EVANGELIO DEL DÍA Mc 9, 38- 40: No se lo impidáis.

EVANGELIO DEL DÍA
Mc 9, 38- 40: No se lo impidáis.

En aquel tiempo, Juan dijo a Jesús: «Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y se lo hemos querido impedir, porque no viene con nosotros». Jesús respondió: «No se lo impidáis, porque quien hace un milagro en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros está a favor nuestro.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy el Señor sigue instruyendo a los suyos, partiendo de un acontecimiento ocurrido con sus discípulos, aprovecha para pedirles que no sean personas que caigan en la tentación del monopolio de la gracia, siempre es una posibilidad la de querer adueñarnos, apropiarnos del Señor. No somos dueños del Espíritu, es toda una invitación para valorar a los otros, ver lo positivo en los demás, lo importante es que el bien se haga. Es toda una invitación a buscar lo bueno en el otro, a sumarnos en el bien, a alentar todo lo que construya, libere, venga de donde venga, no seamos de los que critican u obstaculizan la extensión del Reino. Escuchemos la corrección: “No se lo impidáis”. Busquemos como unirnos en trabajar en todo lo bueno, todo lo justo, todo lo que dignifique a la persona, todo lo que realice la caridad de todos para con todos.

El Papa Benedicto XVI, comenta este pasaje evangélico en el ángelus del 30 de septiembre de 2012: “alguien, que no era de los seguidores de Jesús, había expulsado demonios en su nombre. El apóstol Juan, joven y celoso como era, quería impedirlo, pero Jesús no lo permite; es más, aprovecha la ocasión para enseñar a sus discípulos que Dios puede obrar cosas buenas y hasta prodigiosas incluso fuera de su círculo, […] Por ello, los miembros de la Iglesia no deben experimentar celos, sino alegrarse si alguien externo a la comunidad obra el bien en nombre de Cristo, siempre que lo haga con recta intención y con respeto. Incluso en el seno de la Iglesia misma, puede suceder, a veces, que cueste esfuerzo valorar y apreciar, con espíritu de profunda comunión, las cosas buenas realizadas por las diversas realidades eclesiales. En cambio, todos y siempre debemos ser capaces de apreciarnos y estimarnos recíprocamente, alabando al Señor por la «fantasía» infinita con la que obra en la Iglesia y en el mundo.”

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Imagen del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊