EVANGELIO DEL DÍA: Mc 3,22-30: Todo se les podrá perdonar a los hombres.

cathopic_1489381944618200

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 3,22-30: Todo se les podrá perdonar a los hombres.

En aquel tiempo, los escribas que habían bajado de Jerusalén decían:
-«Tiene dentro a BeIzebú y expulsa a los demonios con el poder del jefe de los demonios.»
Él los invitó a acercarse y les puso estas parábolas:
-« ¿Cómo va a echar Satanás a Satanás? Un reino en guerra civil no puede subsistir; una familia dividida no puede subsistir. Si Satanás se rebela contra si mismo, para hacerse la guerra, no puede subsistir, está perdido. Nadie puede meterse en casa de un hombre forzudo para arramblar con su ajuar, si primero no lo ata; entonces podrá arramblar con la casa. Creedme, todo se les podrá perdonar a los hombres: los pecados y cualquier blasfemia que digan; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón jamás, cargará con su pecado para siempre.»
Se refería a los que decían que tenía dentro un espíritu inmundo.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con la acusación dicha por los escribas a Ntro. Señor, censurando su actuar. Su mirada no es limpia, hacen una valoración negativa de su obrar, se niegan a reconocer el milagro realizado por Dios, ya que para ellos, está movido por el príncipe del mal; se resisten a ver algo bueno en lo que hace, que no se lo reconocen, aunque la gente que empieza a seguirlo, tiene otra opinión bien distinta, ellos (escribas y fariseos) maquinan para desprestigiarlo. Sin embargo, el Señor aprovecha para hacerles ver la incoherencia de sus acusaciones y para revelarles que “todo se le puede perdonar a los hombres: los pecados y cualquier blasfemia que digan”, pero hay un pecado que no podrá ser perdonado. Con esta afirmación puede parecer que la misericordia de Dios tiene limites, pero no es así, ¡El Señor perdona todo! ¿Entonces? ¿Qué pecado es ese? ¿En qué consiste? ¿Qué es blasfemar contra el Espíritu Santo? Se trata del rechazo a la gracia que Dios ofrece para la conversión, es rechazar el perdón y la redención que Cristo ofrece. En el catecismo de la Iglesia católica, el número 1864: “El pecado contra el Espíritu Santo consiste, pues, en la negación de parte de la persona, a aceptar la salvación y el perdón dados por Dios. Cuando uno radicalmente rechaza y no quiere acoger la invitación a convertirse, se obstina en el mal, ¡No quiere ser perdonado!¡No se deja perdonar! El pecado imperdonable no es otro que el rechazo deliberado y voluntario al amor de Dios.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊