muchos obreros para trabajar en su viña. Recemos para que no deje de haber hombres y mujeres que entreguen libremente su existencia para predicar a Cristo y su Evangelio. En María tenemos el ejemplo a seguir. Ella, con su sí inmediato al anuncio del ángel, nos enseña a responder con prontitud al Señor y a mantener con perseverancia nuestro compromiso con la misión apostólica. Dios quiere nuestra humildad para poder llenarnos de Él. Donde hay soberbia y orgullo no cabe Dios. Donde hay humildad y pobreza de espíritu allí hay lugar para la gracia divina.

También hoy celebramos la memoria de San Francisco de Borja, Francisco de Borja nació en Gandía (Valencia), en 1510. Gran privado del emperador Carlos V y caballerizo de la emperatriz Isabel, vivió ejemplarmente en palacio. La vista del cadáver de la emperatriz lo impulsó a despreciar las vanidades de la corte, al contemplar el cadáver putrefacto de la emperatriz, le llevó a exclamar: “Nunca más, nunca más servir a señor que se me pueda morir”. Después de la muerte de su esposa, en 1546, que acabó de desligarlo del mundo, entró en la Compañía de Jesús. Se distinguió, sobre todo, por su profunda humildad. “Nada hay en el mundo comparable a la alegría de gastar la vida en el servicio a Dios”. En sus inicios en la Compañía de Jesús su oficio consistía en acarrear agua y leña, en encender la estufa y limpiar la cocina, fue ordenado sacerdote y al poco tiempo propuesto por Carlos V al cardenalato, al cual, renunció. En 1554 S. Ignacio le nombró comisario general de la Compañía en España, y dos años más tarde le confió el cuidado de las misiones, a las cuales dio gran impulso. En 1565, se convirtió en el tercer General de la Compañía de Jesús, cargo que ocupó hasta su muerte. Murió en Roma el 1 de octubre de 1572.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

santos_angeles_custodio_-_2_de_octubre

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 18,1-5.10: Sus ángeles, en el cielo, ven continuamente el rostro de mi Padre, que está en el cielo.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 18,1-5.10: Sus ángeles, en el cielo, ven continuamente el rostro de mi Padre, que está en el cielo.

En cierta ocasión, los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron:
«¿Quién es más grande en el Reino de los cielos?»
Jesús llamó a un niño, lo puso en medio de ellos y les dijo: «Yo les aseguro a ustedes que si no cambian y no se hacen como los niños, no entrarán en el Reino de los cielos. Así pues, quien se haga pequeño como este niño, ése es el más grande en el Reino de los cielos. Y el que reciba a un niño como éste en mi nombre, me recibe a mí.
Cuidado con despreciar a uno de estos pequeños, pues yo les digo que sus ángeles, en el cielo, ven continuamente el rostro de mi Padre, que está en el cielo».

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Celebramos hoy la memoria de los Ángeles Custodios. Los Ángeles son seres espirituales que contemplan cara a cara a Dios, como criaturas ya glorificadas. Ángel significa enviado. Expresa su función de mensajero de Dios ante los hombres. Los ángeles nos consuelan, nos iluminan, pelean en favor nuestro. De formas y modos muy diferentes, los santos ángeles intervienen todos los días en nuestra vida corriente. Muchos santos y muchas almas que han estado muy cerca de Dios se distinguieron en su vida aquí en la tierra por su amistad con su Ángel Custodio, al que acudían muy frecuentemente. Hoy puede ser un día para reafirmar nuestra devoción al Ángel Custodio, pues es mucha la necesidad que tenemos de él: Oh Dios, que en tu providencia amorosa te has dignado enviar para nuestra custodia a tus santos ángeles le decimos al Señor con una oración de la Liturgia de la Misa, concédenos, atento a nuestras súplicas, vernos siempre defendidos por su protección y gozar eternamente de su compañía.

El Papa Francisco en las Misas Matutinas en la capilla de Santa Marta, el 2 de octubre de 2014: “Todos tenemos un ángel siempre al lado, que jamás nos deja solos, y nos ayuda a no errar el camino […] Todos tenemos un ángel con nosotros, que nos protege, nos hace oír las cosas”. Y su antecesor, el Papa Benedicto XVI, Discurso comunidad eclesial Castelgandolfo, 29 septiembre 2008: “La protección de los angeles custodios, la presencia invisible de estos espíritus bienaventurados nos es de gran ayuda y consuelo: caminan a nuestro lado y nos protegen en toda circunstancia, nos defienden de los peligros y podemos recurrir a ellos en cualquier momento. Muchos santos mantuvieron con los ángeles una relación de verdadera amistad, y son numerosos los episodios que testimonian su ayuda en ocasiones particulares. Como reuerda la carta a los Hebreos, los ángeles son enviados por Dios “a asistir a los que han de heredar la salvación” y, por tanto, son para nosotros un auxilio valioso durante nuestra peregrinación terrena hacia la patria celestial”.

Y termino con un comentario de San Bernardo en una de las lecturas de la Liturgia de las Horas de hoy: « Porque ellos estarán junto a ti, y lo están para tu bien. Están presentes para protegerte, lo están en beneficio tuyo. Y, aunque lo están porque Dios les ha dado esta orden, no por ello debemos de estarles menos agradecidos, pues cumplen con tanto amor esta orden y nos ayudan en nuestras necesidades, que son tan grandes».

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

hands-1797401__480

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 9,46-50: El más pequeño de vosotros es el más importante.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 9,46-50: El más pequeño de vosotros es el más importante.

En aquel tiempo, los discípulos se pusieron a discutir quién era el más importante.
Jesús, adivinando lo que pensaban, cogió de la mano a un niño, lo puso a su lado y les dijo:
-El que acoge a este niño en mi nombre, me acoge a mí; y el que me acoge a mí, acoge al que me ha enviado.
El más pequeño de vosotros es el más importante.
Juan tomó la palabra y dijo:
-Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y, como no es de los nuestros, se lo hemos querido impedir.
Jesús le respondió:
-No se lo impidáis: el que no está contra vosotros, está a favor vuestro.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy comienza con una discusión entre los discípulos, su preocupación sobre quién es el más importante. El Papa Francisco a los sacerdotes del colegio español de S. José en Roma, el 1 de abril de 2017, les pedía, les suplicaba: “Y, por favor -y esto como hermano, como padre, como amigo- por favor, huyan del carrerismo eclesiástico: es una peste. Huyan de eso”. (En dicho discurso, es una preciosidad, invita a: amar con todo el corazón, con toda el alma, con todas las fuerzas, ofreciendo la vida). El Señor contrarresta el espíritu mundano de las aspiraciones ofreciendo el camino de la pequeñez, de la humildad “el más pequeño de vosotros es el más importante”. “El estilo de Dios y del cristiano: la humildad. Un estilo que nunca dejará de sorprendernos y ponernos en crisis: nunca nos acostumbraremos a un Dios humilde. Humillarse es ante todo el estilo de Dios: Dios se humilla para caminar con su pueblo, para soportar sus infidelidades… Es el camino de Jesús, no hay otro. Y no hay humildad sin humillación. Al recorrer hasta el final este camino, el Hijo de Dios tomó la “condición de siervo”. En efecto, “la humildad quiere decir servicio, significa dejar espacio a Dios negándose a uno mismo, “despojándose”, como dice la Escritura. Esta es la humillación más grande. Hay otra vía, contraria al camino de Cristo: la mundanidad. La mundanidad nos ofrece el camino de la vanidad, del orgullo, del éxito… Es la otra vía. El maligno se la propuso también a Jesús durante cuarenta días en el desierto. Pero Jesús la rechazó sin dudarlo. Y, con él, también nosotros podemos vencer esta tentación, no sólo en las grandes ocasiones, sino también en las circunstancias ordinarias de la vida”. (P. Francisco, homilía Domingo de Ramos, 29 marzo 2015).

“Hay una condición fundamental para recibir el consuelo de Dios, y que hoy nos recuerda su Palabra: hacerse pequeños como niños.[…] para acoger el amor de Dios es necesaria esta pequeñez del corazón. […] La verdadera grandeza del hombre consiste en hacerse pequeño ante Dios. Porque a Dios no se le conoce con elevados pensamientos y muchos estudios, sino con la pequeñez de un corazón humilde y confiado. Para ser grande ante el Altísimo no es necesario acumular honores y prestigios, bienes y éxitos terrenales, sino vaciarse de sí mismo. El Niño es precisamente aquel que no tiene nada que dar y todo que recibir. Es frágil, depende del papá y de la mamá. Quien se hace pequeño como un niño se hace pobre de sí mismo, pero rico de Dios. […] algunas palabras de santa Teresa del Niño Jesús, a quien recordamos hoy. Ella nos señala su “pequeño camino” hacia Dios, “el abandono del niñito que se duerme sin miedo en brazos de su padre”, porque “Jesús no pide grandes hazañas, sino únicamente abandono y gratitud”. […] La joven santa y Doctora de la Iglesia, por el contrario, era experta en la “ciencia del Amor”, y nos enseña que “la caridad perfecta consiste en soportar los defectos de los demás, en no extrañarse de sus debilidades, en edificarse de los más pequeños actos de virtud que les veamos practicar”; nos recuerda también que “la caridad no debe quedarse encerrada en el fondo del corazón”. Pidamos hoy, todos juntos, la gracia de un corazón sencillo, que cree y vive en la fuerza bondadosa del amor, pidamos vivir con la serena y total confianza en la misericordia de Dios”. (P. Francisco, homilia 1 de octubre de 2016)

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

beaker-1230862_1280

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 9,38-43.45.47-48: No se lo impidáis.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 9,38-43.45.47-48: No se lo impidáis.

En aquel tiempo, dijo Juan a Jesús:
– «Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y se lo hemos querido impedir, porque no es de los nuestros.»
Jesús respondió:
– «No se lo impidáis, porque uno que hace milagros en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros está a favor nuestro. Y, además, el que os dé a beber un vaso de agua, porque seguís al Mesías, os aseguro que no se quedará sin recompensa. El que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu mano te hace caer, córtatela: más te vale entrar manco en la vida, que ir con las dos manos al infierno, al fuego que no se apaga. Y, si tu pie te hace caer, córtatelo: más te vale entrar cojo en la vida, que ser echado con los dos pies al infierno. Y, si tu ojo te hace caer, sácatelo: más te vale entrar tuerto en el reino de Dios, que ser echado con los dos ojos al infierno, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy destacaría tres enseñanzas fundamentales: Llamada a Evangelizar viendo lo bueno venga de donde venga, otra, nada es pequeño para el Señor y, la tercera, nos avisa contra cualquier acción que pueda ser ocasión de escándalo.

Para Evangelizar importante, ver cómo lo realizamos, cómo es nuestra actitud para con los demás, y si esos no piensan como nosotros, sabemos apreciar lo bueno nos venga de donde nos venga. “NO SE LO IMPIDÁIS”- es la advertencia que nos hace el Señor- Importante, necesario, la apertura de la mente y el corazón para descubrir el bien allí donde esté, para valorar la verdad, lo bueno, lo auténtico, venga de donde venga. La iglesia nos propone los caminos de comunión, la importancia del dialogo, de acercar posturas, de evitar la división. Adivinar en el corazón del hombre esa búsqueda de plenitud y ofrecerle al único que podrá calmar toda su sed, ofrecerle a Jesucristo.

El segundo punto, no hay nada pequeño cuando lo mueve el amor, “hasta un vaso de agua tendrá recompensa…”

El tercer punto, tiene que ver con el escándalo. Puede ser una herida tan grande que puede ser un obstáculo grande para que muchos puedan acercarse a la fe, es muchísima la responsabilidad que tenemos, la Palabra hoy nos esta demandando coherencia, transparencia de fe- vida, que lo que profesamos con nuestros labios nos lo creemos, y por eso deseamos hacerlo vida, para que nuestra vida no exprese lo contrario y podamos con nuestra incoherencia ser un obstáculo para los demás y con nuestra conducta alejarles de encontrarse con el Dios vivo.

El escándalo puede trabajar en contra de la evangelización, en un momento derrumba todo lo construido, el mal suele desencantar y hace perder la esperanza. Para la nueva evangelización se necesitan hombres y mujeres con deseos de trabajar por el bien, la verdad y la justicia, pero intransigentes con el mal. Propagadores del bien, denunciadores del mal. Misericordia con el pecador, intransigencia contra el pecado.

Es Domingo, día consagrado a Ntro. Señor, día de encuentro, día de la comunidad, día de celebrar la fe. Feliz domingo y que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

SANTOS-ARCÁNGELES-MIGUEL-GABRIEL-Y-RAFAEL

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 1,47-51: Veréis a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del Hombre.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 1,47-51: Veréis a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del Hombre.

En aquel tiempo, vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él:
-Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño.
Natanael le contesta:
-¿De qué me conoces?
Jesús le responde:
-Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.
Natanael respondió:
-Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel.
Jesús le contestó:
-¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores.
Y le añadió:
-Yo os aseguro: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Celebramos hoy la fiesta de los santos arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael. Es verdad que los ángeles son muy importantes en la Iglesia y en la vida de todo católico, pero son criaturas de Dios, por lo que no se les puede igualar a Dios ni adorarlos como si fueran dioses.

Siguiendo el catecismo de la Iglesia podemos decir que los ángeles son seres espirituales creados por Dios. Son seres inmortales, dotados de inteligencia y voluntad. La misión de los ángeles es amar, servir y dar gloria a Dios, ser mensajeros y cuidar y ayudar a los hombres. Ellos están constantemente en la presencia de Dios, atentos a sus órdenes, orando, adorando, vigilando, cantando y alabando a Dios y pregonando sus perfecciones. Se puede decir que son mediadores, custodios, guardianes, protectores y ministros de la justicia divina.

Arcángel San Miguel: es el que arrojó del Cielo a Lucifer y a los ángeles que le seguían y quien mantiene la batalla contra Satanás y demás demonios para destruir su poder y ayudar a la Iglesia militante a obtener la victoria final. El nombre de Miguel significa “quien como Dios”. Su conducta y fidelidad nos debe invitar a reconocer siempre el señoría e Jesús y buscar en todo momento la gloria de Dios.

Arcángel San Gabriel: en hebreo significa “Dios es fuerte”, “Fortaleza de Dios”. Aparece siempre como el mensajero de Yahvé para cumplir misiones especiales y como portador de buenas noticias. Anunció a Zacarías el nacimiento de Juan, el Bautista y a la Virgen María, la Encarnación del Hijo de Dios.

Arcángel San Rafael: su nombre quiere decir “medicina de Dios”. Tiene un papel muy importante en la vida del profeta Tobías, al mostrarle el camino a seguir y lo que tenía que hacer. Tobías obedeció en todo al arcángel San Rafael, sin saber que era un mensajero de Dios. Él se encargó de presentar sus oraciones y obras buenas a Dios, dejándole como mensaje bendecir y alabar al Señor, hacer siempre el bien y no dejar de orar. Se le considera patrono de los viajeros por haber guiado a Tobías en sus viajes. Es patrono, también, de los médicos (de cuerpo y alma) por las curaciones que realizó en Tobit y Sara, el padre y la esposa de Tobías.

Que tengas un buen día y encomiéndate a tu Ángel de la guardia para que te ayude a aspirar a los bienes de arriba. Dios nos los colocó para que nos acompañen siempre en nuestro peregrinar. Los ángeles presentan nuestras oraciones al Señor y nos conducen a Él. Nos acompañan a lo largo de nuestra vida y nos conducirán, con toda bondad, después de nuestra muerte, hasta el trono de Dios para nuestro encuentro definitivo con Él.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), Sacerdote.

Rezar 5

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 9,18-22: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 9,18-22: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?

Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó:
-¿Quién dice la gente que soy yo?
Ellos contestaron:
-Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas.
El les preguntó:
-Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?
Pedro tomó la palabra y dijo:
-El Mesías de Dios.
El les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y añadió:
-El Hijo del Hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y letrados, ser ejecutado y resucitar al tercer día.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Hace pocos días, concretamente el domingo -de la XXIV del tiempo ordinario- nos encontrábamos con la confesión del apóstol Pedro, con el sondeo sobre la opinión de la gente tiene de Jesús y la opinión de sus discípulos, y el anuncio de la pasión. En el evangelio de Marcos, hoy, la narración es de S. Lucas, y aporta peculiaridades: la primera, “Una vez que Jesús estaba orando…”, siempre alude a la oración en los momentos importantes de la vida de Jesús. Suprime la corrección realizada a Pedro por oponerse al proyecto de Dios de un mesías suficiente.

Para las pistas de meditación acudo a la catequesis realizada en el Ángelus , del 13 de septiembre del 2009, por el Papa Emérito, Benedicto XVI, nos invitaba: “[…] la Palabra de Dios nos interpela con dos cuestiones cruciales que resumiría así: “¿Quién es para ti Jesús de Nazaret?”. Y a continuación: “¿Tu fe se traduce en obras o no?”. El primer interrogante lo encontramos en el Evangelio de hoy, cuando Jesús pregunta a sus discípulos: “Vosotros, ¿quién decís que soy yo?”. La respuesta de Pedro es clara e inmediata: “Tú eres el Cristo”, esto es, el Mesías, el consagrado de Dios enviado a salvar a su pueblo. Así pues, Pedro y los demás Apóstoles, a diferencia de la mayor parte de la gente, creen que Jesús no es sólo un gran maestro o un profeta, sino mucho más. Tienen fe: creen que en él está presente y actúa Dios. […] no basta creer que él es Dios, sino que, impulsados por la caridad, es necesario seguirlo por su mismo camino, el de la cruz (cf. Mc 8, 31-33). Jesús no vino a enseñarnos una filosofía, sino a mostrarnos una senda; más aún, la senda que conduce a la vida.

Esta senda es el amor, que es la expresión de la verdadera fe. Si uno ama al prójimo con corazón puro y generoso, quiere decir que conoce verdaderamente a Dios. En cambio, si alguien dice que tiene fe, pero no ama a los hermanos, no es un verdadero creyente. Dios no habita en él. Lo afirma claramente Santiago en la segunda lectura de la misa de este domingo: “La fe, si no tiene obras, está realmente muerta”. Al respecto me agrada citar un escrito de san Juan Crisóstomo, […] Justamente comentando el pasaje citado de la carta de Santiago, escribe: “Uno puede incluso tener una recta fe en el Padre y en el Hijo, como en el Espíritu Santo, pero si carece de una vida recta, su fe no le servirá para la salvación. Así que cuando lees en el Evangelio: “Esta es la vida eterna: que te conozcan ti, el único Dios verdadero”, no pienses que este versículo basta para salvarnos: se necesitan una vida y un comportamiento purísimos”.

“En el Evangelio que hemos escuchado, vemos representados como dos modos distintos de conocer a Cristo. El primero consistiría en un conocimiento externo, caracterizado por la opinión corriente. […] Pero la fe es un don de Dios.[…] La fe no proporciona solo alguna información sobre la identidad de Cristo, sino que supone una relación personal con Él, la adhesión de toda la persona, con su inteligencia, voluntad y sentimientos, a la manifestación que Dios hace de sí mismo. […] También hoy Cristo se dirige a vosotros con la misma pregunta que hizo a los apóstoles: “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?”. Respondedle con generosidad y valentía, como corresponde a un corazón joven como el vuestro. Decidle: Jesús, yo sé que Tú eres el Hijo de Dios que has dado tu vida por mí. Quiero seguirte con fidelidad y dejarme guiar por tu palabra. Tú me conoces y me amas. Yo me fío de ti y pongo mi vida entera en tus manos. Quiero que seas la fuerza que me sostenga, la alegría que nunca me abandone.[…] De esta amistad con Jesús nacerá también el impulso que lleva a dar testimonio de la fe en los más diversos ambientes, incluso allí donde hay rechazo o indiferencia. No se puede encontrar a Cristo y no darlo a conocer a los demás. Comunicad a los demás la alegría de vuestra fe. El mundo necesita el testimonio de vuestra fe, necesita ciertamente a Dios.” (P.Benedicto XVI, Homilia, Jornada Mundial Juventud, 21 agosto 2011).

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

SanVicentePaul

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 9,7-9: Tenia ganas de ver a Jesús.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 9,7-9: Tenia ganas de ver a Jesús.

En aquel tiempo, el virrey Herodes se enteró de lo que pasaba y no sabía a qué atenerse, porque unos decían que Juan había resucitado, otros que había aparecido Elías, y otros que había vuelto a la vida uno de los antiguos profetas.
Herodes se decía:
-A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es éste de quien oigo semejantes cosas?
Y tenia ganas de ver a Jesús.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy termina comunicándonos el deseo del virrey Herodes: “tenía ganas de ver a Jesús”. Podemos hacernos muchas preguntas sobre lo que llevaba a Herodes a interesarse por Jesús, si era simple curiosidad y no una verdadera necesidad. Cada quien en su búsqueda de Dios tiene un motivo diferente que condiciona el tipo de respuesta que le dará. No creo que sea importante analizar el fondo que le llevaba a ese deseo. A mí, personalmente, me vale para preguntarme : ¿Yo deseo verlo? ¿Lo busco? ¿Tengo ganas de Él? ¿Tengo el deseo de conocerlo para amarlo más? ¿Cuál es mi respuesta? Respuesta que invito a tratarla en la oración con un rato personal en su presencia, nos ayudara mucho verte con los ojos del alma en los acontecimientos del día que estrenamos y se nos regala, pero sobre todo celebrarlo en la Presencia Real de la Eucaristía.

Hoy celebramos la memoria obligatoria de San Vicente de Paul, nació en el año 1581, fue ordenado sacerdote y ejerció de párroco en París. La visita a un moribundo en Gannes, marcará en el corazón de Vicente, quiere ir a los campos más remotos para expresar a todos los que se sienten perdidos que existe un Dios de ternura que no los ha olvidado. Quiere ser testimonio de ese amor divino. Inicia el origen de la “Congregación de la Misión”, instituida para dar misiones populares y trabajar en la formación del clero de Francia y en otros países. Otro hecho fue cuando le llamaron a visitar a unos enfermos, el presenciar a todos los miembros de una familia dolientes y que nadie podía hacerse cargo, no tenían quien les pudiera ayudar, marcaría el inicio de las “hermandades de la caridad” que terminarían en la fundación que con la cooperación de santa Luisa de Marillac dará como fruto la Compañía de las Hijas de la Caridad. El camino de Vicente serán los pobres, viendo el rostro del Señor en cada persona necesitada, quiere sacerdotes para la “misión”, para ser enviados a las zonas rurales.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.