EVANGELIO DEL DIA Lc 10, 1-12: Designó el Señor otros setenta y dos, y los mandó delante de él.

cathopic_1532669735894669

EVANGELIO DEL DIA
Lc 10, 1-12: Designó el Señor otros setenta y dos, y los mandó delante de él.

En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos, y los mandó delante de él, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él. Y les decía: «La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que envíe obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias; y no saludéis a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa, decid primero: “Paz a esta casa”. Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comiendo y bebiendo de lo que tengan: porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa en casa. Si entráis en una ciudad y os reciben, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya en ella, y decidles: “El reino de Dios ha llegado a vosotros”. Pero si entráis en una ciudad y no os reciben, saliendo a sus plazas, decid: “Hasta el polvo de vuestra ciudad, que se nos ha pegado a los pies, nos lo sacudimos sobre vosotros. De todos modos, sabed que el reino de Dios ha llegado”. Os digo que aquel día será más llevadero para Sodoma que para esa ciudad.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con el envío de los setenta y dos, hace poco meditamos sobre el envío de los discípulos, hoy sigue el Señor enviando y dando instrucciones para la misión, os invito a saborear la catequesis del Papa emérito, Benedicto XVI, la homilía del 15 de julio de 2012: “En el Evangelio […] Jesús los manda de dos en dos y les da instrucciones, que el evangelista resume en pocas frases. La primera se refiere al espíritu de desprendimiento: los apóstoles no deben estar apegados al dinero ni a la comodidad. Jesús además advierte a los discípulos de que no recibirán siempre una acogida favorable: a veces serán rechazados; incluso puede que hasta sean perseguidos. Pero esto no les tiene que impresionar: deben hablar en nombre de Jesús y predicar el Reino de Dios, sin preocuparse de tener éxito. El éxito se lo dejan a Dios. […] Jesús advierte a los Doce que podrá ocurrir que en alguna localidad sean rechazados. En tal caso deberán irse a otro lugar […] no pueden conformarse con predicar la conversión: a la predicación se debe acompañar, según las instrucciones y el ejemplo de Jesús, la curación de los enfermos; curación corporal y espiritual. […] Por lo tanto la misión apostólica debe siempre comprender los dos aspectos de predicación de la Palabra de Dios y de manifestación de su bondad con gestos de caridad, de servicio y de entrega”

El Papa Francisco, en al audiencia del 26 de septiembre de 2018, después de un viaje apostólico a los países Bálticos, nos cuenta sus impresiones y nos abre el corazón de discípulo: “mi misión era proclamar a esos pueblos la alegría del Evangelio y la revolución de la ternura, de la misericordia […] el desafío es el reforzar la comunión entre todos los cristianos […] estar centrados en Dios, firmemente enraizados en su amor […] Un signo vivo del Evangelio es siempre la caridad concreta. Incluso donde la secularización es más fuerte, Dios habla con el lenguaje del amor, de la atención, del servicio gratuito a los necesitados. Y luego se abren los corazones y ocurren los milagros: en los desiertos brota una nueva vida”.

Hoy celebramos la memoria obligatoria de san Jerónimo, presbítero y doctor de la Iglesia, nacido en Dalmacia hacia el año 340; estudió en Roma y allí fue bautizado. Abrazó la vida ascética, marchó al Oriente y fue ordenado presbítero. Volvió a Roma y fue secretario del papa Dámaso. Fue en esta época cuando empezó su traducción latina de la Biblia. También promovió la vida monástica. Más tarde, se estableció en Belén, donde trabajó mucho por el bien de la Iglesia. Escribió gran cantidad de obras, principalmente comentarios de la sagrada Escritura. Murió en Belén el año 420. De él tenemos frases tan rotundas como: “Ignorar la Escritura es ignorar a Cristo”. Ser cristiano es ser seguidor de Cristo, ser cristiano implica una relación con el Señor, un crecimiento en el conocimiento, afianzado en el trato con Él mediante la oración y los sacramentos, difícilmente, por no decir imposible, se puede dar el amor sin el trato, la relación, el conocimiento y aquí vemos la necesidad de saber y aprender cada vez más sobre el Señor, la importancia del conocimiento de su Palabra para poder agradarle. Concluía el pasaje evangélico realizando la llamada a escuchar al Señor, y nos advertía que se configura con el mensajero, con el evangelizador, “Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha”.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊