EVANGELIO DEL DÍA: Mc 16,15-18: Id al mundo entero y proclamad el Evangelio.

cathopic_150893963244988

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 16,15-18: Id al mundo entero y proclamad el Evangelio.

En aquel tiempo, Jesús se apareció a los once y les dijo:
«Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación.
El que crea y sea bautizado se salvará; el que no crea será condenado.
A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos».

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy nos presenta el mandato de la misión: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio”. Todo cristiano participa de esta misma misión. No está restringida para los consagrados, todos, desde nuestro bautismo somos ungidos para llevar a Cristo a los demás. Sin embargo, constatamos, que para poder evangelizar es vital una experiencia del Dios vivo, es necesario tener un encuentro con Él. Desde esa experiencia, la acción de Dios obra y es cuando estamos invitados a comunicar desde nuestra vivencia, de lo que hemos visto y oído damos testimonio. El encuentro con el Señor nos transforma. Hoy existe una multitud de hombres y mujeres cansados, agobiados y sedientos, que nos piden a los cristianos que les mostremos el rostro del Dios vivo. Cada vez son más los que no conocen a Dios, nos puede hacer bien a nuestra meditación las mismas palabras del apóstol:”¿pero, cómo creerán, si no hay quien les anuncie?” Y cuando se les anuncia, ¿cómo creerán si la vida de los que predican no es conforme a lo que predican?

El Papa Francisco, en la homilía del 25 enero de 2017: “El encuentro con Jesús en el camino de Damasco transformó radicalmente la vida de Pablo. A partir de entonces, el significado de su existencia no consiste ya en confiar en sus propias fuerzas para observar escrupulosamente la Ley, sino en la adhesión total de sí mismo al amor gratuito e inmerecido de Dios, a Jesucristo crucificado y resucitado. De esta manera, él advierte la irrupción de una nueva vida, la vida según el Espíritu, en la cual, por la fuerza del Señor Resucitado, experimenta el perdón, la confianza y el consuelo. Pablo no puede tener esta novedad sólo para sí: la gracia lo empuja a proclamar la buena nueva del amor y de la reconciliación que Dios ofrece plenamente a la humanidad en Cristo.”

Anoche nuestro Obispo, D. José Manuel, celebró la Eucaristía con algunos cursillistas de las distintas escuelas de la diócesis, esto fue en la parroquia de San Pedro, para conmemorar al patrón de los Cursillos de Cristiandad, SN Pablo, y en la homilía, tuvo palabras donde nos exhortaba, nos animaba y nos expresaba que también reza por nosotros; (de dicha homilía solo he puesto algunos retazos, comparto algunos subrayados de ella, sabiendo que son solo unas pequeñas pinceladas, fue muchísimo mas rica y mas coherente que lo que resalto, pido perdón de antemano, pero el motivo de ponerlo es porque me hizo bien y he pensado que el bien es mejor compartirlo):

“[…] Es la llamada de Dios la que sale a nuestro encuentro, es la fuerza del Espíritu, y el coraje que hemos visto en San Pablo que habiendo oído a Dios, responde y sale adelante con la fuerza del Espíritu – es lo que pido al Señor para cada uno de vosotros-

[…] Fijarnos en la figura de San Pablo, en su palabra, pero también en su testimonio, palabra y testimonio,…, eso lleva consigo: estar viviendo lo que estas predicando… Le pido a Dios la pasión, la intrepidez… No os comparéis con nadie… fijaos en Jesús… el Señor cuando envió a los discípulos, una de las cosas que les pidió es que se despojaran de todo,… es la experiencia de San Pablo, a partir de quedarse postrado, comenzó la aventura de compartir la gracia que había recibido.

[…] Nos invitó a leer la carta a los Corintios…(hizo referencia y nos invitó a leer pausadamente el pasaje de 1 Cor 9, 14) San Pablo estaba convencido que el centro de la mirada es Cristo, yo me hago esta pregunta: ¿el centro de mi vida es Cristo? … Responder al amor de Cristo con amor… trasparentar a Cristo, hablar de Cristo, ¿es Cristo el que brilla en tu vida?… Nuestra tarea debe ser: personas de concordia, nada de celos, envidias, divisiones, -esta fuera de lugar-, la iglesia es comunión, la iglesia es unidad… -trabajar desde la división, es estar fuera-… El Papa nos esta invitando a la sinodalidad, haciendo visible la comunión en la iglesia, si se rompe, el camino es la reconciliación, somos frágiles, si se da algún tema de este tipo, el camino es la reconciliación, grupos reconciliados… Jesús vino para romper muros.

[…] Evangelizar nos supera, el evangelizador es una vasija de barro,[…] , no se puede ejercer el ministerio nada mas que desde la humildad, no puedes ser una persona prepotente, la humildad es lo más genuino, llevamos el tesoro de la gracia en vasijas de barro, el que va con prepotencia, más que evangelizar, hace daño…desde la debilidad también se evangeliza… al evangelizador se le pide que tenga fe… la fe es obediencia a Dios, es adhesión a la persona de Cristo, llevar el amor de Dios a todo el mundo…

Hay que hablar del Señor, ¡siempre!, con la palabra o con el testimonio… la experiencia del amor de Dios en tu vida… anunciarlo a los demás, en un lenguaje sencillo… a veces, basta un gesto, una sonrisa, una palabra… que lleve a la confianza en Dios, a que confíen, a que se agarren fuertemente a Ntro Señor…

Que el Señor nos ayude y nos bendiga. Que nos de la fuerza que necesitamos cada uno y la alegría sea nuestro primer gesto evangelizador…”

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊