Lc 11, 14-23: El que no está conmigo está contra mí

Estaba Jesús echando un demonio que era mudo. Sucedió que, apenas salió el demonio, empezó a hablar el mudo. La multitud se quedó admirada, pero algunos de ellos dijeron: «Por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios, echa los demonios». Otros, para ponerlo a prueba, le pedían un signo del cielo. Él, conociendo sus pensamientos, les dijo: «Todo reino dividido contra sí mismo va a la ruina y cae casa sobre casa. Si, pues, también Satanás se ha dividido contra sí mismo, ¿cómo se mantendrá su reino? Pues vosotros decís que yo echo los demonios con el poder de Belzebú. Pero, si yo echo los demonios con el poder de Belzebú, vuestros hijos, ¿por arte de quién los echan? Por eso, ellos mismos serán vuestros jueces. Pero, si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha llegado a vosotros. Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros, pero, cuando otro más fuerte lo asalta y lo vence, le quita las armas de que se fiaba y reparte su botín. El que no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy nos aparece el Señor sanando a un hombre poseído, y a cambio recibe una acusación, nos deja claro que para Ntro. Señor no hay posturas intermedias, o somos de los suyos, o no. El Señor nos llama a vivir con radicalidad su seguimiento, el seguimiento a medias tintas o cuando me conviene, no es seguimiento, no se trata de ser buenas personas, conocer y seguir al Señor implica mucho más que ser buenos, nuestro corazón esta llamado a parecerse al corazón de Dios, nos falta mucho para amar como Él nos ama.

Concluye el Evangelio de hoy con una máxima: “El que no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama”. O estamos con el Señor o contra él, me viene a la memoria la meditación de los ejercicios ignacianos, la meditación de las dos banderas, estamos bajo la bandera del Señor o nuestra bandera es el mundo, el demonio o la carne. Nos configuramos con el Señor o nuestro espíritu es mundano, A veces, vivimos como si Dios no existiera, no nos diferenciamos en nada o casi de nada de los que no conocen a Dios, tenemos un actuar pagano, nuestras aspiraciones, preocupaciones, anhelos son los del mundo. Estamos muy mundanizados, estamos llamados a dejarnos transformar y convertir por el Señor. “O estamos en el camino del amor, o estamos en el camino de la hipocresía. O te dejas amar por la misericordia de Dios, o haces lo que quieres, según tu corazón, que se va endureciendo, cada vez más, por ese camino. ‘El que no está conmigo, está contra mí’: no hay un tercer camino de compromiso. O eres santo, o te vas por el otro camino. ‘El que no recoge conmigo’, deja las cosas… No. Peor aún: desparrama, arruina.” (Palabras pronunciadas por el Papa Francisco en la misa matutina de Sta. Marta, el 12 marzo 2015)

Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Cursillos de Cristiandad Diócesis de Cartagena
Cursillos de Cristiandad Diócesis de Cartagena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊