Mc 3, 13-19: Instituyó doce para que estuvieran con él y para enviarlos a predicar

Jesús subió al monte, llamó a los que quiso y se fueron con él. E instituyó doce para que estuvieran con él y para enviarlos a predicar, y que tuvieran autoridad para expulsar a los demonios: Simón, a quien puso el nombre de Pedro, Santiago el de Zebedeo, y Juan, el hermano de Santiago, a quienes puso el nombre de Boanerges, es decir, los hijos del trueno, Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago el de Alfeo, Tadeo, Simón el de Caná y Judas Iscariote, el que lo entregó. 
PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:
En el Evangelio de hoy nos presenta la llamada a los Doce, al grupo de los apóstoles y los llamó primeramente para que estuvieran con Él y después les concedió la misión: a predicar, a sanar y expulsar demonios. La iniciativa de la llamada siempre es de Dios, ya nos lo recuerda Ntro. Señor, “no me habéis elegido vosotros a mí, he sido yo quien os he elegido, y os he destinado para que vayáis y deis fruto,  y ese fruto dure”. Es el Señor el que ha puesto su mirada en ti, el que cuenta contigo, el que te da la oportunidad de colaborar con Él, muestra su deseo: tiene “sed” de tu respuesta, de tu amor, de tu entrega, de tu ofrecimiento. Que detalle, quiere contar con la respuesta de nuestra libertad, para entregarse y llenar de plenitud nuestra existencia. ¡Que privilegiados! Simplemente, por poder acoger su invitación. ¡Que suerte! El Señor te pide permiso para entregarse Él mismo y colmar de dicha tu existencia.
 La iniciativa siempre es del Señor. Agradece al Señor la invitación que te ha realizado a su seguimiento.
El Papa Francisco en la Audiencia General del 16 de octubre de 2013 aborda la cuestión de la apostolicidad: “doce hombres que Jesús un día llamó a sí, les llamó por su nombre, para que permanecieran con Él y para enviarles a predicar. «Apóstol», en efecto, es una palabra griega que quiere decir «mandado», «enviado». Un apóstol es una persona que es mandada, es enviada a hacer algo y los Apóstoles fueron elegidos, llamados y enviados por Jesús, para continuar su obra, o sea orar —es la primera labor de un apóstol— y, segundo, anunciar el Evangelio. […] Todos nosotros, si queremos ser apóstoles […]  debemos preguntarnos: ¿yo rezo por la salvación del mundo? ¿Anuncio el Evangelio? ¡Esta es la Iglesia apostólica! Es un vínculo constitutivo que tenemos con los Apóstoles. […] preguntémonos: ¿somos misioneros con nuestra palabra, pero sobre todo con nuestra vida cristiana, con nuestro testimonio? ¿O somos cristianos encerrados en nuestro corazón y en nuestras iglesias, cristianos de sacristía? ¿Cristianos sólo de palabra, pero que viven como paganos? Debemos hacernos estas preguntas, que no son un reproche. También yo lo digo a mí mismo: ¿cómo soy cristiano, con el testimonio realmente?.”
Jesús Aguilar Mondéjar
Jesús Aguilar Mondéjar

Consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Cartagena.

WhatsApp
Facebook
Email
Cursillos de Cristiandad Diócesis de Cartagena
Cursillos de Cristiandad Diócesis de Cartagena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?
Cursillos de Cristiandad - Murcia
Contáctanos si necesitas algo 😊